jueves, 27 de julio de 2017

La garantía contra la tiranía y la traición a la patria


Somos vasallos de la monarquía comunista cubana, que nos gobierna desde La Habana, donde dicta las órdenes que cumple el gobierno títere que tiene en Caracas presidido por el lacayo Maduro, el cual está bajo la dirección y vigilancia de los agentes cubanos destacados aquí. Para garantizar el cumplimiento de estas órdenes se encuentran en Venezuela no menos  de 15.000 soldados cubanos, según el secretario general de la OEA, el Honorable Dr. Luis Almagro, y hasta 100.000 según el General Antonio Rivero, cuya palabra merece crédito. Somos entonces un país ocupado por el imperio, que en nuestro caso es Cuba. Hemos retrocedido, pues, a la situación del país al inicio de 1810. Un retroceso de 107 años.
Somos un pueblo humillado, el único de América Latina sin soberanía por estar bajo el gobierno de otro. Estamos obligados a vengar esta humillación para limpiar nuestra honra mancillada. Los traidores deberán pagar por su traición para que sirva de escarmiento. Un escarmiento apropiado a lo que ha sido la mayor traición a la patria (la GRAN TRAICIÓN) y la mayor humillación a pueblo alguno que registra la historia universal: la entrega de un país a otro sin disparar un tiro. Y para mayor agravante: de un país grande a uno pequeño, de uno rico a otro arruinado. Una traición imperdonable. Además incomprensible, tanto que con acierto algunos la han llamado “vasallaje contranatura”, porque va contra la naturaleza de las cosas: es lógico que sea el país grande y rico el que someta al país pequeño y arruinado, y no al revés. Venezuela debió someter a Cuba condicionando su sostenimiento económico. Además de traición, se trata de la mayor estupidez geopolítica.
La pregunta clave: ¿es porqué la FAN, garante de la soberanía nacional, ha permitido, tolerado y apoyado esta traición? Por la respuesta sabremos qué hacer para que no se repita en el futuro, después que hayamos recuperado la soberanía y con ella la democracia. Recordemos que, durante los 40 años de democracia, los mandos militares nunca se prestaron a la traición a la patria. Fueron celosos en extremo en velar por la soberanía nacional. Tal el caso de la propuesta de arreglo del diferendo territorial con Colombia  en el Golfo de Venezuela (hipótesis de Caraballeda), rechazada por ellos, por lo cual el gobierno de turno la descartó.
¿Qué diferencia hay entre aquellos militares y los que se han prestado a la entrega de la soberanía a Cuba? Hay varias. Comencemos por la primera. El ascenso a los altos mandos militares requería entonces de la autorización del Senado de la República. Esto garantizaba, entre otras cosas, el pluralismo político en el seno de la FAN, antídoto contra la tiranía y más aún contra la traición a la patria. Contra la tiranía porque la FAN no pertenecía al Comandante en Jefe, que apenas duraba cinco años en el cargo, ni a su partido, sino a la República. Contra la traición porque los mandos militares tenían contactos políticos directos a los cuales alertar oportunamente para actuar en el Congreso.
Cuando los infiltrados de Cuba, que eso eran, tomaron el poder, a la cabeza Chávez, eliminaron la participación del Congreso en los ascensos militares con el pretexto de la intromisión partidista, cuando fueron ellos los que transformaron la FAN en partido comunista armado con el nombre ilegítimo de FANB, reservando los ascensos exclusivamente al Comandante en Jefe, quien es un títere de Cuba. Es lógico que esta circunstancia sea determinante para la valoración de los aspirantes.
Aprendimos en esta etapa desgraciada de nuestra historia que la autorización de los ascensos de los altos mandos militares por el Congreso es una garantía contra la traición a la patria y contra la tiranía. Apenas recuperemos la soberanía y la democracia debemos volver a incluirla en la Constitución. Los militares mismos deben entender que, no habiendo sido ellos por sí mismos capaces de impedir la traición a la patria y la tiranía de su Comandante en Jefe, hay que restablecer, en resguardo de su honor y en defensa de la soberanía de la República, la intervención del poder civil mediante la autorización parlamentaria para los ascensos a los altos mandos militares. 

