sábado, 20 de mayo de 2017

Pasemos también a la segunda fase del PLAN INDEPENDENCIA Y DEMOCRACIA


Que consiste en dar el CONTRAGOLPE CONSTITUCIONAL
----------------------------------------------------------------------
La narcotiranía ha anunciado que pasa a la segunda fase de su PLAN ZAMORA. Significa que la primera fase, de contención criminal del pueblo en la calle, ha fracasado. Estamos ganando. Ha quedado derrotada en esta fase la “cúpula prodrida” de la FANB. Se lo debemos a la vanguardia constituida por los tachirenses, valencianos y mirandinos de Los Teques y San Antonio, quienes han llevado el peso de la lucha. Honor a ellos. Esperamos ahora que las demás regiones, sobre todo Caracas, hagan su tarea, con acciones efectivas, exclamando a imitación del jefe de la caballería patriota en la batalla de Pantano de Vargas: “todavía Rondón no ha peleado.”
La derrota política de la narcotiranía comunista en la primera fase de la batalla decisiva por América Latina, como la ha llamado Raúl Castro, se comprueba por lo siguiente: 1) El pueblo ha vuelto a la calle por su cuenta, obligando a la MUD a abandonar su estrategia totalmente equivocada de salida electoral. La salida está en la calle. Han quedado neutralizados, esperemos que para siempre, los “comeflores” y los “colaboracionistas.” 2) El pueblo venezolano ya tiene claro que estamos bajo una narcotiranía criminal, ejercida por un gobierno títere de Cuba. Perdió sentido la frase: “salvemos la democracia”, puesto que no existe. Lo que está planteado es salir de Maduro para tener democracia otra vez. 3) La opinión pública mundial condena a Maduro y su narco-tiranía comunista, teniéndola por criminal que practica el terrorismo de Estado. Es el mayor éxito, que nos asegura apoyo en el desenlace. 4) Los gobiernos democráticos están de acuerdo en hacer algo por el pueblo venezolano, incluyendo la aplicación de la Carta Democrática.
A la segunda fase del PLAN ZAMORA (nombre apropiado para un plan criminal valiéndose de bandoleros o paramilitares, como lo hizo él con tanta crueldad que los decentes del federalismo lo mataron de un tiro en la cabeza, el cual todavía no se sabe quien lo disparó: será por venganza tardía que los francotiradores zamoranos matan a los jóvenes demócratas disparando a la cabeza?), se debería responder con la segunda fase del PLAN INDEPENDENCIA Y DEMOCRACIA, con el cual distinguiremos por nuestra cuenta el que debería existir. Esta segunda fase sería el CONTRAGOLPE CONSTITUCIONAL que ordena el Art. 333 de la Constitución a civiles y militares, investidos o no de autoridad.
El CONTRAGOLPE CONSTITUCIONAL sería la respuesta a la ruptura del orden constitucional a consecuencia del AUTOGOLPE dado por Maduro. Lo daría la AN así: 1) Reincorpora a los diputados por Amazonas para completar 115. Como sin ellos se la considera igual en desacato, que lo sea con ellos adentro. 2) Con  o sinmayoría calificada, procede a remover al Vice Aissami por coautor del autogolpe de Maduro; 3) A continuación procede a proveer la vacante por falta absoluta de Maduro desde el 9E cuando se la declaró, designando al Encargado de la Presidencia de la República; 4) Establece al elegirlo si el Encargado de la Presidencia lo será hasta que se celebre la elección presidencial dentro de los 30 días siguientes o hasta completar el período el 10 de enero 2019, definiendo así al gobierno de transición.
El CONTRAGOLPE CONSTITUCIONAL lo completaría el pueblo en la calle donde millones de personas permanecerían hasta que Maduro entregue el cargo y asuma el Encargado de la Presidencia. Todo el país se lanzaría a la calle en cumplimiento del deber que nos impone a todos el Art. 333 de la Constitución de colaborar para el restablecimiento de su vigencia efectiva. Y en tal circunstancia la comunidad internacional nos apoyaría.
¿Y los militares? Debería hacerse lo que hicieron los viejos políticos: garantizarles a los que participen activamente en el CONTRAGOLPE CONSTITUCIONAL el perdón por el arrepentimiento demostrado con esta acción suya, si acaso estuvieren incursos en un delito que no sea de lesa humanidad o de narcotráfico. Sólo así precipitaremos el fin de la tiranía y aseguraremos la estabilidad del gobierno de transición, tal como sucedió en 1958.


