domingo, 21 de enero de 2018

NADA MENOS QUE TODO UN HOMBRE BAJO LA SOTANA


*Es lo que han demostrado ser los Obispos, cuyo último gesto de valentía por ahora lo ha dado el de Yaracuy
Ante el vacío de liderazgo de la fuerza del Bien por la traición de la MUD, que cayó bajo el control de los colaboracionistas, aliados del Mal representado por la narcotiranía comunista de la delincuencia organizada servil a Cuba, los Obispos han asumido plenamente el rol de pastor que les impone la doctrina cristiana. Lo vienen haciendo desde hace tiempo sin que su prédica se convierta en acción política por la inexistencia de un partido demócrata-cristiano después de la desaparición política de COPEI. Pero ha sido en este mes de enero cuando han sucedido dos acontecimientos que, por su transcendencia, han motivado la reacción violenta del títere de Cuba. Hablaré hoy del último cronológicamente, dejando al primero para la semana entrante.
En la celebración del día de la Divina Pastora, en Barquisimeto, el Obispo de Yaracuy, Mons. Víctor Hugo Basabe, pronunció una homilía que irritó a la delincuencia organizada que nos gobierna por delegación de Cuba. Tocó dos temas: la insensibilidad de la narcotiranía ante la tragedia humana que vivimos y la emigración de millones de venezolanos, principalmente jóvenes. Calculada la diáspora en dos millones, que aumentará cada día cuando uno ve los miles que hacen colas en los registros para obtener copias apostilladas de sus documentos, los cuales solicitan para irse del país. Pronto el 10% de la población estará en el extranjero. Refiriéndose a ello Mons. Basabe, hablando sin duda en nombre de todos los Obispos dijo: “No puedo dejar de sentir dolor y hacer mía la tristeza de tantas de nuestras familias venezolanas que hoy se ven tocadas por la migración de sus miembros a tierras desconocidas. Son ya millones de hermanos venezolanos, sobre todo jóvenes, los que se han marchado de nuestro país en búsqueda de de nuevos horizontes y mejores condiciones de vida para ellos y para los seres queridos que dejan en su patria….Jamás pensábamos que llegarían estos días aciagos que hoy vivimos, en los que los venezolanos serían los que tendrían que marcharse de su país, buscando ser acogidos, protegidos, promovidos e integrados en sociedades, muchas veces hostiles a su presencia.”
Entonces dijo a los que no se han ido todavía: “No son ustedes, muchachos, los que tienen que irse. Si alguien tiene que irse de Venezuela es el responsable de este desastre. Si alguien tiene que irse es el responsable de que miles de niños sufran de desnutrición severa. Si alguien tiene que irse es el responsable de que miles de venezolanos hurguen en la basura buscando un desperdicio para saciar el hambre. Si alguien tiene que irse es el responsable de la corrupción que condena a los enfermos a morir de mengua en los hospitales por falta de insumos y medicamentos. Si alguien tiene que irse de Venezuela es quien está empeñado en pisotear la dignidad de los venezolanos al pretender convertirnos en mendigos y pordioseros, dependientes sólo de las dádivas que ocasional y clientelarmente nos ofrezcan.” En resumen: es Maduro el que tiene irse, no la gente decente y menos los jóvenes. Y el único modo de que Maduro se vaya es repetir el 23 de enero, del cual vamos a conmemorar el 60° aniversario.
Terminó la homilía con una invocación a la Divina Pastora: “todo el pueblo venezolano te pide que nos libre de tantas pestes que nos afligen”. Y con una invitación: “a ustedes queridos hermanos que hoy están fuera los invito a tener presente que esta tierra los espera con los brazos abiertos. Aquí nunca serán extranjeros, aquí están sus seres queridos y, sobre todo, aquí estará Venezuela esperándoles para que juntos emprendamos la tarea de reconstrucción de nuestro país cuando esta peste que hoy nos azota sea parte del pasado.”
La respuesta del tirano fue ordenar a sus sirvientes el enjuiciamiento penal Mons. Basabe quien le respondió: “Sabía que mis palabras molestarían a quienes en el fondo de su conciencia saben que son responsables de la tragedia que vive este pueblo. No tengo miedo, señor Maduro, la cobardía no es lo mío. Allá aquéllos a quienes ni su conciencia ni la historia los perdonará.” Nada menos que todo un hombre bajo la sotana.
El problema de Maduro es que los Obispos se diferencian de los colaboracionistas demostrando que son hombres bajo la sotana. Seamos solidarios con ellos. Y la mejor solidaridad la expresaríamos llenando el vacío político de la fuerza del Bien con una ALIANZA LIBERTADORA como la que vengo proponiendo.

