lunes, 19 de junio de 2017

HA LLEGADO EL MOMENTO DE JUGÁRSELA CON EL CONTRAGOLPE CONSTITUCIONAL


Esta es la situación jurídico-política:
1.- En octubre de 2016 la AN declaró roto el orden constitucional por el Golpe de Estado dado por el entonces Presidente Nicolás Maduro Moros, con el apoyo del Alto Mando Militar, usando como instrumento al TSJ. Esto significa que la Constitución ya había dejado de observarse desde entonces por un acto de fuerza, que se ha continuado con estos hechos: a) La AN fue despojada de sus atribuciones constitucionales, quedando como un cero a la izquierda; b) El Ejecutivo ha venido gobernando bajo un permanente estado de excepción que al no estar sometido a control parlamentario significa TIRANÍA por estar al margen de la Constitución; y, c) La administración de la Hacienda Pública Nacional está sin control parlamentario, lo que significa ARBITRARIEDAD.
2.- Desde la fecha en que declaró roto el orden constitucional la AN debió proceder al CONTRAGOLPE CONSTITUCIONAL como se lo ordena el Art. 333: “En tal eventualidad, todo ciudadano investido o no de autoridad, tendrá el deber de colaborar en el restablecimiento de su efectiva vigencia” (de la Constitución). En consecuencia, debió hacer lo siguiente: a) Tratándose de un AUTOGOLPE deponer a Nicolás Maduro Moros del cargo de Presidente de la República, primera medida para restablecer la vigencia efectiva de la Constitución; b) Deponer de sus cargos a todos los coautores y cómplices del AUTOGOLPE, incluyendo al Vicepresidente de la República, los Ministros y el TSJ; c) Elegir un Encargado de la Presidencia de la República que ejerza el cargo hasta que sea electo el que completará el período (hasta 10 de enero 2019); y, d) Ordenar a la FAN el acatamiento a su nuevo Comandante en Jefe.
Al no haberlo hecho hasta la presente fecha los señores diputados, sin excepción, han violado la Constitución por faltar a su deber de proceder como ella ordena, recayendo también sobre ellos las consecuencias jurídicas establecidas en las leyes por no haber restablecido o contribuido a restablecer el imperio de la Constitución.
2.- El 9 de enero de 2017 la AN optó por deponer a Nicolás Maduro Moros de la Presidencia de la República, no aplicando el Art. 333 de la Constitución como procedía, sino declarando su falta absoluta por abandono del cargo conforme al Art. 233. Desde entonces Nicolás Maduro Moros usurpa el cargo.
Han transcurrido más de cinco meses desde la declaración de acefalía o vacancia del cargo sin que la AN haya resuelto lo conducente a su provisión, persistiendo esta situación anómala. Mientras tanto el usurpador Nicolás Maduro Moros viene ejerciendo un gobierno de facto en permanente estado de excepción sin control parlamentario, lo que podemos calificar de  tiranía perfecta.
Al no tomar medidas destinadas a ponerle fin a la usurpación y al gobierno de facto consiguiente, la AN ha faltado a su deber constitucional. Lo que está planteado entonces es que lo cumpla. Y al hacerlo convoque al pueblo a la calle para que se mantenga en ella hasta que el usurpador entregue el cargo.
3.- Conclusión: Estamos perdiendo el tiempo miserablemente por culpa de la AN con marchas de aquí para allá sin objetivo preciso, cuando lo que procede hacer de inmediato lo que ordena el 333 de la Constitución, haciendo lo siguiente: elegir a un Encargado de la Presidencia, previa remoción del Vice, y a los sustitutos de los magistrados ilegítimos del TSJ y del CNE.
Ha llegado el momento de jugársela completo con el CONTRAGOLPE CONSTITUCIONAL. Exhortemos en este sentido a los señores de LA SALIDA para que lo asuman.

NARCOTIRANÍA COMUNISTA 28           19-06-17

miércoles, 14 de junio de 2017

EL ATAJO 333, ANTES 250


Cuando insistíamos en que “la salida está en la calle”, se nos contestaba desde la MUD: no tomamos atajos. Ahora cuando la MUD promueve las acciones de calle, a nuestra insistencia de  que se proceda como lo ordena el 333 de la Constitución, se nos contesta: no tomamos atajos.
Aclaremos primero qué es un atajo, visto que los políticos no consultan el diccionario. Según el DRAE se llama atajo a 1) “la senda o paraje por donde se abrevia el camino”; y, 2) “procedimiento o medio rápido”. Y echar o tomar un atajo: “emplear medio por donde salir brevemente de cualquier dificultad o mal paso”. Entonces tomar un atajo no es nada censurable; por el contrario, encomiable porque es la alternativa inteligente para solucionar una dificultad en breve plazo. Al usar la palabra indebidamente los señores políticos han demostrado incultura, además de ineptitud para la solución de los problemas sin demora.
Ahora bien, la MUD-AN reconoció, mediante acuerdos de 10 y 23 de octubre de 2016, que Maduro ha roto el orden constitucional con un Golpe de Estado (Auto-Golpe) dado conjuntamente con el TSJ, que fue electo previa e inconstitucionalmente con este fin. Significa que la Constitución ha dejado de observarse por acto de fuerza, el cual se ha concretado con el apoyo del Alto Mando Militar. Estamos, pues, bajo un gobierno de facto, circunstancia que constituye el supuesto de hecho del Art. 333 de la Constitución vigente, que copia el encabezamiento del Art. 250 de la Constitución de 1961 en la que apareció por primera vez.
La consecuencia jurídica es que “en tal eventualidad, todo ciudadano investido o no de autoridad, tendrá el deber de colaborar en el restablecimiento de su efectiva vigencia.” Tratándose de una emergencia, como lo es, se debe actuar con la urgencia que el caso amerita, empleando el medio adecuado y más rápido para resolverla. En el caso de un GOLPE DE ESTADO contra el Presidente de la República, se lo debe reponer de inmediato en el cargo. En el caso de un AUTOGOLPE DE ESTADO dado por el Presidente de la República contra la institucionalidad democrática, se lo debe deponer del cargo como paso previo e ineludible para restablecer la vigencia efectiva de la Constitución. Así es como se debe proceder porque la ruptura del orden constitucional es la mayor urgencia que pueda haber y como tal debe tratarse obviando lo que estorbe o demore el restablecimiento de la vigencia efectiva de la Constitución, lo que justifica cualquier medio que se emplee con este fin.
Les recuerdo a los políticos de la MUD, sobre todo de AD, que este ATAJO para enfrentar las tiranías viene desde el Congreso presidido por Raúl Leoni, y que fue aprobado con el voto unánime de su partido, que lo calificó de cerrojo democrático. Y fue promulgado por el Presidente Rómulo Betancourt. Todos los padres de AD fueron, pues, autores de la orden de TOMAR ESTE ATAJO para vencer a la tiranía. Adeco que no los obedezca no es adeco. Es colaboracionista.
@petitdacosta


NARCOTIRANÍA COMUNISTA 27   14-06-17

sábado, 10 de junio de 2017

NO HAY SUSTITUTO DE LA VICTORIA



Debemos crearla con un movimiento coincidente de pueblo, políticos no colaboracionistas y militares decentes, que forman las tres divisiones del ejército de la soberanía, la democracia y el bienestar
------------------------------------------------------------