LIBERACIÓN NACIONAL Y NO-REELECCIÓN (214)  


@petitdacosta

   

sábado, 13 de mayo de 2017

ABIERTA LA OPORTUNIDAD DE LAVARSE LA CARA


Tanto para los militares como para los políticos que la tengan sucia
----------------------------------------------------------------------

Si están dadas todas las condiciones objetivas y algunas de las subjetivas para la rebelión popular, porqué han pasado más de 30 días de iniciada sin que se haya producido el desenlace con la caída de la tiranía? Es la pregunta que algunos me hacen buscando una explicación de quien participó activamente en la resistencia clandestina contra la anterior tiranía, gestora de la rebelión cívico-militar que culminó el 23 de enero de 1958. He aquí mi respuesta.
Ante todo hago esta afirmación: estamos ganando desde que tomamos la calle, porque la salida está en la calle. La situación de la tiranía es insostenible. El país se le ha tornado ingobernable. Y, por otra parte, su imagen internacional anda por el suelo. Es unánime la condena de los pueblos del mundo y de los gobiernos democráticos. Esto quiere decir que la tiranía no tiene posibilidad alguna de mantenerse. Sus bases están socavadas. Esto representa un éxito mayúsculo. En 1958 no teníamos a nuestro favor las condiciones objetivas (había una economía sana, con una moneda estable, sin escasez ni inflación, gozábamos de seguridad absoluta, lo único que nos faltaba era libertad y democracia). Pero sí teníamos la única condición subjetiva de la que carecemos ahora: líderes audaces que encarnen el sentimiento popular.
Entonces, repitamos la pregunta, si sólo carecemos de esta condición subjetiva, porqué ha demorado tanto la caída de la tiranía? Respuesta: No estamos luchando contra Maduro nada más. Maduro no es Maduro. Es Cuba. Nos fue impuesto por Cuba, después de la traición de Chávez. Estamos luchando contra Cuba. Se trata de una segunda guerra de independencia. Pero esta vez una guerra asimétrica: ellos armados hasta los dientes y nosotros desarmados. Y detrás de Cuba está la Internacional Narco-Comunista de América. Algo inimaginable para Marx y Lenin: un comunismo narcotraficante que, en lugar de  dictadura del proletariado, es narco-tiranía militar contra el proletariado. Es un comunismo insólito en la historia: el narco-comunismo de la cúpula militar al servicio de Cuba. Y la Internacional