 NARCOTIRANÍA COMUNISTA 32                     27-07-17

sábado, 22 de julio de 2017

Esto no se queda así, señores de la MUD-AN


El pueblo reaccionará ante la mayor estafa política, que es dejar a Maduro hasta 2019, y les impondrá un nuevo gobierno ya
----------------------------------------------------------------------

En 1958 se procedió de buena fe así: primero unidad para derrocar al tirano y después, ya derrocado y en funciones un gobierno de transición, se firmó el Pacto de Punto Fijo, compromiso de unidad en el ejercicio del gobierno que fue electo a continuación. Se actuó conforme a la lógica y con honestidad, sin engañar al pueblo.

En 2017 la MUD-AN ha procedido de mala fe al revés: firman los partidos otro Pacto de Punto Fijo sin haber derrocado al tirano al que se deja hasta 2019 y para el supuesto improbable de que haya elección presidencial en diciembre de 2018, cuando está de por medio una Constituyente Comunista que puede sustituirla por una elección de segundo grado que, iniciada en las comunas o soviets, concluya en el Parlamento Comunal o Soviet Supremo, o sencillamente eliminarla al constitucionalizar, como se propone, la Confederación Vene-Cuba, con capital en La Habana, la cual viene funcionando de hecho.

El llamado Acuerdo de Gobernabilidad es más que un disparate. Es la más grande estafa política, porque se le pidió a los ciudadanos que entregaran confiados su voto en un plebiscito a cambio de la promesa formal de salir de Maduro y nombrar un nuevo gobierno,  que no se cumplió ni se cumplirá. Los estafadores se han apropiado de la voluntad popular, el único patrimonio de los electores, para negociar en beneficio de ellos. Toda una obra de prestidigitación colaboracionista, envuelta en un palabrerío vacuo para engaño de incautos.

¿Qué hacer ante la mayor estafa política que haya sufrido el pueblo venezolano en este siglo? Primero, denunciar la estafa y reclamar a los estafadores la devolución de lo estafado. ¿Cómo? Exigiéndole nuevo gobierno ya. Devuélvannos lo que nos robaron cumpliendo la promesa. Se defenderán los estafadores diciendo que no hubo tal promesa. Claro, que la hubo. Y fue repetidas veces. Cuando en octubre de 2016 nos ofrecieron una prenda preciosa, el 333, que nos mostraron para embobarnos: Maduro ha roto el orden constitucional al dar un Golpe de Estado, por cuyo motivo procede deponerlo del cargo. Cuando el 9 de enero de 2017 llegaron apuraditos, para que cayerámos en la trampa, y nos ofrecieron oro de 24 kilates, el 233, con la declaración de falta absoluta de Maduro por abandono del cargo. Ante la duda de algunos, nos aseguraron que era oro de verdad.

Pasaron los días y no nos entregaban lo que nos habían vendido. Viendo que estábamos arrechándonos, nos dijeron: en pago de todo lo que les debemos le vamos a dar el más grande y hermoso diamante de la joyería constitucional, el 350. Y muchos comentaron: ves que no había motivo para dudar, esta gente es seria, salimos en góndola. Entonces llegaron los estafadores con este cuento: para darles este diamante tienen que firmar aquí. Todo el pueblo fue a firmar, alegre porque le iban a entregar el diamante que venía anhelando tanto tiempo: salir de Maduro, de Cuba, del comunismo y de todos los bandoleros que nos gobiernan. Aquel entusiasmo rebosante. Y nos salen ahora con el cuento de gallo pelón, que si esto, que si aquello, que tal. Total: la estafa completa con Maduro hasta 2019.

Pero esto no se queda así. El pueblo ya está en rebelión. Encontrará un líder. Su arrechera y su valor crecerán como lo estamos viendo hasta igualar lo que retrató Víctor Hugo en Los Miserables. Y será el pueblo el que forme gobierno y se lo imponga a la MUD-AN para que lo apruebe.

Liberación Nacional y No-Reelección (222)


El desconocimiento del alto mando militar.

  José Amando Mejía Betancourt.                                  Caracas 4-7-2017. 

                                                              
   Sumario. 
Introducción: La soberanía del pueblo está en la calle. 1.- El respaldo de los mandos militares a la dictadura. 2.- La operación de desconocimiento nacional de los mandos militares de la dictadura. 3.- El protagonismo de la Asamblea Nacional. Conclusión: Todavía un esfuerzo más.  

 
Introducción: La soberanía del pueblo está en la calle. 