ALIANZA LIBERTADORA 16                                         @petitdacosta

martes, 16 de enero de 2018

EL MENSAJE DEL COMISARIO OSCAR PÉREZ


Los que en el pasado fuimos miembros de un movimiento de resistencia clandestina contra una tiranía sabemos que, para serlo, se necesita reunir dos condiciones fundamentales: idealismo y valentía. La resistencia clandestina es, ante todo, una comunidad de idealistas, que sueñan con transformar la sociedad en que viven. Y por este ideal están dispuestos a sacrificar hasta la vida, lo que exige valentía en grado sumo. Sin idealismo no hay espíritu de sacrificio. Y sin valentía no hay disposición a jugarse hasta la vida. El idealismo sin valentía es estéril. La valentía sin idealismo es desperdicio.
No tuve la suerte de conocer y tratar al Comisario General Oscar Pérez. Pero, desde lejos, lo admiré, porque pude apreciar que era idealista y valiente. No me importan sus defectos, porque todos los humanos somos imperfectos. Lo que importa es que demostró en su corta trayectoria vital que lo movía un ideal: poner fin a la narcotiranía servil a Cuba que nos oprime, para que haya democracia y honestidad. Y que para lograrlo se jugó la vida, sin ambición de poder político y económico. Hombres como él son los más peligrosos para las tiranías. Y por serlo no podían perdonarle la vida. Lo masacraron como masacran los malvados a su antítesis que más odian: el idealista valiente.
Al despedirlo resalto su legado. Aparte de mostrarnos el camino: la resistencia clandestina, tal como se practicó en Francia durante la ocupación alemana y como la hicimos en Venezuela durante la anterior dictadura, nunca el colaboracionismo de la MUD, nos deja un mensaje claro. Este es el mensaje: hay en las fuerzas armadas, tanto militares como policiales, gente idealista y valiente como él, que están contra la narcotiranía que nos ha impuesto Cuba. No los vemos porque no tenemos ojos para ver, ni oídos para oir. Los colaboracionistas se han encargado de tapar ojos y oídos al pueblo, exclamando contra la intervención militar con el pretexto de que terminarían montando otra dictadura. Es sólo su mecanismo de defensa porque los colaboracionistas saben que si hay una rebelión cívico-militar salen Maduro y su pandilla, pero también ellos que caen en el basurero de la historia.
El mensaje del Comisario Oscar Pérez, mártir de la resistencia clandestina contra la narcotiranía, es sencillo: hay militares y policías patriotas y decentes que también están contra la narcotiranía servil a Cuba. Los destinatarios del mensaje somos nosotros, los civiles patriotas, anti-comunistas y anti-colaboracionistas.

REFLEXIONES 124                              16-01-18

lunes, 8 de enero de 2018

LA LECCIÓN DEL GENERAL LÓPEZ CONTRERAS AL GENERAL PADRINO



Como decía ayer, el primer gobierno de transición en la historia contemporánea de Venezuela fue el del General Eleazar López Contreras (1936-1941), aunque se trató en realidad de una evolución dentro del sistema (de la tiranía gomecista al liberalismo post-gomecista). Tuvo por finalidad preservar y prolongar el gobierno de la oligarquía andina, haciendo concesiones políticas ante el peligro de una rebelión. Algo semejante sería en la presente circunstancia que a Maduro lo sustituyera en la presidencia, cualquiera sea el motivo, el general Padrino, con el apoyo seguro de la AN dominada por los colaboracionistas. Y éste, con la finalidad de preservar y prolongar el dominio de la oligarquía chavista-colaboracionista (la tenaza PSUV-MUD), actualmente en peligro por la hecatombe económico-social que va camino a provocar una rebelión, decidiera tomar estas medidas: 1) Ordenar la libertad de todos los presos políticos y el regreso libre de todos los exiliados; 2) Formar gobierno con los colaboracionistas de la MUD; 3) Eliminar la reelección indefinida y también la inmediata, haciendo reformar la Constitución; y 4) Postularse como candidato de unidad (chavista-colaboracionista), para el período 2019-2025, con el pretexto de garantizar la transición pacífica.