Narco-Comunista, bajo la jefatura de Cuba, consciente de que sólo la cúpula militar es narco-comunista, ha añadido otra herejía al comunismo: darle como base popular el lumpem-proletariado formado por vagos y maleantes, convirtiéndolo en narco-tiranía de la delincuencia organizada como banda criminal. Un engendro contra-natura, transformado en monstruo diabólico desde el momento en que ha pactado con el terrorismo islámico aliándose para atentar contra Estados Unidos y ha invitado a Rusia a establecer una base militar en el territorio nacional con el mismo fin. No estamos bajo una tiranía militar tradicional, sino bajo el Gobierno del Mal que ha reunido a todos los demonios que andaban sueltos. Y, sin embargo, los estamos derrotando.
Falta ahora suplir la ausencia de un liderazgo sólido, nuestra única debilidad. Hasta aquí hemos llegado porque los políticos han sido arrastrados por la gente. Le toca a ellos dar un paso audaz: elegir en la AN, después de remover al Vice, a un Presidente Encargado que supla la falta absoluta de Maduro, declarada el 9 de enero, hasta tanto se celebre la elección por voto popular del que deba completar el período hasta 2019. Al dar este paso provocarán una definición en la FAN, la cual a su vez provocará la definición de la OEA a favor de la aplicación de la Carta Democrática precisamente para que, bajo su supervisión, se efectúe la elección del titular de la presidencia hasta 2019, el que presidiría el gobierno de transición.  Con el fin de que se haga así, los políticos deben solicitar el apoyo de los militares decentes, que los hay. Es la oportunidad de lavarse la cara los políticos que la tengan sucia de colaboracionismo.
Pero si los políticos se abstienen de dar este paso, quedando con su cara sucia, entonces los militares decentes deberían asumir el liderazgo del país activando el procedimiento de la sucesión presidencial a que los obliga el Art. 333 de la Constitución, declarada como ha sido la falta absoluta de Maduro y, en consecuencia, su ilegitimidad por haber roto el orden constitucional.  Y el pueblo apoyará y aplaudirá con entusiasmo desbordante a los militares que den este paso audaz, con el cual se lavará la cara bien lavada el que la tenga sucia.
La historia enseña que el pueblo ve limpia la cara del que lo salva de la tiranía. Vale igual para militares y civiles.
@petitdacosta