El pueblo de Venezuela decidió ejercer directamente su soberanía política en la calle y ha asumido con claridad su obligación de desconocer a la dictadura militar, de conformidad con los artículos 333 y 350 de la Constitución. Hay una importante e indetenible insurrección civil en curso, llena de desafíos, que se extiende a todo lo largo y ancho del territorio y en todos los sectores sociales, económicos, religiosos y políticos de la Nación.2 Los ciudadanos están enfrentando activamente a la dictadura, han comprometido en su lucha a toda la sociedad y se encaminan a una contundente victoria democrática,3   lo que permitirá el pronto restablecimiento del orden constitucional y del Estado de derecho en Venezuela. 
Si la calle es de la Constitución y el pueblo está ejerciendo su legítima soberanía en el asfalto,4   ocurre que la dictadura venezolana sigue atrincherada en el poder sostenida únicamente por unos mandos militares que obedecen ciegamente las órdenes de la dictadura cubana. Pero, a estas alturas, ya no hay duda que la rebelión de los ciudadanos ocupa los espacios fundamentales de la vida nacional y la sociedad civil está decidida, más que nunca, a lograr la reinstalación del gobierno democrático de la cosa pública y a restaurar el Estado de derecho constitucional.5 Para lo cual es necesario, conforme a los artículos 333 y 350 de la Constitución,6 ejecutar una precisa y específica acción política de desconocimiento colectivo y mayoritario del ilegítimo mando militar venezolano que sostiene y convive existencialmente con la dictadura y que constituye su estructura fundamental de poder.7  
El desconocimiento nacional del actual mando cubano-militar venezolano de la dictadura,8  dadas las actuales circunstancias políticas,9  debe efectuarse e implementarse lo más pronto posible, para desarticular de raíz la dominación política que el régimen comunista cubano ejerce sobre nuestro país y lograr el derrocamiento definitivo de la dictadura chavista. Pues para consolidar la victoria democrática y popular sobre la dictadura es necesario desplazar y separar del ejercicio de la función militar a esos mandos que usurpan el poder en Venezuela; lo que producirá el inmediato derrumbe del gobierno chavista y el desmantelamiento de todo el corrupto tinglado de autoridad y señorío que tienen los militares sobre el pueblo de Venezuela.10  

1.- El respaldo de los mandos militares a la dictadura. 