Trasladando lo sucedido en 1936 a 2018 ésto sería lo que haría ahora un émulo de López Contreras, de quien no se esperaba que tomara aquella actitud. Era el más gomecista de los gomecistas.  Tanto que no hizo nada cuando su hijo fue detenido y torturado en 1928 acusándosele de conspirador. Y por ello Gómez lo escogió para sucesor. Por su fidelidad a Gómez pudo haber exclamado: el ejército es andino y gomecista. Como ahora dicen: socialista y chavista. Advierto: esas palabras sólo son un santo y seña de los militares para tener abierta la puerta al poder.

López Contreras actuó así porque, culto e inteligente, sabía que era el único modo de salvar a la oligarquía andina a la cual pertenecía. Lo entendió al ver las manifestaciones en la Caracas de la época. Lo aprendió después de los primeros muertos causados por su policía. Al hacer una apertura controlada logró que la oligarquía andina durara en el poder diez años más. Hasta la rebelión cívico-militar de 1945.

Si Padrino fuera inteligente sabría que para su salvación personal y de la oligarquía a la cual pertenece sólo le queda emular a López Contreras. Desde luego, sería su salvación, pero no la de Venezuela. Para el pueblo venezolano la salvación está en una transición rupturista semejante a 1958, con una junta de gobierno cívico-militar encabezada por un civil que acabe con la organización criminal que se ha apoderado del país.



GOBIERNO DE TRANSICIÓN 3        08-01-18

sábado, 6 de enero de 2018

REVENTEMOS LA TENAZA OPRESORA



Atacando desde afuera (gobierno en el exilio) y desde adentro (resistencia clandestina)

Terminamos 2017 sumidos en una hecatombe socioeconómica y humana. La economía cayó en 12-14% (una barbaridad) y la inflación pasó del 2.000%. Un caso único de hiperestanflación (recesión extrema con hiperinflación), que trae por consecuencia desempleo masivo (más del 70% entre descubierto y encubierto), desnutrición y hambruna que ha afectado primero a los trabajadores tanto desempleados como empleados (salario de hambre: US$ 6 al mes y 0.21 por día—Bs. 797.510 total  entre 123.110 precio dólar). Se ha profundizado así el proceso de destrucción material y humana del país, que no se detiene sino sigue camino a la aniquilación total. “No existe en la historia del planeta un desastre mayor que éste”, ha dicho el profesor Richard Thaler, Premio Nobel de Economía de 2017, quien nos ha emplazado a los venezolanos exclamando: “¿Será que en Venezuela no hay nadie que frene ese gran desastre que está haciendo su presidente?”
No lo ha habido hasta ahora, para vergüenza nuestra, porque todos los brotes de rebelión han sido ahogados por la oligarquía gobernante actuando como tenaza: los títeres que ejercen el gobierno delegado de Cuba y los colaboracionistas de la MUD presentándose como oposición. Entre ambos han atenazado al pueblo con la tesis leguleya de la salida electoral, que sólo ha servido para engañarlo mientras ellos se reparten cargos y presupuesto. Afortunadamente Maduro, jefe de los títeres, y la MUD colaboracionista ya no tienen pueblo. Lo perdieron. Está abierto, pues, el espacio para la rebelión cívico-militar. A los formalistas recordémosle que desde Santo Tomás de Aquino el derecho de rebelión contra la tiranía es regla moral sacrosanta, convertida luego en constitucional. Y con mayor razón si la motiva la urgencia de sobrevivir ante el peligro de muerte por hambre o desamparo sanitario (estado de necesidad). Y aún más si se cumple así el deber patriótico de restablecer la independencia, soberanía y honor nacional perdidos ante Cuba, derrocando a una narcotiranía de traidores a la patria.
Ha llegado el momento de actuar, haciéndolo en dos frentes: el de afuera y el de adentro. Repito mi sugerencia cómo organizar el de afuera (un De Gaulle con tropa). Hay dos millones de venezolanos en el extranjero, entre exiliados y refugiados. Es un ejército inactivo. Procedamos a movilizarlo. Que un grupo de exiliados solicite al TSJ legítimo que declare que la AN ha incurrido en estas omisiones constitucionales: 1) Después de declarar roto el orden constitucional el 23-10-16, no procedió a restablecer la vigencia efectiva de la Constitución como lo ordena el 333; y, 2) Después de cesar a Maduro en el cargo de presidente el 09-01-17, conforme al 233, no procedió a nombrarle sustituto, el cual asumirá en el mismo acto la función de Comandante en Jefe de la FAN, debiéndose convocar a elección presidencial dentro de los 30 días siguientes, que con este fin se le cesó antes del 10-01-17. Y que declaradas estas omisiones constitucionales, que son obvias, el TSJ le fije un plazo a la AN para subsanarlas. Si la AN no lo hace, el TSJ procede en consecuencia nombrando el Presidente en el exilio, quien con tal carácter solicitará apoyo internacional para liberar a Venezuela encabezando en este sentido la movilización de exiliados y refugiados.
Si por cualquier motivo esta vía se cierra (por obediencia del TSJ a los colaboracionistas), sugiero entonces que los 2 millones de venezolanos en el extranjero elijan un presidente en el exilio votando del mismo modo que lo hicieron en el plebiscito del 16-07-17. El presidente en el exilio (De Gaulle con tropa de exiliados y refugiados), que sería provisional hasta el restablecimiento de la democracia, tendría como tarea conseguir apoyo internacional para derrocar la narcotiranía de los traidores a la patria. Y, como tal, serviría de elemento de presión sobre la AN dominada por los colaboracionistas y sobre todo daría impulso a la movilización interna, ya que dentro del país actuaría simultáneamente una red clandestina, repitiéndose la experiencia vivida en la Francia ocupada y aquí durante la dictadura anterior: una dirección en el extranjero y una red adentro.
Ambos frentes constituirían la ALIANZA LIBERTADORA, la cual rompería la tenaza opresora que integran títeres y colaboracionistas, libertando a Venezuela de la narcotiranía comunista, servil a Cuba, causante de todas las desgracias que padece el pueblo.