LIBERACIÓN NACIONAL Y NO-REELECCIÓN (213)


domingo, 7 de mayo de 2017

AUDACIA Y MÁS AUDACIA PARA LA VICTORIA


El objetivo inmediato es salir de Maduro como sea, en unión cívico-militar, porque sólo saliendo de Maduro podremos vivir bien, en prosperidad y bienestar
----------------------------------------------------------------------

Tengamos siempre presente que en Venezuela se está librando la batalla decisiva por América Latina. Enfrente tenemos al Foro de Sao Paulo (Internacional Narco-Comunista de América), cuyo jefe es Raúl Castro, que ha sucedido a su hermano Fidel, quien instauró la monarquía comunista cubana dándole al nepotismo forma de sucesión dinástica. Esta monarquía comunista instaló aquí un gobierno títere, presidido por su monigote Maduro, al cual sostiene políticamente la “cúpula podrida” de la FANB (no hay dictadura del proletariado sino una narcotiranía militar) y financieramente el oro negro (petróleo), el oro blanco (cocaína) y ahora el oro azul (coltrán), cuyo negocio tributa a Cuba, aunque explotados, el negro y el azul, por China y Rusia. En consecuencia, el resultado de la batalla excede el ámbito nacional, no sólo porque sería desastrosa por sus efectos para la Internacional Narco-Comunista por la previsible caída de todos sus enclaves, sino porque destrozaría los planes ruso-chinos de instalarse en América, incluso con bases militares, y los colaterales del terrorismo islámico, amenazando a Estados Unidos e involucrándonos en una guerra mundial. En consecuencia, la batalla que se libra aquí es de dimensión planetaria. No obstante, los dos gobiernos anteriores de Estados Unidos (Bush y Obama) no lo entendieron así y dejaron solos al pueblo venezolano. Ojalá los asesores de Trump le hagan ver lo que está en juego incluso para la seguridad nacional de su país.
Para desgracia del pueblo venezolano en esta batalla de dimensión planetaria no ha contado con líderes, sino con “apparatchik”, burócratas de partido. Precisamente por ello se perdieron tres oportunidades para librarnos del dominio cubano y recuperar la independencia política y económica. Fueron en 2013 cuando Capriles renunció a la presidencia por temor a ver sangre en la calle; en 2014 cuando, por celos políticos de unos y colaboracionismo de otros, dejaron solos a los tres de LA SALIDA (López, Ledezma y Machado), alegando que la salida debia ser pacífica y electoral; y en 2016 cuando se abstuvieron de tomar contra la  tiranía las decisiones que debían haber tomado apenas instalada la AN. Fracasada la AN el pueblo ha tomado la calle, obligándolos a seguirlo. Como siempre desde la independencia, la juventud heroica está en la vanguardia haciendo el mayor sacrificio. Ha entrado en escena la Generación de 2017, sucesora de la Generación de 1810, de 1928 y de 1958. Honor a los valientes jóvenes entregados a la lucha. A ellos les debemos que estemos ganando la batalla al lograr, en esta primera etapa, la desestabilización de la tiranía, cuya situación es insostenible, y su condena internacional unánime.
Toca ahora alcanzar la victoria. Y como dicen los clásicos de la política y de la guerra: “la victoria puede ser creada.” En este caso cabe aplicar el consejo de Dantón: “audacia y más audacia.” Audacia en el objetivo: salir de Maduro. Pero darle a este objetivo político un valor de recompensa económico-social: salir de Maduro para vivir bien, para que tengamos prosperidad y bienestar. Sólo saliendo de Maduro viviremos bien. Y darle a este objetivo un sentido de supervivencia: “colócalos en una situación de posible exterminio, y entonces lucharán para vivir. Ponles en peligro de muerte, y entonces sobrevivirán. Cuando las tropas afrontan peligros, son capaces de luchar para obtener la victoria (Sun Tzu).”
Audacia en el contra-ataque: 1) Desconocer la autoridad de Maduro por haberse declarado su falta absoluta; 2) Remover el Vice por estar incurso en el autogolpe; y 3) Encargar de la presidencia al Presidente de la AN o a quien ella elija, hasta que sea electo en 30 días el que va a ejercer el cargo hasta 2019. Haciéndolo así obligan a los militares a definirse y, mejor aún, a que la OEA, concientizada de la dimensión planetaria de nuestra batalla, aplique la Carta Democrática forzando una elección presidencial libre y justa.
En mi opinión Maduro, con su propuesta de Constituyente, nos ha hecho el favor de obligar a la AN a pelear por su supervivencia. Ya no es sólo la de Venezuela sino la suya personal.