Los altos mandos de las Fuerzas Armadas Venezolanas se apropiaron del poder político, se entregaron miserablemente a Cuba, destrozaron el Estado de derecho constitucional y pretenden mantener para siempre y por la fuerza, a sangre y fuego, su dominación sobre la sociedad civil. Pero, a estas alturas es irreversible la insurrección nacional que sacude a Venezuela y no hay la menor duda que la dictadura perdió completamente el apoyo popular, no tiene ninguna legitimidad constitucional y si no ha caído es porque solo cuenta con el respaldo fáctico de los militares para mantenerse en el poder.11  
Los mandos militares constituyen el elemento de fuerza que real y específicamente mantiene y soporta a la dictadura venezolana, a la vez que constituye su estructura esencial de poder, que en lugar de defender la soberanía nacional defienden a una dictadura contra el pueblo. Por lo tanto, no son todas las Fuerzas Armadas las que están involucradas en proteger a la dictadura, sino principal y particularmente, los altos mandos militares que cuentan con el sostén jerárquico, disciplinario y de autoridad de la oficialidad media. 
En otras palabras y hablando en términos gerenciales y corporativos, el respaldo militar a la dictadura lo proporciona fundamentalmente la alta gerencia de la estructura militar, con el apoyo por reflejo de obediencia y autoridad, de la mediana gerencia y de un sector minoritario de la tropa y la soldadesca aun comprometida con el chavismo.12  De ahí que la inmensa mayoría de los integrantes y del personal de las Fuerzas Armadas Venezolanas en situación de actividad, es decir, la oficialidad subalterna y el personal de tropa, como parte que son del pueblo, no están comprometidos con la dictadura, ni apoyan la ruptura constitucional que se ha producido en Venezuela. Pero, se encuentran atrapados institucionalmente en la cadena de disciplina, obediencia y subordinación del mando militar y sometidos por la burocracia interna a la jerarquía y autoridad de la estructura y de la función militar. Hay que tener claro pues, que son sola y únicamente los altos y medianos mandos militares los que están rígidamente estructurados y enlazados internamente en bloque, ideologizados y comprometidos directa e incondicionalmente con la dictadura chavista “hasta la muerte”, como se escucha en las paradas y desfiles militares.
La configuración, desarrollo, rotación y consolidación de una alta gerencia chavista en las Fuerzas Armadas, ha sido la gran labor que los cubanos han realizado durante los dieciocho años que tiene el régimen en el poder. Para lo cual han tenido carta blanca y mucho dinero para hacer lo que les dé la gana en el mundo militar, lo que les ha permitido domesticar, manipular, controlar y poner todos los mandos militares venezolanos al servicio de sus intereses. Situación que le ha facilitado a Cuba ejercer de hecho un gran poder político en Venezuela, desviar una parte significativa del ingreso petrolero venezolano para cubrir sus necesidades financieras sin ningún tipo de control jurídico ni constitucional, someter a su antojo la soberanía nacional, desplegar una poderosa y prolongada dominación militar sobre la República y una injerencia notoria en todos los asuntos nacionales. Visto así, el problema está concentrado en el respaldo que los altos mandos militares le proporcionan a la dictadura.13
Los cubanos que han asesorado al chavismo durante años en la construcción de un régimen autoritario, han concentrado todo su esfuerzo en crear, como ellos dicen, unas “Fuerzas Armadas revolucionarias, antiimperialistas y chavistas”,14 para que funcionen como la columna vertebral del poder dictatorial y esa estrategia les ha funcionado hasta ahora. Pero, con la contundente insurrección civil y democrática que se ha desatado contra la dictadura, toda esa burda arquitectura militar y autoritaria del poder chavista  se está tambaleando, debido al inmenso rechazo que existe contra ella en toda la sociedad civil. 
Por ello, para que finalmente el régimen chavista termine de derrumbarse, hace falta una contundente acción directa de desconocimiento activo de toda la Nación contra los altos mandos militares de la dictadura. Se equivocaron los jerarcas militares cubanos al creer que somos un pueblo manso y resignado, dispuesto a dejarse someter militar y policialmente como el de Cuba y su estrategia política falló al asumir y juzgar, que, con solo tener el control de los mandos militares, se puede instalar y mantener en Venezuela una miserable dictadura militar como la que ellos tienen desde hace más de medio siglo en Cuba.
Dada la profundidad nacional que tiene el movimiento de insurrección civil, queda claro de manera indubitable, que la fortaleza del gobierno chavista se reduce básicamente al asqueroso y repugnante apoyo que la alta gerencia militar proporciona a la dictadura. Por lo tanto, la Nación tiene que desconocer de manera terminante esos mandos militares en bloque y la insurrección civil debe concentrar todo su esfuerzo en ese objetivo, para definitivamente dar firmeza y solidez a la victoria de la democracia sobre el despotismo militar.  

2.- La operación de desconocimiento nacional de los mandos militares de la dictadura.  