Estamos en la batalla decisiva por Venezuela y por América Latina. El desenlace se producirá en julio. Si ganan ellos nos hundiremos en el peor de los comunismos, el cubano, y perderemos totalmente la soberanía porque Venezuela será absorbida por Cuba, consolidándose el gobierno que viene ejerciendo sobre nosotros la  monarquía comunista cubana al ser absorbido nuestro país en la Confederación Vene-Cuba que se constituirá. Y entonces estaremos condenados irremediablemente a la tiranía y la pobreza como los cubanos.
Estamos, pues, obligados a ganar. Digámoslo con palabras del general Mac Arthur: “no hay sustituto de la victoria.” Y agreguemos otra frase suya aplicable a la política: “Planteada la guerra hay que ganarla rápido.” En nuestro caso, en junio. Ya había dicho Sun Tzu hace 2.500 años, aplicable también a la política: “lo importante en una operación militar es la victoria y no la persistencia”, advirtiendo que “la victoria puede ser creada.”  Persistencia es continuar con marchas todos los días de aquí para allá. Eso estuvo bien para movilizar a la gente. Ya movilizada, es hora de crear la victoria. ¿Cómo? Ya que política y guerra, se asemejan usaré el lenguaje de ambos estrategas militares para explicarlo.
Tenemos tres divisiones para el asalto final. La primera, la formada por los políticos no-colaboracionistas. La segunda, la integrada por los militares decentes. Y la tercera, la más importante: integrada por el pueblo. Esta última (llamémosla Tercera División) ha sido la movilizada hasta ahora. Ha cumplido el encargo de desgastar al enemigo en escaramuzas, que a su vez le han servido de entrenamiento. Se han destacado los jóvenes, derrochando valor e ingenio. Merecen ser equiparados a la juventud de las generaciones más destacadas: 1810, 1928 y 1958. Honor a esta juventud que se la creía perdida. No lo estaba. Ha demostrado que esperaba el llamado de la patria. Habrá que recompensarla con un porvenir de éxitos personales y profesionales después de la victoria. La recompensa será realizarse en la vida y bienestar personal.
Toca ahora a la división de los políticos no-colaboracionistas (Primera División) pasar al ataque desde la plaza que ocupa (Asamblea Nacional) procediendo a dar el CONTRAGOLPE CONSTITUCIONAL de este modo: 1) Dejar fuera de combate al VicePresidente Aissami removiéndolo del cargo por haber participado en la ruptura del orden constitucional; 2) Ocupar la plaza de la Presidencia de la República, vacante desde el 9E cuando fue declarada la falta absoluta de Maduro, eligiendo al sustituto que asuma el gobierno de transición y como Comandante en Jefe de la FAN, con lo cual el enemigo quedará sin jefatura; y, 3) Tomar las plazas menores del TSJ, del CNE, de la Contraloría y la Defensoría, designando a quienes deban ocuparlas. Para cumplir con estos objetivos la Primera División de los políticos no-colaboracionistas debe apoyarse con la Tercera División (el pueblo), sumándoseles sin duda la Segunda División (de los Militares Decentes). Al coincidir las tres, victoria segura.
Estamos en esta fase de la batalla decisiva. El problema radica en que la Primera División no tiene jefe. Carece de líder. En estos momentos se nota como nunca antes. Alguien deberá romper esta parálisis. Alguien deberá tener la audacia de dar el paso decisivo y convocar al asalto del poder. Si ninguno lo hace, pueblo insurrecto y militares decentes tendrán que hacerlo pasando por encima de ellos y obligándolos a legitimar los hechos consumados.  
Recordemos: no hay sustituto de la victoria. En consecuencia, estamos obligados a crearla. Y rápido.
@petitdacosta

LIBERACIÓN NACIONAL Y NO-REELECCIÓN (217)





martes, 6 de junio de 2017

Los Obispos han sido los únicos que han hablado claro


“Este es un Gobierno socialista, comunista, marxista, ateo, fracasado, que no funciona ni funcionará jamás. Hasta que no haya un cambio de sistema, el país no funcionará. El Gobierno va contra la propiedad privada, la Iglesia, la fe, la conciencia de los pueblos. Esto es comunismo. Yo lo repito y lo repetiré siempre. Hay quienes tienen miedo de decir esto”.
Son palabras del Arzobispo de Barquisimeto, Monseñor Antonio López Castillo. Nada menos que todo un hombre con sotana. Resume con claridad y contundencia la posición de la Conferencia Episcopal de Venezuela que se había expresado de este modo: “En la historia del país ningún gobierno había hecho sufrir tanto al pueblo como el actual.” Y “la causa fundamental es el empeño del Gobierno de imponer el sistema totalitario recogido en el PLAN DE LA PATRIA (llamado Socialismo del Siglo XXI), a pesar de que el sistema socialista marxista ha fracasado en todos los países en que se ha instaurado, dejando una estela de dolor y pobreza.”
Si ésta es la causa fundamental, como efectivamente lo es, la solución está en, no sólo en cambiar de gobierno, sino en cambiar radicalmente el sistema político-económico, que por ser comunista es contrario al cristianismo. Es lo que sostiene la Iglesia. Pero, en lugar de avanzar hacia la democracia, nos encontramos ante la inminencia de que suceda lo contrario con la CONSTITUYENTE COMUNISTA que se anuncia para dentro de 30 días. Su finalidad será implantar definitivamente el comunismo, uniendo a Venezuela o Cubazuela con Cuba en la Confederación Vene-Cuba.
¿Por qué si la Iglesia está clarísima, sus palabras no han surtido el efecto que cabía esperar? Hay dos motivos. El primero: la posición equivocada del Vaticano. No combate el comunismo, respaldando a los Obispos, sino promueve entenderse con la tiranía comunista con el pretexto de la paz. Algo inexplicable porque: a) el Papa Francisco fue electo para que cumpliera en América una misión similar a la cumplida por Juan Pablo II en Europa: combatir el comunismo y reconquistar a los países iberoamericanos para el catolicismo y la democracia; y, b) el Cardenal Parolin, Secretario de Estado del Vaticano, fue Nuncio en Venezuela, por lo cual conoce nuestra realidad política y perfectamente a los Obispos, que han sido categóricos, firmes y valientes para enfrentar al comunismo y, sin embargo, el Vaticano no les ha correspondido. Así el Vaticano ha desconcertado a los católicos venezolanos, cuyo afecto se ha enajenado el Papa Francisco. Lo respetan, pero no lo quieren. Es el sentimiento que recogemos en la mayoría. Esperemos que los Obispos que han viajado a Roma, le hagan rectificar. 
El segundo motivo: la inexistencia de un partido demócrata cristiano, que traduzca en acción política la doctrina y la posición de la Iglesia, actuando en perfecta coordinación de beneficio mutuo. COPEI es un cadáver que se pelean unos fantasmas. Y Primero Justicia no se declara públicamente demócrata cristiano. Ni proclama la Doctrina Social de la Iglesia. Ni siquiera coincide con los Obispos atacando a la tiranía por comunista. Pero sí recibe los beneficios económicos de pertenecer a la Internacional Demócrata Cristiana, entre ellos los aportes de la Fundación Konrad Adenauer. Es una relación extraña y perjudicial para la democracia cristiana en Venezuela.  Se es o no se es. Y deberían decirlo con claridad.
A los Obispos les toca hacer que el Vaticano rectifique su posición sobre la tiranía comunista de Venezuela. Y a los demócratas cristianos refundar la democracia cristiana, lo que constituye una necesidad urgente en un país donde el partido de gobierno es comunista y en la MUD predominan los socialistas y no hay un demócrata cristiano.
Reconozcamos a los Obispos su posición firme y valiente, a pesar de las circunstancias adversas con que han tropezado. Han sido los únicos que han hablado claro. Hagamos que su voz tenga eco.


DEMOCRACIA CRISTIANA 5                               05-06-17


domingo, 4 de junio de 2017

Estamos en el mejor momento para el CONTRAGOLPE CONSTITUCIONAL



Al no decidir nada, pero haciendo constar los países democráticos su repudio a Maduro, nos han dejado manos libres para proceder como lo ordenan el 333 y el 350 de la Constitución
______________________________________________________

Sigue la cuenta regresiva. En 30 días será electa la CONSTITUYENTE NARCO-COMUNISTA. Al instalarse disolverá la AN y removerá de sus cargos a los alcaldes y gobernadores que no hayan pactado con la narcotiranía, asumiendo así el poder absoluto. Dejará únicamente, por ahora, a los traidores colaboracionistas. Enseguida aprobará la CONSTITUCIÓN COMUNISTA que ha redactado la monarquía comunista cubana, dueña de Venezuela, en virtud de la cual desaparecerá la propiedad privada sustituida por la propiedad colectiva, comunal o social, implantándose definitivamente el comunismo. Y a continuación colocará, inventándose una figura cualquiera, la FANB bajo jefatura cubana, proclamada como haya sido VENECUBA, la confederación de ambos países en uno solo: la PATRIA GRANDE de la cual hablan los vendepatrias.
Hay un modo de impedirlo: el CONTRAGOLPE CONSTITUCIONAL, a ejecutar por cualquiera de estos tres actores: políticos, militares y pueblo, que concurran a su ejecución. El que ejecutarían los políticos (aunque ya lo he explicado voy a repetirlo) se haría así: 1) Remover de su cargo al Vice Aissami, a todos los magistrados de la Sala Constitucional del TSJ, a cuatro de los cinco magistrados del CNE, al Procurador, al Contralor y al Defensor del Pueblo, por haber participado en el autogolpe continuado de Maduro cuyo último acto ha sido la convocatoria de la Constituyente usurpando la soberanía popular, todo ello con fundamento en el Art. 333 de la Constitución que ordena restablecer la vigencia efectiva de la Constitución tomando las medidas que haya de tomarse con este fin, y en el mismo acto nombrar a los sustitutos; 2) Proveer de inmediato el cargo de Presidente de la República que está vacante o acéfalo desde el 9E, cuando la AN declaró la falta absoluta del titular, eligiendo ahora a un Encargado de la Presidencia de la República que la ejercerá hasta la terminación del período el 10 de enero de 2019 (gobierno de transición); 3)Comunicárselo a la OEA y la ONU.
La victoria de este CONTRAGOLPE CONSTITUCIONAL está garantizado porque millones de ciudadanos lo respaldaríamos en las calles de toda Venezuela, permaneciendo en ellas hasta que Maduro entregue el cargo. Y porque la decisión de la AN autorizaría a los militares decentes a intervenir para que suceda así.
Supongamos que la AN, neutralizada por infiltrados y colaboracionistas, no da el CONTRAGOLPE CONSTITUCIONAL en un plazo perentorio. Entonces puede ocurrir que los otros actores (pueblo y militares) sean los que lo ejecuten, separada o conjuntamente. En este caso el proceso se daría en sentido inverso. No sería la AN la que convocara a pueblo y militares, sino al revés: serían ellos los que colocarían a la AN ante hechos consumados. En tal supuesto la AN debería darles carta de legitimidad, tomando en ese momento las decisiones dichas que debió tomar antes.
Estamos en el mejor momento para el CONTRAGOLPE CONSTITUCIONAL. El clima internacional es favorable. Lo demostró la sesión de la OEA. Los países más representativos están contra Maduro: Canadá, Estados Unidos, México, Costa Rica, Brasil, Perú, Argentina, Paraguay, Chile. Y ellos impidieron que Maduro lograra lo que quería usando al CARICOM: negociar la CONSTITUYENTE COMUNISTA a cambio de quedarse hasta 2019. Al no haber decidido la OEA, ni siquiera volver al maldito diálogo, nos ha dejado manos libres para el CONTRAGOLPE CONSTITUCIONAL. Implícitamente nos han dicho los gobiernos democráticos: por culpa de los votos del CARICOM comprados por Maduro no podemos hacer nada, pero apoyaremos lo que ustedes hagan para salir de Maduro. Y lo que nosotros podemos hacer se llama CONTRAGOLPE CONSTITUCIONAL.