@petitdacosta


ALIANZA LIBERTADORA (15)


viernes, 22 de diciembre de 2017

LAS VÍAS DE ACCESO A LA TRANSICIÓN


Tres son las vías para instalar el gobierno de transición a una nueva democracia:
1.- Por iniciativa de la MUD. Ya sabemos que todos los partidos que la integran son colaboracionistas. Ocurre, sin embargo, que la Constituyente Comunista ha ilegalizado para la elección presidencial, que es la aspiración máxima de sus directivos, a los partidos que no participaron en las elecciones municipales. Sólo pueden participar en la presidencial los partidos de los infiltrados: AP y UNT. Por consiguiente, únicamente pueden ser candidatos presidenciales los infiltrados Henry Falcón y Manuel Rosales, escogidos para servir de comparsa electoral a Maduro. Quedan sin opción Capriles y Borges (PJ), Ramos Allup (AD), Leopoldo López (VP) y Andrés Velásquez (CR). ¿Cuál debería ser la respuesta de ellos a su inhabilitación? Ordenar a sus diputados en la AN que, unidos a los diputados de Soy Venezuela (Ledezma y Machado), procedan a designar el Encargado de la Presidencia de la República en sustitución de Maduro, quien fue cesado el 09-01-17 al declararse su falta absoluta por abandono del cargo (Art. 233 CN), destituyendo previamente al Vice Aissami, con fundamento en el 333, por haber participado en el autogolpe de Maduro que rompió el orden constitucional (acuerdo 23-10-16).
Descarto que los colaboracionistas procedan de esta manera. Veamos entonces la segunda vía.
2.- Por iniciativa de los exiliados. Repito el procedimiento: I) Un grupo de exiliados solicita al TSJ en el exilio que declare que la AN ha incurrido en estas omisiones inconstitucionales: a) Haber declarado roto el orden constitucional (acuerdo 23-10-16) y no tomar de inmediato las medidas destinadas a restablecer la vigencia efectiva de la Constitución tal como lo ordena el Art. 333; y, b) Haber cesado a Maduro en el cargo mediante declaración de falta absoluta conforme al Art. 233 y no tomar las medidas conducentes a su sustitución designando al Encargado de la Presidencia de la República que ejercerá hasta la celebración de la elección presidencial, previa destitución del Vice Aissami con fundamento en el 333. II) El TSJ en el exilio declara la existencia de las omisiones constitucionales y fija un plazo a la AN para que las subsane. III) Vencido el plazo sin que la AN lo haya hecho, el TSJ las subsana designando Encargado de la Presidencia de la República a uno de los exiliados (Ledezma, Arria, etc.) que así se convertirá en Presidente en el exilio que procurará el apoyo internacional para desalojar a Maduro de Miraflores e instalarlo en el poder.
Veo que, a pesar de mi insistencia, nada se ha hecho en este sentido. Será entonces la tercera vía la que nos conducirá al objetivo.
3.- Por iniciativa militar. Al fracasar los políticos, le tocará a los militares actuar. El procedimiento es simple: I) En ejecución de los acuerdos de la AN antes mencionados, proceden a subsanar las omisiones constitucionales en que ha incurrido la AN obligando a Maduro y a Al-Aissami a entregar sus respectivos cargos; II) Para sustituir a Maduro presentan un civil a la AN para que apruebe su nombramiento; III) Posesionado el civil nombra al Vice-Presidente Ejecutivo y a todos los ministros.
A los diputados colaboracionistas les será imposible negarse porque el pueblo los presionaría rodeando el Capitolio.   
Estas son las tres vías de acceso a la transición a una nueva democracia en las circunstancias actuales. Tienen fecha de caducidad: enero 2018.

