domingo, 21 de agosto de 2016

Tomar a Caracas para echar a Maduro de una vez


De lo contrario los miembros de la MUD-AN quedarán ante el mundo entero como unos solemnes pendejos
----------------------------------------------------------------------

Anuncia la MUD-AN la Toma de Caracas para el 1S, pero con este objetivo: obligar al CNE a fijar la fecha del revocatorio y de las elecciones regionales (gobernadores y consejos legislativos). Sinceramente es cosa de pendejos tomar a Caracas para no echar a Maduro de una vez, sino para esa ridiculez. Tomar a Caracas es el sueño de todos los líderes de movimiento de masas que se propone forzar al tirano a irse y tomar el poder. Así lo entendió la generación del 58 a la cual me honro en pertenecer. Cuando decidimos tomar a Caracas el 21 de enero de aquel año, siguiendo las directrices de los líderes democráticos de la época, fue para derrocar al tirano y tomar el poder. Nos costó dos días de lucha a sangre y fuego, durante los cuales hicimos cumplir la orden de huelga general. Y al tercer día conseguimos la victoria. Entendimos que tomar a Caracas para pactar con el tirano, dándole tiempo, hubiera sido la más grande pendejada que podíamos cometer, que como tal hubiera registrado la historia haciéndonos quedar en ridículo hasta la eternidad. Tomada Caracas el poder era nuestro, ganado para la democracia. Esa fue la lección que aprendimos de nuestros mayores y la que dimos a las generaciones siguientes.
Nosotros teníamos todo en contra. No contábamos con un Congreso que procediera como debería proceder la AN controlada por la MUD efectuando, en vísperas de la movilización popular, lo que podría calificarse de revocatorio exprés: A) Declarar la falta absoluta del tirano por estas tres causas: 1) Por ser ilegítimo ya que no cumple con el requisito de la nacionalidad exigido por los Arts. 41 y 227 de la Constitución, dejando sin efectos su juramento (Decreto Gramcko); 2) Por estar incurso en abandono del cargo (Art. 233)  ya que ha delegado la jefatura del gobierno en el general Padrino, fundamentando la delegación en un estado de excepción constitucionalmente inexistente porque no fue aprobado por la AN como lo dispone la Constitución; y, 3) Por haber roto el orden constitucional (Art. 333), como ha sido declarado por la propia AN, al constituirse en tirano, siendo además títere de Cuba, a cuyos jerarcas rinde pleitesía, llegando hasta la indignidad de llevarle serenata a Fidel Castro, reconociéndolo así como padrote de Cubazuela, denominación con que se conoce internacionalmente, para deshonra nuestra, a la que fue Venezuela. B) Encargar su ejecución al pueblo soberano convocándolo con este fin para el 1S, al cual se apela, porque la soberanía reside en él, y por cuanto los demás poderes públicos se han alzado contra la Constitución negándose reiterada y manifiestamente a acatar las decisiones de la AN, depositaria de la soberanía popular.
Si este fuere el motivo de la convocatoria Venezuela entera se presentaría emocionada en las calles de Caracas, trasladándose por cuenta propia desde los más remotos lugares, por vía terrestre, aérea y marítima, sin importar edad, sexo, raza y religión, estatura o peso. No habría poder humano que detuviera a la multitud. Militares, policías y bandas criminales serían desbordados y apartados por aquel aluvión incontenible de gente. Y, como sucede siempre, militares de alto rango terminarían sumándose y Maduro huyendo velozmente La Habana antes de caer en manos del pueblo.
Si los señores de la MUD-AN quieren pasar a la historia como los mayores pendejos de Venezuela en dos siglos mantengan su convocatoria con el objeto de rogarle a Maduro, dueño del CNE, que fije la fecha en la cual accede gentilmente a que lo revoquen. Los exhorto a que recapaciten para que tengan en la historia un lugar de honor. Pero si mantienen la convocatoria para esa pendejada, vayan preparando sus maletas porque con Maduro se irán. Cumplimos con advertírselo.