LIBERACIÓN NACIONAL Y NO-REELECCIÓN (216)

@petitdacosta

sábado, 27 de mayo de 2017

La MUD-AN tiene un plazo fatal de 30 días


Para completar el CONTRAGOLPE CONSTITUCIONAL que inició el 9E o será disuelta por la CONSTITUYENTE COMUNISTA
----------------------------------------------------------------------

La batalla decisiva por América Latina se aproxima a su definición. Será en los 30 días siguientes cuando caerá Maduro liberándonos así nosotros de la narcotiranía comunista de la delincuencia organizada o nos hundimos definitivamente en el comunismo con la Constituyente Comunista. Existe, pues, un plazo para el desenlace. Pero no de algo meramente jurídico-constitucional sino existencial. Lo que está en juego es nuestra propia existencia como República y de nosotros como personas con dignidad.
El único modo de impedir que se consolide el comunismo con la Constituyente Comunista, que sería la culminación del autogolpe de Maduro, es completar el CONTRAGOLPE CONSTITUCIONAL que se inició el 9E cuando se declaró su falta absoluta por abandono del cargo. Esta declaración fue el inicio de la aplicación, aún pendiente, de los Arts. 333 y 350 de la Constitución que ordenan el CONTRAGOLPE CONSTITUCIONAL en forma de REBELIÓN POPULAR.
En octubre de 2016 la AN declaró roto el orden constitucional por el autogolpe de Maduro, lo cual es el supuesto de hecho del Art. 333: la Constitución ha dejado de observarse por acto de fuerza. Y en enero 9 de 2017 la AN, investida de autoridad para ello, subsumió la conducta de Maduro en falta absoluta por abandondo del cargo dando así inicio al CONTRAGOLPE CONSTITUCIONAL destinado a restablecer la vigencia de la Constitución, tal como se lo ordena dicho precepto constitucional. Pero allí se quedó desde entonces, paralizada por los infiltrados y los colaboracionistas que están en la MUD.
La Constituyente Comunista disolverá la AN apenas se instale en julio. En consecuencia, la AN tiene apenas 30 días para hacer lo que debió hacer desde el 9E para salvarse y salvarnos a los venezolanos del comunismo, en su peor versión: la narcoterrorista. Y lo que debe hacer es completar el CONTRAGOLPE CONSTITUCIONAL que le ordenan los Arts. 333-350 de la Constitución de esta manera: 1) Reincorporar a los diputados de Amazonas para disponer de la mayoría calificada de 115 diputados; 2) Remover al Vice Aissami por ser coautor del autogolpe; 3) Llenar la vacante o acefalía de la Presidencia de la República, declarada como fue la falta absoluta de Maduro, eligiendo un Encargado, dentro o fuera de su seno, que ejercerá el cargo mientras se elija un nuevo presidente en 30 días o hasta completar el período que termina el 10 de enero de 2019; 4) Elegir a los magistrados del TSJ que sustituyan a los ilegítimos que fueron nombrados en diciembre de 2015, cuyo nombramiento fue declarado sin efectos por la AN en 2016; 5) Designar a los miembros del CNE que sustituyan a los ilegítimos nombrados por el TSJ ilegítimo; 6) Exhortar al pueblo y a los militares a reconocer la autoridad de los electos por la AN y a desconocer la autoridad de los sustituidos. A su vez la MUD convocaría al pueblo a permanecer en la calle hasta que Maduro le entregue la presidencia al Encargado. Los demás saldrán corriendo.
Lo mejor sería hacer esto antes del 31 de mayo cuando se reunirá la OEA para deliberar sobre la aplicación de la Carta Democrática. Si para esa fecha está planteada esta situación, tengamos la seguridad de que la OEA intervendrá por decisión unánime, tomando en cuenta que de no intervenir sería mayor la represión criminal. Si no lo hace antes del 31 de mayo, tendrá que encomendarse a los militares decentes que seguramente hay para que actúen dándole como argumento el reconocimiento a la autoridad del Encargado de la Presidencia como Comandante en Jefe de la FAN.
Advierto a la MUD-AN: tiene un plazo fatal de 30 días (junio) para completar el CONTRAGOLPE CONSTITUCIONAL o será disuelta por la Constituyente Comunista sin que el pueblo lo lamente.


@petitdacosta


LIBERACIÓN NACIONAL Y NO-REELECCIÓN (215)


sábado, 20 de mayo de 2017

Pasemos también a la segunda fase del PLAN INDEPENDENCIA Y DEMOCRACIA


Que consiste en dar el CONTRAGOLPE CONSTITUCIONAL
----------------------------------------------------------------------
La narcotiranía ha anunciado que pasa a la segunda fase de su PLAN ZAMORA. Significa que la primera fase, de contención criminal del pueblo en la calle, ha fracasado. Estamos ganando. Ha quedado derrotada en esta fase la “cúpula prodrida” de la FANB. Se lo debemos a la vanguardia constituida por los tachirenses, valencianos y mirandinos de Los Teques y San Antonio, quienes han llevado el peso de la lucha. Honor a ellos. Esperamos ahora que las demás regiones, sobre todo Caracas, hagan su tarea, con acciones efectivas, exclamando a imitación del jefe de la caballería patriota en la batalla de Pantano de Vargas: “todavía Rondón no ha peleado.”
La derrota política de la narcotiranía comunista en la primera fase de la batalla decisiva por América Latina, como la ha llamado Raúl Castro, se comprueba por lo siguiente: 1) El pueblo ha vuelto a la calle por su cuenta, obligando a la MUD a abandonar su estrategia totalmente equivocada de salida electoral. La salida está en la calle. Han quedado neutralizados, esperemos que para siempre, los “comeflores” y los “colaboracionistas.” 2) El pueblo venezolano ya tiene claro que estamos bajo una narcotiranía criminal, ejercida por un gobierno títere de Cuba. Perdió sentido la frase: “salvemos la democracia”, puesto que no existe. Lo que está planteado es salir de Maduro para tener democracia otra vez. 3) La opinión pública mundial condena a Maduro y su narco-tiranía comunista, teniéndola por criminal que practica el terrorismo de Estado. Es el mayor éxito, que nos asegura apoyo en el desenlace. 4) Los gobiernos democráticos están de acuerdo en hacer algo por el pueblo venezolano, incluyendo la aplicación de la Carta Democrática.
A la segunda fase del PLAN ZAMORA (nombre apropiado para un plan criminal valiéndose de bandoleros o paramilitares, como lo hizo él con tanta crueldad que los decentes del federalismo lo mataron de un tiro en la cabeza, el cual todavía no se sabe quien lo disparó: será por venganza tardía que los francotiradores zamoranos matan a los jóvenes demócratas disparando a la cabeza?), se debería responder con la segunda fase del PLAN INDEPENDENCIA Y DEMOCRACIA, con el cual distinguiremos por nuestra cuenta el que debería existir. Esta segunda fase sería el CONTRAGOLPE CONSTITUCIONAL que ordena el Art. 333 de la Constitución a civiles y militares, investidos o no de autoridad.
El CONTRAGOLPE CONSTITUCIONAL sería la respuesta a la ruptura del orden constitucional a consecuencia del AUTOGOLPE dado por Maduro. Lo daría la AN así: 1) Reincorpora a los diputados por Amazonas para completar 115. Como sin ellos se la considera igual en desacato, que lo sea con ellos adentro. 2) Con  o sinmayoría calificada, procede a remover al Vice Aissami por coautor del autogolpe de Maduro; 3) A continuación procede a proveer la vacante por falta absoluta de Maduro desde el 9E cuando se la declaró, designando al Encargado de la Presidencia de la República; 4) Establece al elegirlo si el Encargado de la Presidencia lo será hasta que se celebre la elección presidencial dentro de los 30 días siguientes o hasta completar el período el 10 de enero 2019, definiendo así al gobierno de transición.
El CONTRAGOLPE CONSTITUCIONAL lo completaría el pueblo en la calle donde millones de personas permanecerían hasta que Maduro entregue el cargo y asuma el Encargado de la Presidencia. Todo el país se lanzaría a la calle en cumplimiento del deber que nos impone a todos el Art. 333 de la Constitución de colaborar para el restablecimiento de su vigencia efectiva. Y en tal circunstancia la comunidad internacional nos apoyaría.
¿Y los militares? Debería hacerse lo que hicieron los viejos políticos: garantizarles a los que participen activamente en el CONTRAGOLPE CONSTITUCIONAL el perdón por el arrepentimiento demostrado con esta acción suya, si acaso estuvieren incursos en un delito que no sea de lesa humanidad o de narcotráfico. Sólo así precipitaremos el fin de la tiranía y aseguraremos la estabilidad del gobierno de transición, tal como sucedió en 1958.