Ha llegado el momento que la Nación desconozca los mandos militares de la dictadura mediante dos operaciones políticas muy precisas. 
La primera operación es de orden constitucional y consiste en el desconocimiento formal de los mandos militares de la dictadura por la Asamblea Nacional. Para lo cual, la sociedad civil debe actuar mediante sus representantes y exigir a la Asamblea Nacional que en ejercicio de la soberanía nacional y conforme a los artículos 333 y 350 de la Constitución, emita un contundente pronunciamiento donde se desconozcan formalmente los mandos militares de la dictadura y se proceda, de inmediato, a designar el nuevo mando militar constitucional de la República.  
Esto lo puede hacer la Asamblea Nacional, dictando, por ejemplo, una “medida constituyente de restablecimiento de la efectiva vigencia de la Constitución”,15 donde se declare, por una parte, el desconocimiento en bloque de los mandos militares de la dictadura y, por la otra, se designe el nuevo mando militar constitucional de la República; que entrara inmediatamente en funciones a la orden de la Asamblea Nacional y estará a cargo de las Fuerzas Armadas Venezolanas hasta que se regularice el funcionamiento del Estado de derecho. 
En este sentido, la Asamblea Nacional debe actuar rápidamente sin mayor dilación, con gran diligencia y a través únicamente de su formidable mayoría parlamentaria de oposición democrática.16 Con una inteligente prudencia, unidad institucional y lucidez política, manteniendo la debida reserva para impedir que el nuevo mando militar de la democracia sea objeto de una represión temprana, por parte de los instrumentos policiales y de inteligencia de la dictadura.17  
En este orden de ideas es necesario, también, que todos los oficiales militares activos o en situación de retiro leales a la Constitución, se pongan a la orden de la Asamblea Nacional a los fines de constituir y componer el nuevo mando militar de la República. 
La segunda operación es de orden insurreccional para que, conforme a los artículos 333 y 350 de la Constitución, los ciudadanos ejerzan una gran presión individual sobre cada uno de los miembros e integrantes no chavistas de la Fuerzas Armadas, con la finalidad que desconozcan al actual mando militar de la dictadura y reconozcan los nuevos mandos militares de la democracia designados legítimamente por la Asamblea Nacional.  
Esta operación es realizable si se ejecuta, por ejemplo, casa por casa, familia por familia, de contacto personal con cada uno de los integrantes de las Fuerzas Armadas. Ya que, los ciudadanos tienen mucha experiencia en el manejo de este tipo de operaciones de persuasión y proselitismo político heredada de su cultura democrática.18 En particular, debe hacerse un especial llamado a todas las madres de Venezuela para que hablen con sus hijos y los orienten en estas horas cruciales para Venezuela, para la democracia y nuestra libertad.19 El mundo popular venezolano, como lo enseña el muy distinguido intelectual Profesor Alejandro Moreno Olmedo, es un mundo de hermandad y convivencia, donde la Madre ocupa el principal papel en la cultura y la vida de los venezolanos. Por lo que es perfectamente posible que, por nuestra particular cultura, manera de ser y convivir a la venezolana, este tipo de acción política individual se puede ejecutar rápidamente con un gran éxito.20   
Por su parte, la sociedad civil debe, en paralelo, mantener colectivamente la gran presión insurreccional y ejercer una masiva presencia en todas las guarniciones e instalaciones militares de todo el territorio nacional. Para colaborar activamente en el proceso encaminado a que los nuevos mandos militares de la Republica, con el apoyo del estamento mayoritario de las Fuerzas Armadas, asuman el control operacional de todas las instalaciones militares de la República, en nombre de la Constitución y la democracia. 
Con esta acción política de la sociedad civil quedará efectivamente en funciones y completamente configurado el nuevo cuadro jerárquico de los mandos militares de la República, lo que generará el derrumbe completo y la desbandada caótica de la sanguinaria dictadura chavista. 

3.- El protagonismo de la Asamblea Nacional.  

Llegados a este punto es necesario tener muy en cuenta que la insurrección de la sociedad civil ha sido muy dolorosa, por lo que ella ha significado hasta ahora en términos de  grandes pérdidas en vidas humanas de venezolanos que han sido asesinados por la dictadura militar, de miles de heridos y de centenares de ciudadanos torturados y encarcelados.21 Pero la insurrección de la sociedad civil se encamina a una pronta y contundente victoria política que derrocará a la dictadura militar chavista, barrerá del panorama nacional a toda esta gente enloquecida que ha ejercido brutalmente el poder y pondrá punto final a la inmensa tragedia que ha sufrido desde hace más de dieciocho años el pueblo de Venezuela.
Lo que indica que ya está llegando el momento para que la sociedad civil, que confía en el Estado de derecho, que lo ha dado todo en su lucha contra la dictadura y que ha tenido a la Constitución como hoja de ruta de la insurrección, le exija a la Asamblea Nacional que asuma el protagonismo institucional que le corresponde en la vida política venezolana. Si el derrumbe de la dictadura es un hecho, hace falta concretar el último gran esfuerzo para desmantelar a la cúpula militar chavista, lo que tiene que ser, en esta recta final, un esfuerzo conjunto de toda la sociedad civil con la Asamblea Nacional como exponente de la soberanía del pueblo. 
Por ello, conforme a los artículos 333 y 350 de la Constitución, luce razonable que este extraordinario proceso insurreccional de la sociedad civil se vaya reconduciendo políticamente hacia la Asamblea Nacional que, a su vez, debe asumir sus responsabilidades políticas y atender las exigencias que le reclama la Nación. Lo que significa el regreso de la soberanía del pueblo a los cauces institucionales y al ejercicio por el pueblo de su soberanía a través de sus representantes. De esta manera comenzará a regularizarse el Estado de derecho y a estabilizarse políticamente la Nación.  
 