Liberación Nacional y No-Reelección (180)


Recuperemos la honra perdida junto con la libertad


“Por la libertad, así como por la honra, se puede y se debe aventurar la vida” (Miguel de Cervantes en Don Quijote de la Mancha)

Llámase HONRA a la estima y respeto de la dignidad propia. Cuando se la tiene se goza de buena opinión y fama, mereciendo el aprecio y el respeto de los demás. Nos duele decirlo, pero los venezolanos perdimos la honra, junto con la libertad, ganándonos la fama de cobardes. La perdimos:
1.- Cuando toleramos la traición a la patria de Hugo Chávez, quien cedió la soberanía ignominiosamente a Cuba sin que los militares dispararan un tiro ni la MUD haya hecho suya, como tarea prioritaria, la recuperación de la soberanía perdida, lo cual justifica el llamado a la rebelión. Un pueblo sin honra, por estar sometido dócilmente a Cuba, no merece respeto y estimación de los demás.
2.- Cuando civiles y militares aceptamos, pacífica y pasivamente, que nos gobierne un títere de Cuba, obediente a sus dictados, sin rebelarnos  y, lo más grave, sin que la MUD haya asumido, desde entonces, como tarea prioritaria derrocar y encarcelar al traidor a la patria y sus cómplices.
3.- Cuando aceptamos la más grave injuria que Chávez pudo inferir a la dignidad nacional al entregar su cuerpo a Cuba, para que administrara su enfermedad y muerte como asunto exclusivamente cubano, llegándose a la indignidad de que hasta la presente fecha Cuba guarda el secreto sobre donde, cuándo y de qué murió Chávez. Sólo un pueblo sin honra soporta este trato reservado a los cobardes. Y con el agravante de que la MUD ha aceptado pacífica y pasivamente esta humillación al no hacer nada al respecto, ni antes ni después.
4.- Cuando aceptamos que Cuba escogiera al títere sucesor de Chávez decidiendo cuándo y cómo, y que seleccionara para ello a un sujeto de origen desconocido, del cual no sabemos donde nació, quiénes fueron y de donde eran sus padres, donde fue criado y se educó, siendo evidente que fue sembrado aquí por Cuba, luego de haberle dado formación comunista, apareciéndose después de vencidas las guerrillas. Para mayor deshonra la MUD-AN se niega a debatir sobre la nacionalidad de Maduro, sabiéndolo de origen desconocido, que oculta su partida de nacimiento y las de sus padres, así como su hoja de vida. Otra demostración de cobardía que nos deshonra a los venezolanos.
5.- Cuando, sabiendo que Maduro es títere de Cuba, aceptamos que fuera electo en marzo de 2013 mediante fraude, denunciado públicamente, y no nos rebelamos porque la MUD temió que corriera sangre. Dimos entonces la imagen de un pueblo de señoritas que tiemblan y se desmayan al ver sangre, deshonrando el legado de los libertadores que si hubieran actuado  así no nos hubiesen independizado de España y de los líderes democráticos que no vacilaron en lanzar al pueblo a la calle para derrocar a la tiranía dándonos 40 años de democracia.
6.- Cuando aceptamos que la rebelión juvenil de 2014 fuera traicionada. Fue el acto más cobarde de los últimos tiempos, con el cual la MUD nos hizo caer en la mayor deshonra.
7.- Cuando aceptamos que, habiéndole dado a la MUD el poder y el mandato para salir de Maduro usando la mayoría calificada en la AN, no haya hecho nada, perdiendo el tiempo en palabrerías, lo que confirma ante el mundo entero nuestra cobardía deshonrándonos aún más.
8.- Y lo último y más bochornoso por ahora: aceptamos pasiva y pacíficamente que el títere que nos gobierne le lleve serenata a Fidel Castro en su cumpleaños reconociéndolo así como el padrote de Cubazuela, con el riesgo de que, a la fama de cobardes, se nos agregue  la de maricones. Este solo hecho basta para hacer del 1S el revocatorio de calle que fuerce la salida inmediata de Maduro.  
No ha sido el pueblo el culpable de la deshonra del país, pero carga con ella. Ha sido la cobardía de la MUD. Basado precisamente en los antecedentes suyos ahora Maduro, para deshonrarnos aún más, pretende que nos portemos como niñitos buenos amenazándonos con un escarmiento, como los que hicieron Boves, Zuazola y Monteverde a los patriotas, si el pueblo se atreve a convertir el 1S en revocatorio de calle. Es un desafío que coloca a la MUD-AN en esta disyuntiva: cede ahondando la deshonra que ha causado al pueblo venezolano o se reivindica convirtiendo valientemente el 1S en revocatorio de calle, con el cual recuperaremos la honra perdida junto con la libertad.