ALIANZA LIBERTADORA 14             22-12-17

sábado, 16 de diciembre de 2017

Ni Maduro ni la MUD tienen pueblo


Lo confirman tres elecciones sucesivas con abstención masiva

Una semana más de estancamiento. Y al mismo tiempo de agravamiento de la situación. No se ha producido el desenlace pero el embarazo del país entra en cualquier momento en los trabajos de parto. Ya el vientre no soporta la hinchazón. Lo engendrado ya no cabe adentro. Sale cuando menos se espera.
La situación económica es insostenible y la social insoportable. Estamos hundido en el colapso. Nos acechan el hambre y las enfermedades. La moneda se vuelve basura en las manos. Pasan los días y todo empeora. Ningún alivio. Nos agobia la rutina de la sobrevivencia. Nos estresa la desesperanza. La vida es una noria que fatiga. Un esfuerzo repetitivo sin futuro. Estamos desgastándonos como pueblo. Exhaustos en un vacío infinito.
Pero hay que tener oído aguzado para oír crecer la hierba. Y está creciendo. Desde hace tiempo están dadas todas las condiciones objetivas para la rebelión popular. Un cuadro que encaja para la aplicación del proverbio que dice: “basta una sola chispa para encender la pradera cuando la paja está seca.” Y la paja está reseca, tanto que podría arder por combustión espontánea. ¿Porqué no ha ardido? Porque ha faltado la chispa de un liderazgo que la encienda. Le ha impedido el paso las brigadas de colaboracionistas que han actuado de bomberos, que refrescan la paja echándola el agua de las elecciones. Pero sucede que se les han ido secando las fuentes.
Veamos cómo. El 30-J hubo abstención masiva del 80%, por lo menos, en la elección de la Constituyente Comunista. Confirmó que Maduro no tiene pueblo. Se vio obligado a un fraude descarado inventándose millones de fantasmas como electores. El 15-O hubo abstención masiva del 75%, por lo menos, en la elección de los gobernadores, para la cual había convocado la MUD colaboracionista. Significa que la MUD colaboracionista ya no tiene pueblo que la siga en su papel de comparsa de la narcotiranía. Para ocultarlo la MUD colaboracionista dijo que no participaría en las elecciones municipales del 10-D, pero mandó a gente suya a postularse simulando que lo hacían por su cuenta. Ocurrió que ese día hubo abstención masiva del 80%, por lo menos.  Así quedó ratificado que ni la MUD colaboracionista ni el títere Maduro tienen pueblo. Con algo singular: un pueblo hambreado no se dejó comprar con carnet de la patria ni bolsas de comida. Ni comprando votos Maduro pudo vencer la abstención masiva.
La casta política de títeres y colaboracionistas, que forma la superestructura política, no tiene pueblo. Lo que pacten es teatro sin público. Ya la MUD colaboracionista no está en capacidad de seguir siendo el bombero de la narcotiranía comunista. Estamos en el sitio exacto en que se bifurcan los caminos: el que conduce al estallido social anárquico por falta de liderazgo, provocado por una sola chispa que encienda la pradera, ó el que conduce al nacimiento laborioso de la nueva etapa histórica, provocado por un liderazgo que actúe adecuadamente ante un país cuyo embarazo está próximo a entrar en labores de parto.  Con este fin he propuesto poner en práctica la estrategia francesa ante la ocupación alemana: un De Gaulle como presidente en el exilio y una resistencia clandestina adentro. Me han convencido de que no es posible porque el TSJ en el exilio está subordinado a la MUD colaboracionista. Si fuere así, correrá su misma suerte. Todavía tiene la oportunidad de salvarse si, a solicitud de los exiliados, subsanan las omisiones constitucionales de la AN designando un Encargado de la Presidencia de la República en sustitución de Maduro cesado el 09-01-17 con fundamento en el Art. 233. Ahora con mayor desprestigio internacional por la condena a sus narco-sobrinos.
@petitdacosta