Conclusión: Todavía un esfuerzo más. 

La sociedad civil atendió el llamado a desconocer la dictadura y la calle es de la Constitución. La sociedad civil ha hecho el legítimo trabajo democrático de ejecutar una masiva y hasta ahora pacífica insurrección civil, a pesar que ha recibido una brutal represión de la dictadura que persigue a fuego a manifestantes pacíficos y desarmados. 
Ya básicamente se han cumplido políticamente los objetivos de los artículos 333 y 350 de la Constitución, el pueblo entendió la necesidad de rescatar la Constitución y pronto comenzará el proceso de recuperación y normalización efectiva del Estado de derecho. Pero, si bien la sociedad civil ha alcanzado una contundente victoria política contra la dictadura,22  es obvio que unos ciudadanos indefensos y desarmados no pueden derrotar militarmente a una agresiva dictadura armada hasta los dientes. 
La sociedad civil debe, pues, en mi opinión, desconocer en bloque los mandos militares de la dictadura, lograr que se sumen a ese desconocimiento aquellos militares institucionales no chavistas y promover que se reconozca a nivel nacional el nuevo mando militar de la democracia designado por la Asamblea Nacional. Los ciudadanos deben acompañar masiva y permanentemente todo este proceso político de rescate institucional de la función militar, hasta lograr que operacionalmente todas las guarniciones e instalaciones militares se pongan al servicio de la Constitución.  
A los militares solo les queda mantenerse en el poder por la fuerza bruta y gobernar usando la máxima violencia contra el pueblo, pero esta opción asesina es imposible que funcione por mucho tiempo. Porque el pueblo venezolano decidió quitarse de encima una dictadura que, si luce hoy en día como el más frío de los monstruos fríos,23 resulta que ese monstruo militar está herido de muerte y la Nación lo rechaza por todas partes con todas sus fuerzas, así que solo falta el descabello de ese feroz animal moribundo.  
Es necesario, por lo tanto, que se mantenga con lucidez y firmeza política la unidad nacional que existe alrededor de la insurrección civil y que la Nación entera cumpla con su deber de desconocer los mandos militares de la dictadura.  
____________________________________________
1 Abogado de la UCAB. Doctor de la Universidad de Paris (II). Postgrados: DSUP en Finanzas Públicas; DSUP en Derecho Administrativo; DSUP en Derecho Comercial; en la Universidad de París (II). Miembro de la Sociedad de Legislación Comparada de París y de la Asociación Venezolana de Derecho Tributario. Profesor de la Universidad Metropolitana, de la Universidad Central de Venezuela y de la Universidad Católica del Táchira. Fue Consultor Jurídico del Ministerio de Energía y Minas; Director Principal del Fondo de Inversiones de Venezuela; y Vice Ministro de Hacienda. Tiene más de treinta artículos profesionales publicados en revistas especializadas y una Tesis de Doctorado. Dedicado al ejercicio profesional del Derecho Tributario.     
2 Este artículo se inscribe dentro del marco de otros denominados: “Los desafíos de la insurrección civil contra la dictadura”, de junio de 2017. “Reflexiones sobre la hoja de ruta de la dictadura: La eliminación del derecho de propiedad”, de mayo 2017. “El deber de la sociedad civil de desconocer a la dictadura”, de marzo de 2017. “El deber de la Asamblea Nacional de desconocer a la Sala Constitucional”, de abril 2016. Publicado en el portal: www.soberania.org ; “La vocación constituyente de la nueva Asamblea Nacional”, de febrero 2016; “El reto de la Democracia Cristiana ante la barbarie inconstitucional del poder en Venezuela”, de junio 2016. (Que han circulado por internet). 
3 Afirmación basada en el hecho que la sociedad civil rechaza mayoritaria y contundentemente al régimen chavista, según se puede observar en el panorama nacional y conforme a todos los estudios serios de opinión pública a los que he tenido acceso.
 4 Término acuñado por la protesta callejera de los ciudadanos y que se ha popularizado.
5 La justificación y la hoja de ruta de la insurrección civil ha sido el respeto a la Constitución. Lo que le ha permitido orientarse hacia objetivos institucionales, evitar su derrape en la anarquía y constituye una barrera insalvable frente a la posibilidad de que una junta militar de gobierno asuma el poder como solución a la crisis política. La insurrección popular tiene claro sus objetivos democráticos y que su finalidad es volver a instalar un poder civil y constitucional. 