@petitdacosta   


LIBERACIÓN NACIONAL Y NO-REELECCIÓN (212)


domingo, 30 de abril de 2017

DESOBEDIENCIA CIVIL DE CALLE Y CONTRAGOLPE CONSTITUCIONAL


En la calle estamos ganando la batalla, falta sólo para la victoria definitiva subir la apuesta y dar el contragolpe constitucional que ordena el 333 de la Constitución
-------------------------------------------------------------------------
Le estamos ganando a Cuba y su títere Maduro la batalla decisiva, no sólo para Venezuela sino para América Latina, desde el día en que el pueblo tomó la calle. Ha quedado demostrado que “la salida está en la calle”. Y que perdimos tres años con la bobería de la “salida pacífica y electoral.”
Probado que la calle es nuestro escenario favorable para ganar la batalla, no podemos abandonarla. Hay que permanecer en ella, porque será en ella donde alcanzaremos la victoria definitiva. No hay alternativa a la calle. No caigamos en las celadas colaboracionistas como las elecciones regionales. Los caídos en las calles no lo han hecho para que los políticos sean gobernadores y alcaldes, se sigan llenando mientras el pueblo pasa hambre y muere de mengua. La gente ha puesto los muertos por Venezuela, por su bienestar personal y el futuro de sus hijos, lo que requiere un cambio político y de sistema que comenzará si Maduro entrega ya el cargo que usurpa desde el 9 de enero. La gente no se sacrifica por los políticos. Se sacrifica por Venezuela, donde vive y se propone seguir viviendo, y por su familia.
Ahora le toca a los políticos lavarse la cara de colaboracionistas, interesados en cargos para disfrute personal, dando el contragolpe constitucional que les ordena el Art. 333 de la Constitución. Roto el orden constitucional, como lo declaró la AN en octubre acusando a Maduro de auto-golpe, en el cual reincidió con las sentencias 155/156 del TSJ, procede actuar de este modo: “En tal eventualidad, todo ciudadano investido o no de autoridad, tendrá el deber de colaborar en el restablecimiento de su efectiva vigencia”.
¿Cómo se restablece la vigencia efectiva de la Constitución?
Ante todo removiendo de sus cargos a los golpistas sin fórmula de juicio. Es absurdo atenerse a una constitucionalidad inexistente. Si no existe orden constitucional, todas las medidas que se tomen son de excepción precisamente para restablecerlo. Y cuando se haya restablecido el orden constitucional, será cuando rija para los actos sucesivos.
En el caso de Maduro no hace falta removerlo porque el 9 de enero la AN declaró su falta absoluta por abandono del cargo. A partir de esta fecha la presidencia está acéfala o vacante constitucionamente, siendo Maduro un usurpador. Le correspondería al Vice ejercerla. Para impedirlo la AN debe removerlo conforme al 333 por haber participado en el autogolpe de Maduro. No es la remoción por causas administrativas, sino por haber participado en la ruptura del orden constitucional. Aquí repito: para restablecer la vigencia de la Constitución no hay procedimiento establecido. El fin justifica los medios.
Removido el Vice, a quién corresponde asumir la presidencia interinamente hasta tanto se celebre la elección presidencial prevista en 30 días? Es la oportunidad para que Julio Borges se lave la cara de colaboracionista que tiene con fundada razón. Es su chance de ser presidente así sea por 30 días. ¿Se atreverá a dar el contragolpe constitucional que lo beneficiaría de este modo? Yo no lo creo, visto sus antecedentes, pero ya sabemos que en la lucha por el poder rige el proverbio: “a las puertas del cielo, primero yo que mi padre.” ¿Propondría a otro? Menos lo creo, porque le sobra ambición. Hasta su partido es su propiedad privada.
Al dar el contragolpe constitucional (que afectaría también al TSJ y por consiguiente al CNE), la AN recibiría el apoyo masivo y entusiasta del pueblo venezolano volcado a la calle en todas las ciudades y pueblos y provocaría sin más demora la aplicación de la Carta Democrática de América ante la existencia de dos gobiernos paralelos, colocándonos los demócratas en la posición más ventajosa para que la salida de la situación sea la reinstitucionalización del país comenzando por la elección de un nuevo presidente.
Si los políticos no se atreven a dar el contragolpe constitucional, perderán definitivamente el autobús que conduce al poder. Lo conducirán otros hacia la estación
Larrazábal II aprovechando que el pasaje llamado pueblo en la calle sólo acepta como destino la salida de Maduro como sea.
 @petitdacosta

Liberación Nacional y No-Reeleción (211)