LIBERACIÓN NACIONAL Y NO-REELECCIÓN (214)  


@petitdacosta

   

sábado, 13 de mayo de 2017

ABIERTA LA OPORTUNIDAD DE LAVARSE LA CARA


Tanto para los militares como para los políticos que la tengan sucia
----------------------------------------------------------------------

Si están dadas todas las condiciones objetivas y algunas de las subjetivas para la rebelión popular, porqué han pasado más de 30 días de iniciada sin que se haya producido el desenlace con la caída de la tiranía? Es la pregunta que algunos me hacen buscando una explicación de quien participó activamente en la resistencia clandestina contra la anterior tiranía, gestora de la rebelión cívico-militar que culminó el 23 de enero de 1958. He aquí mi respuesta.
Ante todo hago esta afirmación: estamos ganando desde que tomamos la calle, porque la salida está en la calle. La situación de la tiranía es insostenible. El país se le ha tornado ingobernable. Y, por otra parte, su imagen internacional anda por el suelo. Es unánime la condena de los pueblos del mundo y de los gobiernos democráticos. Esto quiere decir que la tiranía no tiene posibilidad alguna de mantenerse. Sus bases están socavadas. Esto representa un éxito mayúsculo. En 1958 no teníamos a nuestro favor las condiciones objetivas (había una economía sana, con una moneda estable, sin escasez ni inflación, gozábamos de seguridad absoluta, lo único que nos faltaba era libertad y democracia). Pero sí teníamos la única condición subjetiva de la que carecemos ahora: líderes audaces que encarnen el sentimiento popular.
Entonces, repitamos la pregunta, si sólo carecemos de esta condición subjetiva, porqué ha demorado tanto la caída de la tiranía? Respuesta: No estamos luchando contra Maduro nada más. Maduro no es Maduro. Es Cuba. Nos fue impuesto por Cuba, después de la traición de Chávez. Estamos luchando contra Cuba. Se trata de una segunda guerra de independencia. Pero esta vez una guerra asimétrica: ellos armados hasta los dientes y nosotros desarmados. Y detrás de Cuba está la Internacional Narco-Comunista de América. Algo inimaginable para Marx y Lenin: un comunismo narcotraficante que, en lugar de  dictadura del proletariado, es narco-tiranía militar contra el proletariado. Es un comunismo insólito en la historia: el narco-comunismo de la cúpula militar al servicio de Cuba. Y la Internacional Narco-Comunista, bajo la jefatura de Cuba, consciente de que sólo la cúpula militar es narco-comunista, ha añadido otra herejía al comunismo: darle como base popular el lumpem-proletariado formado por vagos y maleantes, convirtiéndolo en narco-tiranía de la delincuencia organizada como banda criminal. Un engendro contra-natura, transformado en monstruo diabólico desde el momento en que ha pactado con el terrorismo islámico aliándose para atentar contra Estados Unidos y ha invitado a Rusia a establecer una base militar en el territorio nacional con el mismo fin. No estamos bajo una tiranía militar tradicional, sino bajo el Gobierno del Mal que ha reunido a todos los demonios que andaban sueltos. Y, sin embargo, los estamos derrotando.
Falta ahora suplir la ausencia de un liderazgo sólido, nuestra única debilidad. Hasta aquí hemos llegado porque los políticos han sido arrastrados por la gente. Le toca a ellos dar un paso audaz: elegir en la AN, después de remover al Vice, a un Presidente Encargado que supla la falta absoluta de Maduro, declarada el 9 de enero, hasta tanto se celebre la elección por voto popular del que deba completar el período hasta 2019. Al dar este paso provocarán una definición en la FAN, la cual a su vez provocará la definición de la OEA a favor de la aplicación de la Carta Democrática precisamente para que, bajo su supervisión, se efectúe la elección del titular de la presidencia hasta 2019, el que presidiría el gobierno de transición.  Con el fin de que se haga así, los políticos deben solicitar el apoyo de los militares decentes, que los hay. Es la oportunidad de lavarse la cara los políticos que la tengan sucia de colaboracionismo.
Pero si los políticos se abstienen de dar este paso, quedando con su cara sucia, entonces los militares decentes deberían asumir el liderazgo del país activando el procedimiento de la sucesión presidencial a que los obliga el Art. 333 de la Constitución, declarada como ha sido la falta absoluta de Maduro y, en consecuencia, su ilegitimidad por haber roto el orden constitucional.  Y el pueblo apoyará y aplaudirá con entusiasmo desbordante a los militares que den este paso audaz, con el cual se lavará la cara bien lavada el que la tenga sucia.
La historia enseña que el pueblo ve limpia la cara del que lo salva de la tiranía. Vale igual para militares y civiles.
@petitdacosta


LIBERACIÓN NACIONAL Y NO-REELECCIÓN (213)


domingo, 7 de mayo de 2017

AUDACIA Y MÁS AUDACIA PARA LA VICTORIA


El objetivo inmediato es salir de Maduro como sea, en unión cívico-militar, porque sólo saliendo de Maduro podremos vivir bien, en prosperidad y bienestar
----------------------------------------------------------------------

Tengamos siempre presente que en Venezuela se está librando la batalla decisiva por América Latina. Enfrente tenemos al Foro de Sao Paulo (Internacional Narco-Comunista de América), cuyo jefe es Raúl Castro, que ha sucedido a su hermano Fidel, quien instauró la monarquía comunista cubana dándole al nepotismo forma de sucesión dinástica. Esta monarquía comunista instaló aquí un gobierno títere, presidido por su monigote Maduro, al cual sostiene políticamente la “cúpula podrida” de la FANB (no hay dictadura del proletariado sino una narcotiranía militar) y financieramente el oro negro (petróleo), el oro blanco (cocaína) y ahora el oro azul (coltrán), cuyo negocio tributa a Cuba, aunque explotados, el negro y el azul, por China y Rusia. En consecuencia, el resultado de la batalla excede el ámbito nacional, no sólo porque sería desastrosa por sus efectos para la Internacional Narco-Comunista por la previsible caída de todos sus enclaves, sino porque destrozaría los planes ruso-chinos de instalarse en América, incluso con bases militares, y los colaterales del terrorismo islámico, amenazando a Estados Unidos e involucrándonos en una guerra mundial. En consecuencia, la batalla que se libra aquí es de dimensión planetaria. No obstante, los dos gobiernos anteriores de Estados Unidos (Bush y Obama) no lo entendieron así y dejaron solos al pueblo venezolano. Ojalá los asesores de Trump le hagan ver lo que está en juego incluso para la seguridad nacional de su país.
Para desgracia del pueblo venezolano en esta batalla de dimensión planetaria no ha contado con líderes, sino con “apparatchik”, burócratas de partido. Precisamente por ello se perdieron tres oportunidades para librarnos del dominio cubano y recuperar la independencia política y económica. Fueron en 2013 cuando Capriles renunció a la presidencia por temor a ver sangre en la calle; en 2014 cuando, por celos políticos de unos y colaboracionismo de otros, dejaron solos a los tres de LA SALIDA (López, Ledezma y Machado), alegando que la salida debia ser pacífica y electoral; y en 2016 cuando se abstuvieron de tomar contra la  tiranía las decisiones que debían haber tomado apenas instalada la AN. Fracasada la AN el pueblo ha tomado la calle, obligándolos a seguirlo. Como siempre desde la independencia, la juventud heroica está en la vanguardia haciendo el mayor sacrificio. Ha entrado en escena la Generación de 2017, sucesora de la Generación de 1810, de 1928 y de 1958. Honor a los valientes jóvenes entregados a la lucha. A ellos les debemos que estemos ganando la batalla al lograr, en esta primera etapa, la desestabilización de la tiranía, cuya situación es insostenible, y su condena internacional unánime.
Toca ahora alcanzar la victoria. Y como dicen los clásicos de la política y de la guerra: “la victoria puede ser creada.” En este caso cabe aplicar el consejo de Dantón: “audacia y más audacia.” Audacia en el objetivo: salir de Maduro. Pero darle a este objetivo político un valor de recompensa económico-social: salir de Maduro para vivir bien, para que tengamos prosperidad y bienestar. Sólo saliendo de Maduro viviremos bien. Y darle a este objetivo un sentido de supervivencia: “colócalos en una situación de posible exterminio, y entonces lucharán para vivir. Ponles en peligro de muerte, y entonces sobrevivirán. Cuando las tropas afrontan peligros, son capaces de luchar para obtener la victoria (Sun Tzu).”
Audacia en el contra-ataque: 1) Desconocer la autoridad de Maduro por haberse declarado su falta absoluta; 2) Remover el Vice por estar incurso en el autogolpe; y 3) Encargar de la presidencia al Presidente de la AN o a quien ella elija, hasta que sea electo en 30 días el que va a ejercer el cargo hasta 2019. Haciéndolo así obligan a los militares a definirse y, mejor aún, a que la OEA, concientizada de la dimensión planetaria de nuestra batalla, aplique la Carta Democrática forzando una elección presidencial libre y justa.
En mi opinión Maduro, con su propuesta de Constituyente, nos ha hecho el favor de obligar a la AN a pelear por su supervivencia. Ya no es sólo la de Venezuela sino la suya personal.