REFLEXIONES 99                           20-08-16

miércoles, 17 de agosto de 2016

La MUD-AN contribuye a reforzar la imagen de cobardía que tenemos en el mundo


Convendrán ustedes conmigo que es sumamente sospechoso que una AN con mayoría de oposición, que se proclama democrática, se niegue a debatir sobre una cuestión fundamental que concierne a la legitimidad del Presidente de la República y sobre todo a la seguridad nacional, a pesar de que lo proponga formalmente una diputada como lo es la honorable Ing. Melva Paredes, del Estado Aragua. Convendrán ustedes conmigo que, además de sumamente sospechoso ya que para un parlamento democrático no hay ni puede haber tema tabú, es reprobable que unos diputados que juraron cumplir y hacer cumplir la Constitución se nieguen a constatar si efectivamente existe una violación flagrante de la misma al incumplir el Presidente de la República el requisito de la nacionalidad exigido por los Arts. 41 y 227. Convendrán también ustedes que, además de sospechoso y reprobable, es inmoral que unos diputados que fueron electos para salir de Maduro falten a la promesa hecha a sus electores y el consiguiente mandato recibido de ellos al rehuir el debate sobre un hecho que podría ser decisivo para conseguirlo. Y, por último, convendrán ustedes que, además de sospechoso, reprobable e inmoral, es inhumano prolongar el sufrimiento del pueblo por negarse a debatir sobre una cuestión cuya conclusión podría precipitar el desenlace que le ahorraría sufrimiento.
Agreguemos que, por faltar los diputados a su deber y juramento, los venezolanos sufrimos la indignidad y vergüenza de que Venezuela siga siendo Cubazuela, único país de América sometido a otro, gobernado por un títere de Cuba y que le permitamos a este títere la humillación de burlarse de todos no presentando el Certificado de Nacionalidad Venezolana por nacimiento y sin otra nacionalidad, que dispone la Ley de Nacionalidad y Ciudadanía en desarrollo de los preceptos constitucionales citados y, sobre todo, ocultando su partida de nacimiento y las de sus padres, lo mínimo que un país tiene derecho a saber de su gobernante: donde nació como lo saben de sus presidentes todos los demás países; quiénes fueron y de dónde eran sus padres, cuál su nacionalidad, origen y fama: si eran mafiosos, narcotraficantes, delincuentes, fugitivos nazis, o gente de bien.
Era deber de los diputados evitarnos a los venezolanos esta humillación, poniéndole fin al bochorno que sufrimos, convertidos en el hazmerreir del mundo, por tener un gobernante que con su origen oscuro nos avergüenza y deshonra. De esta humillación se han hecho copartícipes ahora los diputados al negarse a restituirnos la dignidad nacional con el debate sobre la nacionalidad de Maduro, que dejaría claro su origen y el de sus padres, tal como la diputada Melva Paredes les ha solicitado, sentando el precedente para el futuro de exigir transparencia respecto a la vida de los gobernantes. A la humillación que nos hace Maduro, al crearnos ante el mundo la imagen de un país sin hombres que se hagan respetar, se le ha agregado la vergüenza de que los investidos de autoridad para devolvernos la dignidad nacional contribuyen al escarnio haciendo mayor el agravio.
Los venezolanos hemos sido agraviados por Maduro haciéndonos aparecer como un pueblo de cobardes, que no defiende soberanía ni dignidad. Esta imagen de cobardía ha sido reforzada por una AN que no atreve a averiguar siquiera quién es el títere que nos ha puesto Cuba.