ALIANZA LIBERTADORA (13)   


sábado, 9 de diciembre de 2017

MENEAR LA MATA CON UN GOBIERNO EN EL EXILIO


Que dé motivación y banderas a la resistencia interior a ser dirigida por un gabinete en la sombra

Menear la mata en una situación estancada es regla elemental de estrategia política. Así lo ha entendido el Presidente Trump cuando ha reconocido formalmente a Jerusalén como la capital de Israel, ejecutando de este modo una ley de su país promulgada en 1995. Desde entonces habían transcurrido 22 años de vigencia ficticia. Estaba Estados Unidos ante esta opción: derogarla, demostrando miedo a los palestinos y a todos sus aliados, o hacerla cumplir desafiándolos para que se vean obligados a llegar un acuerdo con los judíos que han venido demorando desde 1948 con sucesivos pretextos.
Es lo mismo que he planteado en la actual situación estancada. Menear la mata nombrando un presidente en el exilio, acompañado desde luego por un canciller para las relaciones exteriores, y un gabinete en la sombra que dirija la resistencia clandestina. He explicado el procedimiento a seguir, pero lo repito: 1) Un grupo de exiliados políticos denuncia ante el TSJ legítimo, también en el exilio, las omisiones constitucionales en que ha incurrido la AN. La primera, desde octubre de 2016 cuando declaró roto el orden constitucional por un Golpe de Estado de Maduro (AUTOGOLPE), absteniéndose de disponer las medidas para restablecer la vigencia efectiva de la Constitución tal como lo ordena el Art. 333. La segunda, desde el 09-01-17 cuando en ejercicio de una atribución privativa suya, declaró la falta absoluta de Maduro, por abandono del cargo, absteniéndose de proveer su sustitución estando acéfalo o vacante el cargo desde entonces desde entonces. 2) El TSJ legítimo en el exilio ordena a la AN subsanar estas omisiones constitucionales, fijándole plazo. 3) Vencido el plazo, el TSJ legítimo en el exilio subsana las omisiones nombrando el Encargado de la Presidencia de la República, quien a su vez designará a los ministros.
El nombramiento de un gobierno en el exilio menearía la mata, acabando con el estancamiento actual. Si además este gobierno en el exilio anuncia que apenas se instale en Caracas tomará estas medidas: 1) Libertad de todos los presos políticos cuya lista tiene el Foro Penal; 2) Regreso libre de todos los exiliados; 3) Dolarización oficial de la economía nacional. La dolarización informal, existente en todo el país para la fecha, rige de hecho para todas las transacciones civiles y comerciales. Falta únicamente dolarizar salarios, pensiones y jubilaciones. Los trabajadores se beneficiarían con la dolarización, no sólo por la estabilidad de la moneda y de los precios (fin de la inflación), sino también porque en dólaresa recibirían salarios, pensiones y jubilaciones. 3) Privatización de todas las empresas públicas, comenzando por las agroindustriales para asegurar la producción de alimentos, junto con la devolución de haciendas y empresas confiscadas a sus legítimos propietarios.
El gobierno en el exilio sería el legítimo para solicitar el auxilio de todos los países democráticos invocando para ello la Convención ONU de Palermo y les ofrecerá en este sentido hacerle una enmienda a la Constitución que permita la extradición de todos los venezolanos que sean solicitados por la justicia internacional o extranjera por los delitos de lesa humanidad, narcotráfico, lavado de dinero y corrupción. Con toda seguridad esta enmienda constitucional tendría la aprobación del 90% de los venezolanos, visto la complicidad de los tribunales nacionales con la narcotiranía. Todos los altos jerarcas de la narcotiranía serán extraditables.
Y desde luego, el gobierno en el exilio se comprometería al rompimiento de relaciones con Cuba, por razón elemental de decoro y honor nacional, y a la deportación todos los agentes cubanos castro-comunistas.
La meneada de mata debe comenzarla el exilio, motivando con su iniciativa a la resistencia interior para que se movilice teniendo banderas para la lucha.


@petitdacosta      


ALIANZA LIBERTADORA (12)