@petitdacosta   


LIBERACIÓN NACIONAL Y NO-REELECCIÓN (212)


domingo, 30 de abril de 2017

DESOBEDIENCIA CIVIL DE CALLE Y CONTRAGOLPE CONSTITUCIONAL


En la calle estamos ganando la batalla, falta sólo para la victoria definitiva subir la apuesta y dar el contragolpe constitucional que ordena el 333 de la Constitución
-------------------------------------------------------------------------
Le estamos ganando a Cuba y su títere Maduro la batalla decisiva, no sólo para Venezuela sino para América Latina, desde el día en que el pueblo tomó la calle. Ha quedado demostrado que “la salida está en la calle”. Y que perdimos tres años con la bobería de la “salida pacífica y electoral.”
Probado que la calle es nuestro escenario favorable para ganar la batalla, no podemos abandonarla. Hay que permanecer en ella, porque será en ella donde alcanzaremos la victoria definitiva. No hay alternativa a la calle. No caigamos en las celadas colaboracionistas como las elecciones regionales. Los caídos en las calles no lo han hecho para que los políticos sean gobernadores y alcaldes, se sigan llenando mientras el pueblo pasa hambre y muere de mengua. La gente ha puesto los muertos por Venezuela, por su bienestar personal y el futuro de sus hijos, lo que requiere un cambio político y de sistema que comenzará si Maduro entrega ya el cargo que usurpa desde el 9 de enero. La gente no se sacrifica por los políticos. Se sacrifica por Venezuela, donde vive y se propone seguir viviendo, y por su familia.
Ahora le toca a los políticos lavarse la cara de colaboracionistas, interesados en cargos para disfrute personal, dando el contragolpe constitucional que les ordena el Art. 333 de la Constitución. Roto el orden constitucional, como lo declaró la AN en octubre acusando a Maduro de auto-golpe, en el cual reincidió con las sentencias 155/156 del TSJ, procede actuar de este modo: “En tal eventualidad, todo ciudadano investido o no de autoridad, tendrá el deber de colaborar en el restablecimiento de su efectiva vigencia”.
¿Cómo se restablece la vigencia efectiva de la Constitución?
Ante todo removiendo de sus cargos a los golpistas sin fórmula de juicio. Es absurdo atenerse a una constitucionalidad inexistente. Si no existe orden constitucional, todas las medidas que se tomen son de excepción precisamente para restablecerlo. Y cuando se haya restablecido el orden constitucional, será cuando rija para los actos sucesivos.
En el caso de Maduro no hace falta removerlo porque el 9 de enero la AN declaró su falta absoluta por abandono del cargo. A partir de esta fecha la presidencia está acéfala o vacante constitucionamente, siendo Maduro un usurpador. Le correspondería al Vice ejercerla. Para impedirlo la AN debe removerlo conforme al 333 por haber participado en el autogolpe de Maduro. No es la remoción por causas administrativas, sino por haber participado en la ruptura del orden constitucional. Aquí repito: para restablecer la vigencia de la Constitución no hay procedimiento establecido. El fin justifica los medios.
Removido el Vice, a quién corresponde asumir la presidencia interinamente hasta tanto se celebre la elección presidencial prevista en 30 días? Es la oportunidad para que Julio Borges se lave la cara de colaboracionista que tiene con fundada razón. Es su chance de ser presidente así sea por 30 días. ¿Se atreverá a dar el contragolpe constitucional que lo beneficiaría de este modo? Yo no lo creo, visto sus antecedentes, pero ya sabemos que en la lucha por el poder rige el proverbio: “a las puertas del cielo, primero yo que mi padre.” ¿Propondría a otro? Menos lo creo, porque le sobra ambición. Hasta su partido es su propiedad privada.
Al dar el contragolpe constitucional (que afectaría también al TSJ y por consiguiente al CNE), la AN recibiría el apoyo masivo y entusiasta del pueblo venezolano volcado a la calle en todas las ciudades y pueblos y provocaría sin más demora la aplicación de la Carta Democrática de América ante la existencia de dos gobiernos paralelos, colocándonos los demócratas en la posición más ventajosa para que la salida de la situación sea la reinstitucionalización del país comenzando por la elección de un nuevo presidente.
Si los políticos no se atreven a dar el contragolpe constitucional, perderán definitivamente el autobús que conduce al poder. Lo conducirán otros hacia la estación
Larrazábal II aprovechando que el pasaje llamado pueblo en la calle sólo acepta como destino la salida de Maduro como sea.
 @petitdacosta

Liberación Nacional y No-Reeleción (211)




domingo, 16 de abril de 2017

Iniciada la DESOBEDIENCIA CIVIL ACTIVA convertirla en MASIVA


Para provocar la salida de Maduro con la Operación Larrazábal II
----------------------------------------------------------------
Escribo el miércoles santo, día del Nazareno. Lo advierto por si acaso se produce el desenlace esperado antes del sábado cuando esta columna saldrá publicada.
Raúl Castro como jefe del Foro de Sao Paulo (Internacional Narco-Comunista de América), reunió de urgencia en La Habana a su Estado Mayor llamado ALBA en vista de que está perdiendo la batalla decisiva para América Latina que se libra en Venezuela. Allí acordaron el contra-ataque creyendo, como Hitler en las Ardenas, que pueden cambiar el curso de los acontecimientos estando en franco retroceso. Ya no es posible por estas razones: 1) La tiranía del gobierno títere es inviable porque está agotada económica, social y políticamente. No tiene cómo recuperar la economía, porque carece de recursos y se vencen cuotas  gravosas de la deuda externa ilegítimamente contraída. Al hundirse en el colapso aumenta el empobrecimiento general, con escasez e hiperinflación, lo que lleva a la gente a la desesperación por hambre, prefiriendo la rebelión a la muerte por mengua. Nadie espera nada de la tiranía. Cunde la desesperanza. Ninguno del gobierno títere ilusiona. 2) La situación de Maduro es insostenible. Nadie lo quiere, ni los chavistas. La gente ha iniciado espontáneamente un proceso de desobediencia civil activa que se irá contagiando hasta hacerse masiva. La represión con bandas criminales sólo conduce a un fin sangriento: el que siembra odio consecha venganza. Imposible estabilizar la situación. Ni siquiera con elecciones regionales que sólo favorecería a los políticos, quienes seguirían llenándose pero no resuelve el problema del país y sobre todo de la gente.
A Maduro lo han sostenido hasta ahora Cuba y sobre todo la FANB, porque el sometimiento a Cuba depende exclusivamente de la FANB. Ya sabemos que siempre ha habido diferencias entre la aristocracia militar, constituida por el Alto Mando, y la mesocracia militar, formada por los cuadros medios con mando de tropa. Ambos, aristocracia y mesocracia, tienen que tomar una decisión en las actuales circunstancias visto que esta situación no puede prolongarse porque terminará con lo que queda de la República. Hay dos precedentes en la historia de Venezuela que sirven de referencia, de los cuales me sirvo para decir que las opciones militares son la Operación Larrazábal II a cargo de la mesocracia militar o la Operación López Contreras II a ejecutar por el Alto Mando. Las resumo comenzando por la última. 1) López Contreras fue gomecista hasta la muerte de Gómez, quien lo escogió por ello para sucederlo. Al sucederlo se dio cuenta, cuando el pueblo tomó la calle, que era inviable continuar la tiranía. Entonces inició la transición desde adentro: liquidó al gomecismo duro, llegando al extremo de la muerte del cabecilla de esta corriente; dio libertad a todos los presos políticos y permitió el regreso de los exiliados; redujo el período presidencial a cinco años y restableció la no-reelección inmediata. A esta salida se la conoce como transición. 2) Larrazábal acompañó a Pérez Jiménez en los golpes del 45, 48 y 52. Estuvo con la dictadura llegando a ser el Comandante General de la Marina. Pero cuando la situación del régimen se hizo insostenible aceptó la invitación que le hicieron los cuadros medios militares de derrocar al dictador y presidir la Junta de Gobierno desde el 23 de enero de 1958. Esta salida fue rupturista en lo político, pero transicional en lo militar. Su éxito se mide porque nos dio 40 años de democracia.
A los militares les toca decidirse por una de estas dos opciones. Y a nosotros los civiles nos toca inclinar la balanza por la Operación Larrazábal II, por lo cual debemos darle un Comando Estratégico a la DESOBEDIENCIA CIVIL ACTIVA para convertirla en MASIVA y así tengamos otro 23 de enero.
@petitdacosta