REFLEXIONES 97                         16-08-16

domingo, 14 de agosto de 2016

Revocatorio de calle: ¿cómo comenzarlo?


Ordenándole el pueblo en la calle a los diputados: vuelvan a la AN a hacer el trabajo que se les encargó de salir de Maduro. Mientras no lo hagan, no tienen derecho a vacaciones
----------------------------------------------------------------------
No habrá revocatorio con votos. Eso era fácil de prever. Bastaba con tener claro lo único de que se sabe de Maduro: 1) Es un títere de Cuba, formado e impuesto por Cuba y, en consecuencia, obediente a la monarquía comunista cubana, la que usa a Cubazuela como propiedad suya en su negociación con Estados Unidos y la Unión Europea; 2) Como títere de Cuba cumple el papel que tuvieron los Capitanes Generales hasta Emparam, que fue pagar a la Corona Española, esta vez la monarquía comunista cubana, un tributo que, para ésta, es de petróleo y dólares, a costa de la pobreza y el hambre de los venezolanos; 3) Como títere de Cuba sigue el modelo económico comunista cubano como está expuesto en los planes sexenales (Plan Socialista 1907-1913 y Plan de la Patria 1913-1919), que responden al sistema comunista de economía dirigida que ensayó la Unión Soviética (planes quinquenales), con resultado catastrófico; 4) Como títere de Cuba aplica el modelo político cubano que es una tiranía militar (no hay dictadura del proletariado), cuyo servilismo se ha asegurado Cuba asociándola al narcotráfico; 5) Como títere de Cuba ha armado un ejército irregular de delincuentes, que a cambio de impunidad, le sirva de contrapeso frente a los militares, de los cuales desconfía a pesar de haber extendido la corrupción en sus filas. En resumen, Maduro no es Maduro. Es Cuba. No se va sino lo echamos, teniendo como ejemplo el 19 de abril de 1810. Sin calle no sale Maduro.
Muchos lo advertimos: en este contexto es imposible que la tiranía acceda a ser revocada. Es cuestión de sentido común. Sugerimos usar simultáneamente todas las formas de luchas: la agitación, las protestas coordinadas y las movilizaciones, poniendo el acento en la crisis económico-social. Dadas todas las condiciones objetivas para la rebelión popular darle lo único que falta para que estalle: liderazgo, cuyo ejercicio requiere valor personal. No tengan miedo, dijo Juan Pablo II a los demócratas que luchaban contra el comunismo soviético. Ellos son pocos, nosotros somos más. Lo mismo habría que repetirle a los venezolanos que luchan contra el comunismo cubano, personificado en Maduro. El miedo nos llevará a la hecatombe. Moriremos de hambre o en el desamparo ante la enfermedad y la delincuencia si no hacemos nada. Pero sobre todo moriremos en la ignominia, por haber demostrado una cobardía a tal extremo que preferimos morir de mengua que morir como todo un hombre, con las botas puestas.
El revocatorio que ya no va, era una excusa de la cobardía. Ahora toca la prueba de la hombría que será el revocatorio de calle: revocar a Maduro y su narcotiranía con el pueblo en la calle. Sería la segunda etapa del revocatorio del 6D, correctamente interpretado por los Obispos como el mandato imperativo dado a los diputados para salir de Maduro. Puesto que no lo han hecho, el revocatorio de calle debe comenzar por reclamar a la MUD-AN que proceda a declarar la falta absoluta de Maduro por estas causas: 1) No cumplir con el requisito de la nacionalidad exigido por los Arts. 41 y 227 de la Constitución, al no haber presentado el Certificado previsto en la ley respectiva junto con los documentos que le sirvan de fundamento. Es inmoral que una MUD-AN que se dice democrática se niegue a debatir siquiera este asunto. 2) Por haber abandonado el cargo de Jefe de Gobierno al delegarlo en el General Padrino (233); y, 3) Haber roto el orden constitucional (333). Esta declaración de falta absoluta se haría ejecutar con el pueblo en la calle, en días sucesivos, hasta que Maduro se vaya.
Es inaceptable que la AN se haya ido de vacaciones sin resolverle el problema a un pueblo que está muriendo de hambre y de mengua, acosado además por la delincuencia. Si la frase célebre del 19 de abril de 1810 fue “vuelva usted al Cabildo”, el lema del 1 de septiembre debería ser dirigida a los diputados: “Vuelvan ustedes a la AN a resolver el problema al pueblo, haciendo el trabajo que se les encargó de salir de Maduro. Ustedes no tienen derecho a vacaciones hasta que no hagan su trabajo. De lo contrario, sus vacaciones serán eternas porque se irán con Maduro. ”