domingo, 16 de abril de 2017

Iniciada la DESOBEDIENCIA CIVIL ACTIVA convertirla en MASIVA


Para provocar la salida de Maduro con la Operación Larrazábal II
----------------------------------------------------------------
Escribo el miércoles santo, día del Nazareno. Lo advierto por si acaso se produce el desenlace esperado antes del sábado cuando esta columna saldrá publicada.
Raúl Castro como jefe del Foro de Sao Paulo (Internacional Narco-Comunista de América), reunió de urgencia en La Habana a su Estado Mayor llamado ALBA en vista de que está perdiendo la batalla decisiva para América Latina que se libra en Venezuela. Allí acordaron el contra-ataque creyendo, como Hitler en las Ardenas, que pueden cambiar el curso de los acontecimientos estando en franco retroceso. Ya no es posible por estas razones: 1) La tiranía del gobierno títere es inviable porque está agotada económica, social y políticamente. No tiene cómo recuperar la economía, porque carece de recursos y se vencen cuotas  gravosas de la deuda externa ilegítimamente contraída. Al hundirse en el colapso aumenta el empobrecimiento general, con escasez e hiperinflación, lo que lleva a la gente a la desesperación por hambre, prefiriendo la rebelión a la muerte por mengua. Nadie espera nada de la tiranía. Cunde la desesperanza. Ninguno del gobierno títere ilusiona. 2) La situación de Maduro es insostenible. Nadie lo quiere, ni los chavistas. La gente ha iniciado espontáneamente un proceso de desobediencia civil activa que se irá contagiando hasta hacerse masiva. La represión con bandas criminales sólo conduce a un fin sangriento: el que siembra odio consecha venganza. Imposible estabilizar la situación. Ni siquiera con elecciones regionales que sólo favorecería a los políticos, quienes seguirían llenándose pero no resuelve el problema del país y sobre todo de la gente.
A Maduro lo han sostenido hasta ahora Cuba y sobre todo la FANB, porque el sometimiento a Cuba depende exclusivamente de la FANB. Ya sabemos que siempre ha habido diferencias entre la aristocracia militar, constituida por el Alto Mando, y la mesocracia militar, formada por los cuadros medios con mando de tropa. Ambos, aristocracia y mesocracia, tienen que tomar una decisión en las actuales circunstancias visto que esta situación no puede prolongarse porque terminará con lo que queda de la República. Hay dos precedentes en la historia de Venezuela que sirven de referencia, de los cuales me sirvo para decir que las opciones militares son la Operación Larrazábal II a cargo de la mesocracia militar o la Operación López Contreras II a ejecutar por el Alto Mando. Las resumo comenzando por la última. 1) López Contreras fue gomecista hasta la muerte de Gómez, quien lo escogió por ello para sucederlo. Al sucederlo se dio cuenta, cuando el pueblo tomó la calle, que era inviable continuar la tiranía. Entonces inició la transición desde adentro: liquidó al gomecismo duro, llegando al extremo de la muerte del cabecilla de esta corriente; dio libertad a todos los presos políticos y permitió el regreso de los exiliados; redujo el período presidencial a cinco años y restableció la no-reelección inmediata. A esta salida se la conoce como transición. 2) Larrazábal acompañó a Pérez Jiménez en los golpes del 45, 48 y 52. Estuvo con la dictadura llegando a ser el Comandante General de la Marina. Pero cuando la situación del régimen se hizo insostenible aceptó la invitación que le hicieron los cuadros medios militares de derrocar al dictador y presidir la Junta de Gobierno desde el 23 de enero de 1958. Esta salida fue rupturista en lo político, pero transicional en lo militar. Su éxito se mide porque nos dio 40 años de democracia.
A los militares les toca decidirse por una de estas dos opciones. Y a nosotros los civiles nos toca inclinar la balanza por la Operación Larrazábal II, por lo cual debemos darle un Comando Estratégico a la DESOBEDIENCIA CIVIL ACTIVA para convertirla en MASIVA y así tengamos otro 23 de enero.
@petitdacosta

LIBERACIÓN NACIONAL Y NO-REELECCIÓN (210)