LIBERACIÓN NACIONAL Y NO-REELECCIÓN (210)


sábado, 8 de abril de 2017

La salida está en la calle dentro de una estrategia de desobediencia civil

Cada uno asuma el liderazgo de su entorno preparándose para la activación progresiva de la desobediencia masiva
-------------------------------------------------------------------------
En la batalla decisiva por América Latina, que se libra en Venezuela, las fuerzas democráticas han tomado ventaja. La narco-tiranía comunista ejercida por el gobierno títere está arrinconada. 1) No tiene apoyo internacional. Todos los países democráticos la condenan. La opinión pública mundial la rechaza. 2) No tiene apoyo popular. El pueblo está en contra suya por el colapso de la economía y la hiperinflación causante del empobrecimiento general. 3) Carece de legitimidad. Está vigente el acuerdo de la AN fechado en octubre del año pasado que declaró roto el orden constitucional, lo que obliga a todos los ciudadanos, civiles y militares, investidos o no de autoridad, a restablecer su vigencia comenzando por desconocer la autoridad de Maduro. 4) La presidencia está constitucionalmente acéfala o vacante desde el 9 de enero cuando la AN declaró a Maduro en falta absoluta por abandono del cargo, convirtiéndose desde entonces en usurpador. Y lo seguirá siendo hasta que entregue el cargo a quien designe la AN para que lo ejerze durante 30 días, que es el lapso fijado por la Constitución para la elección del que deba ejercerlo hasta el 10 de enero 2019 cuando vencerá el período presidencial en curso. 5) También están acéfalos o vacantes los cargos ocupados por magistrados principales y suplentes del TSJ cuyos nombramientos fueron revocados por la AN el año pasado, teniéndoseles desde entonces como usurpadores. 6) La Iglesia Católica, poder fáctico, se ha definido contra la tiranía, y en forma categórica ha llamado a la lucha.
Al gobierno títere de Cuba, presidido por Maduro, sólo le queda de sostén el Alto Mando Militar, el poder fáctico armado. Pero el Alto Mando Militar es apenas la aristocracia de la FAN. Y las rebeliones de 1945 y 1958 demostraron el divorcio que suele existir entre esta aristocracia y la que podríamos llamar mesocracia militar, que son los cuadros medios con mando de tropa. En las actuales circunstancias falta únicamente que la mesocracia militar se sume a las fuerzas democráticas para ganar la batalla decisiva.
El modo de lograr su incorporación, como se demostró en 1958, es adoptar la estrategia de la desobediencia civil activa y masiva, para cuya dirección conviene constiuir un comando estratégico integrado por los partidos de LA SALIDA y la sociedad civil. Hablo de los partidos de LA SALIDA porque son los probados no-colaboracionistas. Proclives a esta alianza veía hasta ahora a María Corina Machado y VV, junto con Antonio Ledezma y su ABP. Celebro ahora ver en esta misma línea al VP de Leopoldo López. Es lo que deduzco de las últimas declaraciones Freddy Guevara. Faltaría formalizar la alianza con la sociedad civil representada por los asociaciones de independientes que ya existen nacionalmente y en estados, municipios y parroquias. Lo que uniría a todos es la consigna simple: LA SALIDA ESTÁ EN LA CALLE, pero la calle como expresión de la DESOBEDIENCIA CIVIL ACTIVA Y MASIVA, adaptada a una estrategia de combate cuyo fin sea definir victoriosamente la batalla decisiva con la alianza cívico-militar.
En una tiranía no se pueden dar instrucciones ni de estrategia ni de organización por los medios de comunicación social. En una tiranía la resistencia debe ser clandestina, las intrucciones secretas y las movilizaciones sorpresivas. Adelanto únicamente que el enemigo no está preparado para la guerra de movimientos al estilo popular. Sus fuerzas se manejan al estilo clásico: actúan como en las batallas del siglo XIX. No actuemos nosotros del mismo modo. Estudien ustedes las estrategias que aplicamos los del 58 contra la anterior tiranía y las aplicadas después por la primavera árabe y antes por Toledo en Perú. Ahí encuentran la guía para el presente. 
Y, por último, asuma cada uno el liderazgo de su entorno (familia, vecinos, colegas, compañeros) y espere el llamado.


LIBERACIÓN NACIONAL Y NO-REELECCIÓN (209)

@petitdacosta




domingo, 26 de marzo de 2017

FORMEMOS EL COMANDO ESTRATÉGICO PARA LA BATALLA DECISIVA



Es la tarea urgente de la sociedad civil para forzar la transición a la democracia con la DESOBEDIENCIA CIVIL ACTIVA Y MASIVA, cuyas primeras manifestaciones ya se han dado espontáneamente en las protestas por el pan
----------------------------------------------------------------------

Ha comenzado a librarse en Venezuela la batalla decisiva por América Latina, como la ha llamado acertadamente Raúl Castro, el Rey de Cubazuela y Comandante en Jefe de sus ejércitos. Ha comenzado en el frente externo, con el cañonazo disparado por el secretario general de la OEA, doctor Luis Almagro, al presentar un informe demoledor que concluye proponiendo la suspensión del gobierno ilegítimo de Venezuela como miembro de la OEA, en aplicación del Art. 21 de la Carta Democrática Interamericana, si no celebra elecciones generales para renovar todos los poderes públicos en el plazo de 30 días.
Advertida Cuba, por su servicio de inteligencia, de que la batalla decisiva se iniciaría de este modo en el frente externo, se trasladó Raúl Castro a nuestro país para instruir a su ejército, el cual forman el gobierno títere y los colaboracionistas o quintacolumnas disfrazados de oposición. Con ellos ha logrado amortiguar por ahora el cañonazo de Almagro, porque la MUD-AN lo apoya sólo para la aplicación del Art. 20, etapa previa que ya está agotada: “interponer los buenos oficios para la normalización democrática”. El que ha asumido la jefatura de los colaboracionistas o quinta-columnas, Manuel Rosales, ha criticado el informe de Almagro, demostrando el papel asqueroso asumido. Sus diputados, que son propiedad suya porque UNT no es un partido sino su hacienda política que maneja como su negocio particular, no asistieron a la sesión, repitiendo lo hecho cuando fue a elegirse el CNE. Tampoco han estado los de AD, hacienda de Ramos Allup adquirida por usucapión. Son partidos colaboracionistas que integran la casta política gobernante: sólo quieren alcaldías y gobernaciones, donde medran y hacen negocios desde hace 18 años, mientras el pueblo pasa hambre. Con su actitud han demostrado que son peones de Cuba, a la cual sirven debilitando a las fuerzas patrióticas y democráticas precisamente en este momento cuando se inicia la batalla decisiva. Colaborar con Cuba y su gobierno títere para que el Informe Almagro no surta los efectos deseados en la batalla decisiva es alta traición. La más asquerosa alta traición, que merece el mayor desprecio. Y como tales deben ser tratados.
Emplazamos por última vez a los partidos de LA SALIDA a diferenciarse de estos colaboracionistas-quintacolumnas y abrirse a la unión con los independientes radicales. Tenemos para esta batalla decisiva la ventaja de que están dadas todas las condiciones objetivas (socio-económicas) para la rebelión popular. Sólo falta una chispa para que estalle. Tenemos para la batalla decisiva todas las ventajas político-constitucionales: en octubre la propia MUD-AN declaró roto el orden constitucional por el Golpe de Estado (autogolpe) dado por Maduro acompañado por el TSJ y luego en el mismo mes declaró la falta absoluta de Maduro por abandono del cargo, quedando acéfalo o vacante el de Presidente de la República desde el 9 de enero pasado. Y por este motivo Venezuela está sin gobierno legítimo, causa suficiente para la suspensión en la OEA (Art. 21). Entonces lo que procede es celebrar la elección presidencial para elegir al presidente de transición que completará el período hasta 2019, lo que está pendiente desde la declaración de falta absoluta. Y esta elección presidencial debe efectuarse antes de las elecciones regionales, hasta por la brevedad del lapso (30 días) o cuando menos simultáneamente (por eso Almagro habla correctamente de elecciones generales en 30 días). Y no al revés como pretenden los enchufados reyezuelos colaboracionistas-quintacolumnas. Finalmente tenemos la ventaja de la impopularidad de Maduro y su gobierno títere, al cual no quieren ni los chavistas. Todo está a nuestro favor.
La única desventaja nuestra es que no tenemos un comando estratégico como lo  tiene el enemigo, por lo cual estamos expuestos a la labor de zapa de la quintacolumna de colaboracionistas. Formarlo es nuestra tarea inmediata y urgente, que se facilitará si los partidos de LA SALIDA se diferencian de los traicioneros colaboracionistas-quintacolumnas, porque si no lo hacen, señores de VP, correrán su misma suerte.
De todos modos los independientes hemos decidido tomar la iniciativa de formar el comando de la sociedad civil para la batalla decisiva, que fuerce la transición a la democracia mediante la DESOBEDIENCIA CIVIL ACTIVA Y MASIVA, cuyos primeros pasos los ha dado espontáneamente el pueblo con las protestas por el pan.
@petitdacosta