Liberación Nacional y No-Reelección (179)


lunes, 8 de agosto de 2016

Audacia, audacia y más audacia es lo que demanda la situación


Los que no somos diputados debemos unirnos para cumplir el rol de la Sociedad Patriótica en 1811, ejerciendo presión sobre un Congreso timorato hasta  forzarlo, con el empuje del pueblo, a tomar la decisión de salir de Maduro ya
----------------------------------------------------------------------
Una semana más con el país camino a la hecatombe, acelerando el paso hacia el destino fatal: hambruna, mengua, delincuencia y desempleo masivo, los cuatro jinetes del apocalipsis venezolano. Cada día que pasa la vida vale menos. Lo dicen los que saben. Al final de 2016 habrá caído el PIB por quinto año consecutivo, pero esta vez al foso del menos 10% y la inflación no bajará del 700%, conjugándose ambos para que ya estemos en estanflación, una palabra inventada por los economistas para calificar la peor situación que se puede presentar, la cual equivale a terror o pánico por el peligro de muerte en un país donde no hay comida ni medicamentos y la delincuencia se desborda convirtiéndose en azote. Sus efectos los resume Alex Vallenilla con estas palabras: “La estanflación tropical que sufre este país tiene particularidades propias. La población venezolana ve como sus salarios mensuales no alcanzan para comprar ni siquiera alimentos por una semana, además de que el flagelo de la escasez hace mucho más difícil la tarea de abastecerse. En contraparte, las empresas ven como sus ventas se desploman en términos reales, luego que el alza inflacionaria sube mucho más que la velocidad de rotación que tienen actualmente los negocios, debido a que la población no puede comprar rubros diversos por los inalcanzables precios.” Todo conduce, pues, a la quiebra de las empresas y a la ruina de los  ciudadanos, especialmente los pobres que ya hurgan en la basura buscando lo mínimo para sobrevivir. En una palabra, hecatombe. La palabra maldita que define nuestro destino si no lo impedimos actuando ahora mismo.
Estamos, no en una emergencia económica, sino ante una crisis humanitaria que demanda acciones urgentes y sobre todo audacia de la oposición. La primera, urgente e impostergable: salir de Maduro y con él liberarnos del yugo cubano y de la narcotiranía de la delincuencia organizada, sin lo cual no podremos salvarnos de la hecatombe. Esta acción no puede seguir siendo demorada apostando a un revocatorio improbable, que debería quedar como recurso extremo si fracasaren los demás. En una crisis humanitaria lo que está peligro no es la Constitución, ni la AN, ni la MUD, ni los políticos, sino la vida de la gente, comenzando por los pobres. Se trata de salvarnos de la muerte a que estamos condenados por los cuatro jinetes del apocalipsis nuestro. Los primeros en caer son los pobres, y de ellos sus hijos. Y después seguiremos los demás. Nadie escapará de la tragedia, si no se la juega ya por sí mismo y por su familia.
Le hemos propuesto a la AN salir del quietismo y de la abulia y proceder con audacia a salir de Maduro, declarando su falta absoluta así: 1) Dejando sin efectos su juramento y toma de posesión por no haber demostrado su legitimidad de origen presentando el Certificado de Nacionalidad Venezolana, por nacimiento y sin otra nacionalidad, exigido por la Ley de Nacionalidad y Ciudadanía conforme a los Arts. 41 y 227 de la Constitución.  2) Deponerlo por haber roto el orden constitucional, tal como lo declaró la propia AN y lo ratificó la OEA por medio de su Secretario General, aplicando el Art. 333 de la Constitución que ordena a la AN restablecer su vigencia efectiva. 3) Declararlo en abandono del cargo, aplicándole el Art. 233 de la Constitución, por haber delegado la función de Jefe de Gobierno en el general Vladimir Padrino López, fundada en un estado de excepción inconstitucional por no haber sido aprobado por la AN.
Una mujer valiente, la Diputada por Aragua Ing. Melva Paredes, ha dado un paso trascendental en este sentido. Ha emplazado a sus colegas a debatir sobre la primera de las propuestas. Su iniciativa tendrá los efectos de tirar una piedra en un estanque, lo que eso ha sido hasta ahora la AN. Le ha dado a los diputados varones un ejemplo de audacia, sin la cual no se saldrá de Maduro. Nos corresponde a los que no somos diputados unirnos para ejercer el rol que cumplió la Sociedad Patriótica en 1811: presionar a un Congreso timorato para que rompa las cadenas que lo atan a la tiranía y convencerlo de que, si se atreven a hacerlo, el pueblo saldrá masiva y fervorosamente a la calle a hacer ejecutar su decisión y después a celebrarla.
No tengan miedo, señores de la MUD-AN. Sigan el ejemplo de la diputada Paredes. Decídanse. Su demora es inhumana.