sábado, 8 de abril de 2017

La salida está en la calle dentro de una estrategia de desobediencia civil

Cada uno asuma el liderazgo de su entorno preparándose para la activación progresiva de la desobediencia masiva
-------------------------------------------------------------------------
En la batalla decisiva por América Latina, que se libra en Venezuela, las fuerzas democráticas han tomado ventaja. La narco-tiranía comunista ejercida por el gobierno títere está arrinconada. 1) No tiene apoyo internacional. Todos los países democráticos la condenan. La opinión pública mundial la rechaza. 2) No tiene apoyo popular. El pueblo está en contra suya por el colapso de la economía y la hiperinflación causante del empobrecimiento general. 3) Carece de legitimidad. Está vigente el acuerdo de la AN fechado en octubre del año pasado que declaró roto el orden constitucional, lo que obliga a todos los ciudadanos, civiles y militares, investidos o no de autoridad, a restablecer su vigencia comenzando por desconocer la autoridad de Maduro. 4) La presidencia está constitucionalmente acéfala o vacante desde el 9 de enero cuando la AN declaró a Maduro en falta absoluta por abandono del cargo, convirtiéndose desde entonces en usurpador. Y lo seguirá siendo hasta que entregue el cargo a quien designe la AN para que lo ejerze durante 30 días, que es el lapso fijado por la Constitución para la elección del que deba ejercerlo hasta el 10 de enero 2019 cuando vencerá el período presidencial en curso. 5) También están acéfalos o vacantes los cargos ocupados por magistrados principales y suplentes del TSJ cuyos nombramientos fueron revocados por la AN el año pasado, teniéndoseles desde entonces como usurpadores. 6) La Iglesia Católica, poder fáctico, se ha definido contra la tiranía, y en forma categórica ha llamado a la lucha.
Al gobierno títere de Cuba, presidido por Maduro, sólo le queda de sostén el Alto Mando Militar, el poder fáctico armado. Pero el Alto Mando Militar es apenas la aristocracia de la FAN. Y las rebeliones de 1945 y 1958 demostraron el divorcio que suele existir entre esta aristocracia y la que podríamos llamar mesocracia militar, que son los cuadros medios con mando de tropa. En las actuales circunstancias falta únicamente que la mesocracia militar se sume a las fuerzas democráticas para ganar la batalla decisiva.
El modo de lograr su incorporación, como se demostró en 1958, es adoptar la estrategia de la desobediencia civil activa y masiva, para cuya dirección conviene constiuir un comando estratégico integrado por los partidos de LA SALIDA y la sociedad civil. Hablo de los partidos de LA SALIDA porque son los probados no-colaboracionistas. Proclives a esta alianza veía hasta ahora a María Corina Machado y VV, junto con Antonio Ledezma y su ABP. Celebro ahora ver en esta misma línea al VP de Leopoldo López. Es lo que deduzco de las últimas declaraciones Freddy Guevara. Faltaría formalizar la alianza con la sociedad civil representada por los asociaciones de independientes que ya existen nacionalmente y en estados, municipios y parroquias. Lo que uniría a todos es la consigna simple: LA SALIDA ESTÁ EN LA CALLE, pero la calle como expresión de la DESOBEDIENCIA CIVIL ACTIVA Y MASIVA, adaptada a una estrategia de combate cuyo fin sea definir victoriosamente la batalla decisiva con la alianza cívico-militar.
En una tiranía no se pueden dar instrucciones ni de estrategia ni de organización por los medios de comunicación social. En una tiranía la resistencia debe ser clandestina, las intrucciones secretas y las movilizaciones sorpresivas. Adelanto únicamente que el enemigo no está preparado para la guerra de movimientos al estilo popular. Sus fuerzas se manejan al estilo clásico: actúan como en las batallas del siglo XIX. No actuemos nosotros del mismo modo. Estudien ustedes las estrategias que aplicamos los del 58 contra la anterior tiranía y las aplicadas después por la primavera árabe y antes por Toledo en Perú. Ahí encuentran la guía para el presente. 
Y, por último, asuma cada uno el liderazgo de su entorno (familia, vecinos, colegas, compañeros) y espere el llamado.


LIBERACIÓN NACIONAL Y NO-REELECCIÓN (209)

@petitdacosta




domingo, 26 de marzo de 2017

FORMEMOS EL COMANDO ESTRATÉGICO PARA LA BATALLA DECISIVA



Es la tarea urgente de la sociedad civil para forzar la transición a la democracia con la DESOBEDIENCIA CIVIL ACTIVA Y MASIVA, cuyas primeras manifestaciones ya se han dado espontáneamente en las protestas por el pan
----------------------------------------------------------------------