LIBERACIÓN NACIONAL Y NO-REELECCIÓN (208)



martes, 21 de marzo de 2017

Con la Carta hemos visto que los colaboracionistas son una plaga


En octubre pasado la Asamblea Nacional declaró, mediante acuerdo vinculante, que está roto el orden constitucional por un Golpe de Estado (autogolpe) dado desde la presidencia por Nicolás Maduro Moro, a quien posteriormente, el 9 de enero de este año, declaró en falta absoluta por abandono del cargo, entre otros motivos por estar fuera de la Constitución. En ejecución de su acuerdo, la Asamblea Nacional debió hacer la participación correspondiente a la OEA y a todos los gobiernos de América, procediendo de inmediato a activar el proceso previsto para cubrir la vacante o acefalía de la presidencia de la República.
La AN no hizo nada de eso, faltando a su deber constitucional, cuya consecuencia ha sido que desde el 9 de enero del presente año la presidencia de la República continúe siendo ocupada por Nicolás Maduro Moro, en calidad de usurpador de funciones públicas.
Ante la ruptura del orden constitucional declarada expresa y formalmente por la AN, así como también por la acefalía o vacancia de la presidencia de la República al ser declarada la falta absoluta por abandono del cargo, el señor Secretario General de la OEA decidió dar cumplimiento al deber que le impone la Carta Democrática Interamericana de 2001 de presentar un informe ante el Consejo Permanente a los fines de lo dispuesto en el artículo siguiente:
 “Artículo 19.- Basado en los principios de la Carta de la OEA y con sujeción a sus normas, y en concordancia con la cláusula democrática contenida en la Declaración de la ciudad de Quebec, la ruptura del orden democrático o una alteración del orden constitucional que afecte gravemente el orden democrático en un Estado Miembro constituye, mientras persista, un obstáculo insuperable para la participación de su gobierno en las sesiones de la Asamblea General, de la Reunión de Consulta, de los Consejos de la Organización y de las conferencias especializadas, de las comisiones, grupos de trabajo y demás órganos de la Organización.”
Ahora bien, la Carta Democrática Interamericana fue ratificada por Venezuela el mismo año 2001, durante la presidencia de Chávez, y en consecuencia se incorporó a la Constitución vigente, con arreglo a lo dispuesto en el Art. 23 que dispone: “Los tratados, pactos y convenciones relativos a los derechos humanos tienen jerarquía constitucional y PREVALECEN en el orden interno, en la medida en que normas sobre su goce y ejercicio más favorables a los establecidos en esta Constitución y en las leyes de la República, y son de aplicación inmediata y directa…”
Por consiguiente, la Carta Democrática Interamericana es norma interna de la República con jerarquía constitucional, prevaleciendo sobre las demás normas jurídicas en cuanto garantiza una situación más favorable para los venezolanos en la protección de sus derechos, cuando está roto el orden constitucional, máxime estando la presidencia de la República ejercida por un usurpador a cuyo servicio se encuentran los demás poderes públicos, excepto la AN, y cuyo poder reside en el apoyo de la FANB a su tiranía.
Al formar la Carta parte de la Constitución, la AN debió proceder: 1) A invocarla para la aplicación conjunta con los Arts. 333 y 350 (CONTRAGOLPE CONSTITUCIONAL)  que ordenan restablecer el orden constitucional, con apoyo militar; y, 2) A solicitar de la OEA su colaboración para  restablecer el orden constitucional ante el desacato a la AN por el usurpador Nicolás Maduro Moros y el ilegítimo TSJ, si la FANB le mantuviera su apoyo actuando como partido político armado en violación de la Constitución.
La AN no ha tenido iniciativa alguna, paralizada porque en su seno predominan títeres y colaboracionistas. No se ha movilizado siquiera para apoyar activa y entusiastamente al Secretario General de la OEA y manifestarse de acuerdo con su propuesta, lo que significaría hacer cumplir las propias decisiones de la AN tomadas en octubre.  Una vez más la AN ha quedado como un teatro colaboracionista, que simula ser oposición para engañar ocultando que ya ha pactado con Maduro dejarlo hasta 2019.

Sin duda, los colaboracionistas son una plaga. La peor plaga que tenemos desde hace años.

NARCOTIRANÍA COMUNISTA 26                     20-03-17


domingo, 19 de marzo de 2017

Aprestos para la batalla decisiva de América Latina

En la cual derrotaremos a Cuba, sus títeres y colaboracionistas, y a la Internacional Narco-Comunista (Foro de Sao Paulo), poniéndolos en fuga
----------------------------------------------------------------------

Los Castro han sido excelentes estrategas políticos. Lo demuestra que en una América democrática hayan podido mantener una tiranía comunista por más de 50 años convirtiéndola en una monarquía dinástica y, desde una isla arruinada, hayan logrado expandir el comunismo después de haber sido derrotado en Europa; y, lo más importante para nosotros, se hayan apoderado de Venezuela sin disparar un tiro, sirviéndose durante 18 años de una comparsa organizada por ellos de títeres y colaboracionistas.
El Rey Raúl ha dicho hace pocos días que “en Venezuela va a librarse la batalla decisiva por América Latina”. Sus palabras confirman efectivamente su categoría de estratega, que ha valorado el cambio radical de la situación política en el continente. La Internacional Narco-Comunista, dirigida por los Castro, ha perdido sucesivamente a sus baluartes en Brasil, Argentina y Perú. Está próxima a perder a Ecuador y tiene en situación de peligro a Bolivia. No cuenta activamente con Uruguay y Chile y además Paraguay está en contra. Ahora corre el riesgo del fracaso de su proyecto de una Gran Colombia comunista, viéndose obligada a impedirlo presentando pelea.  Y, lo peor para ellos, a la OEA la ha puesto en marcha un estadista como Luis Almagro, merecedor de una estatua aquí cuando seamos libres. Nadie en la América contemporánea ha hecho más por los venezolanos.
Saben los cubanos, por que lo enseña la historia, que Venezuela fue determinante para la independencia sucesiva de los países latinoamericanos del dominio de España en el siglo XIX  así como para ponerle fin a la Internacional de las Espadas integrada por las dictaduras militares en el siglo XX. Al independizarse ahora Venezuela de Cuba y restablecer la democracia, deberían producirse estas consecuencias: 1) Caída de los últimos reductos comunistas en América Latina; 2) Imposibilidad de restauración comunista en los países liberados; y, 3) Caída de la tiranía comunista de Cuba, porque para vengar el agravio la Venezuela liberada será actora principal en la  caída de la monarquía comunista cubana, cumpliéndose así el sueño de Bolívar después de la independencia de Tierra Firme.
Raúl Castro vino a su colonia de Venezuela a organizar a sus títeres y colaboracionistas para la batalla decisiva. Como estratega seguramente habrá evaluado que aquí están dadas todas las condiciones objetivas para la rebelión popular contra Cuba y su gobierno títere: 1) Colapso de la economía; 2) Crisis humanitaria; 3) Empobrecimiento general. Y que están dadas casi todas las condiciones subjetivas (faltando una solamente): 1)Vacío de liderazgo comunista por la impopularidad de Maduro y no ser jefe militar; 2) Vacío de poder presidencial: Maduro usurpa la presidencia, que está constitucionalmente acéfala o vacía desde el 9 de enero cuando se lo declaró en falta absoluta; 3)Vacío de poder institucional: Ilegitimidad del TSJ porque sus nombramientos fueron declarados inconstitucionales por la AN, e ilegitimidad del CNE porque sus nombramientos fueron hechos inconstitucionalmente por un órgano ilegítimamente constituido.
¿Cuál es la condición subjetiva faltante? Un liderazgo cívil que, en alianza con los militares demócratas, dirija la rebelión contra Cuba, sus títeres y sus colaboracionistas en la Operación Larrazábal II. Sin militares no podremos derrotar a esos tres enemigos coaligados. Y aunque solo independizarnos de Cuba debería ser suficiente para que los militares tomaran la iniciativa, lo cierto es que lo no han hecho, por lo cual nos toca a los civiles hacerlo iniciando un movimiento de DESOBEDIENCIA CIVIL ACTIVA Y MASIVA.
No conozco de estrategia militar, pero sí creo saber algo de estrategia política. Para combinar ambas propongo la estrategia de los patriotas en 1814 cuando no se había consolidado la jefatura de Bolívar (insurrecciones regionales) que culminó en 1821 (concurrencia de los jefes regionales bajo un mando único) con la victoria definitiva en Carabobo, advirtiendo que el campo de la batalla decisiva, a producirse en cuestión de semanas, sería Caracas al estilo de enero de 1958.
Podemos y debemos derrotar a Cuba, sus títeres y colaboracionistas, poniéndolos en fuga, si hacemos los aprestos para librar la batalla decisiva, nuestro Carabobo del siglo XXI.