Liberación Nacional y No-Reelección (178)


domingo, 31 de julio de 2016

Está corriendo el preaviso del revolcatorio



Ya la gente no aguanta más, así que la MUD-AN debe salir de Maduro en plazo perentorio o también será despedida junto con él por la rebelión de un pueblo desesperado por el hambre, la muerte por mengua y el azote de la delincuencia. Será el revolcatorio
-------------------------------------------------------------------------------------------------

Llegamos al mes de agosto sin que haya habido desenlace. Una población estresada, agotada por la rutina de las colas buscando los alimentos y las medicinas que no consigue o no puede comprar debido a su precio cada vez más alto, asediado el pueblo por la hambruna y la muerte por mengua o por asesinato, atacado sin piedad por la delincuencia, hundido en la angustia y la desesperanza.  Ni una rendija para la ilusión de un día mejor. Esto no es vida. Esto es la muerte en vida.
Una situación perfecta para la rebelión popular. Ya lo he dicho y ahora lo repito: están dadas todas las condiciones objetivas para la rebelión popular y también está dada la condición subjetiva fundamenta: la gente no aguanta más, está a punto de estallar. ¿Qué falta? El llamado de un liderazgo insurgente. El grito que sacuda el alma popular. Estemos seguros de que en cualquier momento lo oiremos.
Hemos llegado a esta situación, que debió resolverse a principios de año, porque la MUD se entrampó. Ella misma se ató de manos y pies cuando escogió el revocatorio. Allí está desgastándose en manifestaciones cada vez más pequeñas, que terminarán siendo escuálidas, porque no son para echar a Maduro, sino para que éste tenga la caridad de permitirles avanzar un milímetro: que queremos firmar, que queremos validar después de firmar, que queremos ahora que nos digan que las firmas valen y nos autoricen a volver a firmar pero esta vez recogiendo las firmas de cuatro millones. Y esto último se los dirán en agosto como estaba planeado: recojan cuatro millones de firmas en tres días, tal vez en uno, pero sólo valdrá la firma de los que estén donde votan, precisamente cuando todos han salido de vacaciones para darse un respiro y pasear a sus hijos. Y mandará el enemigo otra vez a miles de suyos a firmar presentando cédulas de difuntos y con la suya propia pero firmando distinto para denunciar fraude. Y la mamadera de gallo seguirá hasta que sólo haya revocatorio en 2017, cuando nadie querrá votar porque de todos modos se quedarían los títeres de Cuba.
Empujada la MUD ha dado dos pasos que debió dar en enero: 1) Dejó fuera de combate al TSJ, que era la casamata del enemigo; y, 2) Reincorporó a los diputados de Amazonas, los cuales nunca debieron ser desincorporados. Ahora debería dar de inmediato el paso decisivo, que es salir de Maduro, declarando su falta absoluta: 1) Dejando sin efectos su juramentación y toma de posesión por no haber presentado el Certificado de Nacionalidad Venezolana, por nacimiento y sin otra nacionalidad, para probar que cumple con los Arts. 41 y 227 de la Constitución (Decreto Gramcko); 2) Por abandono del cargo al delegar inconstitucionalmente (por serlo el estado de excepción) en el general Padrino la función de Jefe de Gobierno (Art. 233); y, 3) Por haber roto el orden constitucional (Informe Almagro), comenzando por ser títere de Cuba, lo que obliga a la AN a deponerlo para restablecer la vigencia efectiva de la Constitución (Art. 333).
De este modo ejecutarían el revocatorio del 6-D, sin necesidad de otro, como se lo han dicho los Obispos. Tienen los 112 diputados para tomar la decisión, que el pueblo, en el cual reside la soberanía, hará cumplir: Maduro queda depuesto de su cargo por decisión de la AN conforme a la Constitución. Los casi 30 millones de habitantes saldrían a las calles, primero para obligar a que se cumpla lo decidido y luego para celebrarlo. Sería una fiesta nacional.
Para que no se atrevan a dar este paso decisivo Maduro les puso grillos en las piernas: ya que ustedes se entramparon solicitando otro revocatorio, en lugar de aprovechar el madrugonazo del 6-D, ahora no podrán levantar un dedo en contra mía, porque les mando un grupito a fomentar desórdenes y con este pretexto les suspendo el otro revocatorio hasta la eternidad. Maduro los tiene engrillados, asegurándose así que no llamen al pueblo a la calle para sacarlo del poder. Los de la MUD-AN son presos de su propia torpeza.
Si en pocos días la MUD-AN no se ha quitado los grillos que le puso Maduro y no ha salido del títere de Cuba apelando al pueblo en la calle, entonces contra ella, al igual que contra Maduro y toda la clase política, se rebelará un pueblo que no aguanta más el hambre, la muerte por mengua, el azote de la delincuencia, la corrupción y la sinvergüenzura. Será el revolcatorio.
Está corriendo el preaviso.


Liberación Nacional y No-Reelección (177)