Ha comenzado a librarse en Venezuela la batalla decisiva por América Latina, como la ha llamado acertadamente Raúl Castro, el Rey de Cubazuela y Comandante en Jefe de sus ejércitos. Ha comenzado en el frente externo, con el cañonazo disparado por el secretario general de la OEA, doctor Luis Almagro, al presentar un informe demoledor que concluye proponiendo la suspensión del gobierno ilegítimo de Venezuela como miembro de la OEA, en aplicación del Art. 21 de la Carta Democrática Interamericana, si no celebra elecciones generales para renovar todos los poderes públicos en el plazo de 30 días.
Advertida Cuba, por su servicio de inteligencia, de que la batalla decisiva se iniciaría de este modo en el frente externo, se trasladó Raúl Castro a nuestro país para instruir a su ejército, el cual forman el gobierno títere y los colaboracionistas o quintacolumnas disfrazados de oposición. Con ellos ha logrado amortiguar por ahora el cañonazo de Almagro, porque la MUD-AN lo apoya sólo para la aplicación del Art. 20, etapa previa que ya está agotada: “interponer los buenos oficios para la normalización democrática”. El que ha asumido la jefatura de los colaboracionistas o quinta-columnas, Manuel Rosales, ha criticado el informe de Almagro, demostrando el papel asqueroso asumido. Sus diputados, que son propiedad suya porque UNT no es un partido sino su hacienda política que maneja como su negocio particular, no asistieron a la sesión, repitiendo lo hecho cuando fue a elegirse el CNE. Tampoco han estado los de AD, hacienda de Ramos Allup adquirida por usucapión. Son partidos colaboracionistas que integran la casta política gobernante: sólo quieren alcaldías y gobernaciones, donde medran y hacen negocios desde hace 18 años, mientras el pueblo pasa hambre. Con su actitud han demostrado que son peones de Cuba, a la cual sirven debilitando a las fuerzas patrióticas y democráticas precisamente en este momento cuando se inicia la batalla decisiva. Colaborar con Cuba y su gobierno títere para que el Informe Almagro no surta los efectos deseados en la batalla decisiva es alta traición. La más asquerosa alta traición, que merece el mayor desprecio. Y como tales deben ser tratados.
Emplazamos por última vez a los partidos de LA SALIDA a diferenciarse de estos colaboracionistas-quintacolumnas y abrirse a la unión con los independientes radicales. Tenemos para esta batalla decisiva la ventaja de que están dadas todas las condiciones objetivas (socio-económicas) para la rebelión popular. Sólo falta una chispa para que estalle. Tenemos para la batalla decisiva todas las ventajas político-constitucionales: en octubre la propia MUD-AN declaró roto el orden constitucional por el Golpe de Estado (autogolpe) dado por Maduro acompañado por el TSJ y luego en el mismo mes declaró la falta absoluta de Maduro por abandono del cargo, quedando acéfalo o vacante el de Presidente de la República desde el 9 de enero pasado. Y por este motivo Venezuela está sin gobierno legítimo, causa suficiente para la suspensión en la OEA (Art. 21). Entonces lo que procede es celebrar la elección presidencial para elegir al presidente de transición que completará el período hasta 2019, lo que está pendiente desde la declaración de falta absoluta. Y esta elección presidencial debe efectuarse antes de las elecciones regionales, hasta por la brevedad del lapso (30 días) o cuando menos simultáneamente (por eso Almagro habla correctamente de elecciones generales en 30 días). Y no al revés como pretenden los enchufados reyezuelos colaboracionistas-quintacolumnas. Finalmente tenemos la ventaja de la impopularidad de Maduro y su gobierno títere, al cual no quieren ni los chavistas. Todo está a nuestro favor.
La única desventaja nuestra es que no tenemos un comando estratégico como lo  tiene el enemigo, por lo cual estamos expuestos a la labor de zapa de la quintacolumna de colaboracionistas. Formarlo es nuestra tarea inmediata y urgente, que se facilitará si los partidos de LA SALIDA se diferencian de los traicioneros colaboracionistas-quintacolumnas, porque si no lo hacen, señores de VP, correrán su misma suerte.
De todos modos los independientes hemos decidido tomar la iniciativa de formar el comando de la sociedad civil para la batalla decisiva, que fuerce la transición a la democracia mediante la DESOBEDIENCIA CIVIL ACTIVA Y MASIVA, cuyos primeros pasos los ha dado espontáneamente el pueblo con las protestas por el pan.
@petitdacosta

LIBERACIÓN NACIONAL Y NO-REELECCIÓN (208)