LIBERACIÓN NACIONAL Y NO-REELECCIÓN 207



@petitdacosta


sábado, 18 de marzo de 2017

La Carta Democrática como arma en la batalla decisiva


En Venezuela se librará la batalla decisiva de América Latina. Lo ha dicho Raúl Castro en la visita a su colonia como Rey de Cubazuela, trono heredado del difunto Rey Fidel Castro, fundador de la monarquía comunista cubana. Tiene razón, si analizamos pasado y presente. La independencia de Venezuela fue decisiva para el derrumbe del imperio español de América en el siglo XIX. El derrocamiento aquí de la anterior tiranía (1958) fue decisivo en el siglo XX para la caída sucesiva de todas las dictaduras de América Latina que integraban la Internacional de las Espadas. Estos antecedentes avalan que se tenga por decisiva para América la batalla que se librará en Venezuela contra la narco-tiranía gobernante, títere de Cuba, porque tendrá consecuencias para la Internacional Narco-Comunista de América (Foro de Sao Paulo) y para la monarquía comunista cubana, cuya desaparición sucedería a la victoria de la democracia en Venezuela.
Esta batalla tiene dos escenarios: uno externo o continental y otro interno o nacional. Ambos se conectan e interrelacionan, influyéndose mutuamente. El escenario externo está en la OEA, centrándose en la Carta Democrática Interamericana como arma contra la narco-tiranía comunista, títere de Cuba.
Para tener comprensión cabal de este escenario, veamos primero qué es la Carta Democrática Interamericana y cuál su origen y finalidad. En este sentido, recordemos que, derrumbado el imperio comunista soviético, Estados Unidos, entonces bajo la presidencia de Bill Clinton, propuso la globalización económica y política de América. Para hacer efectiva la globalización económica con el capitalismo los jefes de Estado y de Gobierno, reunidos en Miami en 1994, acordaron celebrar la ALIANZA PARA EL LIBRE COMERCIO DE AMÉRICA (ALCA), extendiendo así el NAFTA (tratado de libre comercio entre Estados Unidos, Canadá y México), con la cual toda América, con exclusión de Cuba comunista, tendría como sistema la economía de mercado. Y con el fin de la globalización política, teniendo la democracia por sistema, se acordó suscribir la CARTA DEMOCRÁTICA INTERAMERICANA, que se firmó el 11 de septiembre de 2001. Casualmente este día Estados Unidos sufrió el mayor atentado terrorista de su historia ejecutado por árabes musulmanes. Esta coincidencia vincula a la Carta contra el terrorismo.
Viéndose aislada, por la caída del imperio comunista soviético, Cuba comunista había constituido en 1990, junto con el brasileño Lula, el Foro de Sao Paulo como Internacional Comunista de América, ahora Narco-Comunista, el cual obtuvo una victoria política contundente contra Estados Unidos, que terminó perjudicando a toda América, al rechazar el ALCA en 2005. No sucedió lo mismo con la Carta Democrática, que sospechosamente fue firmada antes por ellos. Después se vio el motivo. Es que la Carta les sirvió para impedir las rebeliones cívico-militares contra las tiranías comunistas que irían implantando sucesivamente luego de acceder al poder por vía electoral. Dos factores contribuyeron a desnaturalizar la Carta, transformada en escudo protector de las tiranías comunistas: 1) La obsesión de Estados Unidos por el Medio Oriente, que trajo por consecuencia el descuido suyo de América Latina; y, 2) La ceguera del Departamento de Estado que declinó en el Brasil de Lula, en calidad de potencia sub-regional, la vigilancia de la democracia en América del Sur, lo que fue la mayor torpeza política imaginable en quienes debían saber que Lula compartía con Fidel Castro la jefatura de la internacional comunista americana.
La llegada de Luis Almagro a la Secretaría General de la OEA la ha convertido en campo de batalla entre democracia y tiranía. Concidente con su llegada se ha producido un cambio en la correlación de fuerzas en América, a lo que ha contribuido el fin de la presidencia de Obama, el más obtuso de los presidentes de Estados Unidos en cuanto a la realidad política de América Latina.
La elección de Trump y sobre todo el pronunciamiento unánime del Senado de Estados Unidos exigiendo la aplicación de Carta Democrática a la narcotiranía comunista de Venezuela y el que varios presidentes latinamericanos tengan la misma opinión, han precedido a la presentación por el doctor Luis Almagro de su segundo informe a la OEA sobre Venezuela (que iremos analizando sucesivamente), en el cual solicita la suspensión de la narcotiranía comunista, títere de Cuba, como miembro de la OEA sino convoca elecciones generales de inmediato.
No importa que la OEA no se atreva a tanto. Lo que importa es que el debate mismo en su seno crea las condiciones para que el desenlace de la batalla decisiva se produzca pronto aquí, mediante la unión cívico-militar.



NARCOTIRANÍA COMUNISTA 25                   18-03-17


lunes, 13 de marzo de 2017

El mensaje de la Iglesia requiere de políticos para que tenga eco


La Iglesia Católica ha sido siempre en Venezuela un poder fáctico (o de hecho) determinante, tanto por un factor cuantitativo (los venezolanos somos católicos en mayoría abrumadora) como por un factor cualitativo (constituye el verdadero Poder Moral, estructurado como ejército de la fe con disciplina vertical, que cuenta además con fuerza social indudable). Como poder fáctico la Iglesia tiene, desde que se hizo religión del Imperio Romano, una vocación política, que a partir de fines del siglo XIX fue dotando de ideología actualizada, llamada Doctrina Social, la cual después de la Segunda Guerra Mundial se convirtió en la tesis política de los partidos demócratas cristianos que fueron fundándose en Europa y simultáneamente en América. Aquí en Venezuela comenzó con la constitución de la UNE (Unión Nacional de Estudiantes) en 1936 como rival de la Federación de Estudiantes de Venezuela (FEV), dirigida por jóvenes de ideología socialista y comunista. Luego los uneístas fundaron un partido político, el PAN (Partido de Acción Nacional), hasta que decidieron constituir el Partido Socialcristiano COPEI en 1946.
Como verdadero Poder Moral, con vocación política, la Iglesia ha sido la única que ha hecho el diagnóstico correcto de la situación de Venezuela que se resume en estas dos frases: 1) “En la historia del país ningún gobierno ha hecho sufrir tanto al pueblo como el actual”; y, 2) “la causa fundamental es el empeño del Gobierno de imponer el sistema totalitario recogido en el Plan de la Patria (llamado Socialismo del Siglo XXI), a pesar de que el sistema socialista marxista ha fracasado en todos los países en que se ha instaurado, dejando una estela de dolor y pobreza.”
A esta declaración la precedieron los pronunciamientos categóricos del Cardenal Velasco, fallecido Arzobispo de Caracas, y el Cardenal Castillo Lara, quien ya retirado de las más elevadas funciones que un venezolano haya tenido en el Vaticano regresó a su patria para librar la lucha postrera de su vida. Pero ocurre que en este momento, como lo dije antes: “la Iglesia Católica Venezolana está sola en su digna y valiente posición, porque no hay demócratas-cristianos en la MUD. Todos son marxistas o socialdemócratas.” Y, por consiguiente: “Suplir esta deficiencia, como alternativa, es fundamental para que la Doctrina Social de la Iglesia sea la guía para la acción y para organizar el sistema político-económico que sustituya al comunista actual”.
Consciente de esta falla, por la cual su mensaje no ha tenido las consecuencias políticas que ha debido tener, la Iglesia se ha dirigido a los laicos católicos, que somos los fieles, recordándonos nuestra misión indicada en los Evangelios: “el verdadero cristiano es sal de la tierra y luz del mundo. No esconde su luz, sino que la hace brillar delante de los hombres para que sus buenas obras iluminen a la sociedad..Busca el bien común guiado por una conciencia recta. ¿Cómo ser portadores de luz y esperanza en un panorama de oscuridad y muerte? Este es el desafío que nos interpela más profundamente como ciudadanos y como creyentes…Es necesario generar gestos valientes e iniciativas innovadoras..El llamado es a ser protagonistas del presente y del futuro de nuestro querido país..Es una responsabilidad ineludible porque frente al mal nadie puede permanecer como simple espectador.”
Pero sucede, como los Obispos reconocen, que el movimiento de laicos “busca refugio en los aleros de los templos” porque su actitud siempre ha sido “más de devoción piadosa que de salida, riesgo y compromiso”. Entonces no cabe esperar que sean los laicos como tales los que asuman la misión fundamentalmente política de esta hora. Solamente los laicos políticos o que se hagan políticos serán los que harán esta tarea, si emergen como los nuevos líderes demócratas cristianos, en perfecta interacción con los Obispos para contar con la fuerza social de la Iglesia que emana de ser el verdadero Poder Moral.

@petitdacosta


DEMOCRACIA CRISTIANA 4            13-03-17