miércoles, 27 de julio de 2016

La Gobernadora de Falcón admite tácitamente que Maduro es un impostor


Leamos primero la noticia: “Le tenemos una sorpresa, le dijo la gobernadora (de Falcón) Stella Lugo al presidente Nicolás Maduro. Ella se encontraba en el Museo Alberto Henríquez, antigua Casa Senior - un sitio de oración judía sefardí – en la ciudad de Coro, en compañía del rabino Samuel Garzón, de la Asociación Israelita de Venezuela. La sorpresa era una foto y un documento describiendo la vida de un ancestro, Salomón Levy Maduro Vaz, judío sefardí y dentista que nació y murió en Coro. Viendo la foto, la gobernadora le comentó: “Bueno, aquí está Presidente. Yo creo que se parece mucho a usted”. Pero Maduro no habló del ancestro. “Ahí está esa foto, de estos Maduro que llegaron por la vía de Holanda, luego de Curazao, y que pasaron por Coro a formar parte de nuestra Venezuela”. Termina la nota así:  “Salomón Levy Maduro Vaz fue un dentista judío que nació en Coro el 23 de octubre de 1873, en el hogar conformado por Don David L. Maduro y Doña Betsy Vaz de Maduro, una familia de origen holandés establecida en Coro pero con firmes raíces unidas a la historia de otras comunidades como es el caso de la isla de Curazao... donde emprendieron la creación del Banco Maduro y Curiel hasta el día de hoy. Salomón Levy Maduro Vaz fue licenciado en dentistería... con seis descendientes, entre ellos Ángel y Armando, quienes también se ocuparon de la misma profesión que su padre. Salomón Levy Maduro Vaz estudió primaria en Curazao, bachillerato en Coro y estudios universitarios en Caracas... trabajó como dentista por 54 años. Y fue un firme seguidor de la tradición familiar judía y de la Ley de Moisés hasta su muerte.”
Creyendo hacerle un favor a Nicolás Maduro la gobernadora lo ha confirmado como impostor. Veamos porqué: 1) Ha confirmado lo que hemos dicho: los Maduro de Coro eran judíos sefardíes, practicantes de su religión. Todos su hijos tuvieron nombres judíos: David, Salomón, etc. A ninguno le pusieron el nombre cristiano de Jesús. No se concibe entonces que descienda de ellos el padre de Maduro de nombre Jesús Nicolás. El que sostenga lo contrario que lo pruebe con la partida de nacimiento. 2) Eran de origen curazoleño, donde tenían familia rica, por lo cual iban a Curazao a estudiar o completar sus estudios. Nunca a Colombia, donde además tropezarían con un factor adverso: el dominio de la Iglesia Católica que era tanta que todavía en el siglo XX el registro de nacimiento, matrimonio y defunción era eclesiástico. Entonces el Jesús Nicolás Maduro García que estudió primaria y bachillerato hasta obtener el título de bachiller en 1947 en un colegio de Ocaña, Departamento Norte de Santander, Colombia, no puede ser de los Maduro de Coro. El que sostenga lo contrario que lo pruebe contrastando la partida de nacimiento y el título. 3) Precisamente por no ser de los Maduro de Coro el estudiante Jesús Nicolás Maduro García no portaba cédula ni pasaporte venezolanos, ni necesitó visa para residir en Colombia. El que sostenga lo contrario que lo pruebe con el título de bachiller donde debe constar el documento de identidad venezolano. 4) Por no ser de los Maduro de Coro, judíos sefardíes, contrajo matrimonio eclesiástico por el rito católico en una iglesia de Bogotá. No consta que lo haya hecho por los dos ritos. El que sostenga lo contrario que lo pruebe. 5) Por no ser de los Maduro de Coro, judíos sefardíes practicantes, el padre no educó a su hijo Nicolás en el judaísmo, lo cual  por ser un hecho público y notorio no necesita prueba. 6) Por no ser de los Maduro de Coro su padre no lo relacionó con la familia en Curazao, que le hubiese ayudado a formarse estudiando una carrera y hacerse comerciante o banquero. Los judíos no abandonan a sus hijos, sino los educan en la tradición familiar.
Señora Gobernadora: le agradecemos el favor de haber confesado tácitamente que no ha conseguido en el Registro Civil del Estado Falcón la partida de nacimiento del señor Jesús Nicolás Maduro García, el que suponemos padre de Nicolás Maduro Moros, por la cual debemos concluir que es total y absolutamente falso que el señor Jesús Nicolás Maduro García nació en Falcón (Coro, Cumarebo y Sabana Larga, según él mismo dijo contradiciéndose) y presumir que el graduado de bachiller en Ocaña en 1947 y casado en Bogotá con la señora Moros era un ciudadano colombiano.
Por consiguiente, Nicolás Maduro Moros es colombiano de nacimiento por filiación paterna y materna, y por tanto un impostor que oculta su origen. El que sostenga lo contrario que lo pruebe.


REFLEXIONES 97-1                       27-07-16