6 Constitución. Artículo 333: “Esta Constitución no perderá su efectiva vigencia si dejare de observarse por acto de fuerza o porque fuere derogada por cualquier otro medio distinto al previsto en ella. En tal eventualidad, todo ciudadano investido o ciudadana investida o no de autoridad, tendrá el deber de colaborar en el restablecimiento de su efectiva vigencia”. Artículo 350: “El pueblo de Venezuela, fiel a su tradición republicana, a su lucha por la independencia, la paz y la libertad, desconocerá cualquier régimen, legislación o autoridad que contraríe los valores, principios y garantías democráticos o menoscabe los derechos humanos”. 
7 El gobierno chavista es fundamentalmente militar donde prácticamente todos los órganos del poder público están dirigidos por militares.
8 Que como órgano perdió toda institucionalización y que ha creado un arbitrario entramado cívico-militar-cubano de autoridad, jerarquía y dominación que es despótico, corrupto y de facto, por lo que, el actual alto mando militar venezolano es completamente inconstitucional, sin ningún sustento institucional y jurídico y constituye una ilegítima autoridad de hecho.  
9 La dictadura en medio del naufragio, para desmoralizar y engañar, a pesar de todo, no retrocede ni un milímetro y pretende imponer por la fuerza un nuevo orden jurídico autoritario mediante un falso seudoproceso constituyente.
10 Numerosos estudios demuestran la increíble presencia de los militares en el ejercicio del Poder Público y en toda la Administración Pública, la cual han puesto al servicio de sus propios y personales intereses económicos. Que ha sido la fórmula ideada en Cuba para comprometer carnalmente a los militares con el chavismo político.
11 De todos los componentes de la Fuerzas Armadas es evidente que la Guardia Nacional es aquel que está más íntimamente comprometido con la dictadura y es el más sanguinario y asesino brazo ejecutor de la represión contra los ciudadanos, conjuntamente con las fuerzas policiales, los organismos de inteligencia y los cuerpos paramilitares (Los llamados colectivos).
12 Pareciera que este apoyo es mucho mayor en la Guardia Nacional que en los otros componentes de las Fuerzas Armadas.
13 El dinero producto del petróleo, de la corrupción y del narcotráfico internacional es el punto de equilibrio entre los intereses económicos de Cuba, el gobierno chavista y los militares. Esta equilibrada estructura política existe y funciona desde hace mucho tiempo y es celosamente cuidada, mantenida y protegida por todos los factores que se benefician de ella. Se comprende pues que los incentivos económicos que tienen los militares venezolanos son enormes y por ello permanecen unidos para sostener esta dictadura. 
14 Estribillo que se obliga a repetir a los soldados como parte del saludo militar.
15 Que es completamente inmune a cualquier decisión jurisdiccional de la Sala Constitucional de la dictadura y está fuera del alcance del control de cualquier órgano del poder público constituido. Ver: “El deber de la Asamblea Nacional de desconocer a la Sala Constitucional”, de abril 2016. Publicado en el portal: www.soberania.org
16 La minoría chavista de la Asamblea Nacional al respaldar a la dictadura militar perdió toda legitimidad y se salió del orden constitucional. Por lo que debe ser desconocida conforme a los artículos 333 y 350 de la Constitución.
17 Aunque no se sabe hasta donde las fuerzas policiales judiciales y de orden público están comprometidas con la dictadura. Llegado el momento tendrán que escoger si se ponen del lado bueno de la barricada.
18 Utilizando la experiencia política y el saber hacer que la sociedad adquirió durante la democracia, cuando los grandes partidos Acción Democrática y Copey realizaban este tipo de actividades casa por casa y de contacto personal.
19 Las madres de los venezolanos asesinados por los militares pueden dirigirse a las madres de los soldados y militares que no están comprometidos con la dictadura.
20 Los venezolanos somos como somos y sabemos que nuestra manera natural de ser es la convivencia y la relación directa e igualitaria entre todos nosotros. Lo que ha permitido que la democracia haya florecido en las entrañas del ser nacional y que el chavismo no ha podido destruir. Ver: “Entrevista al Profesor Alejandro Moreno Olmedo por Hugo Prieto”, en el portal de internet “PRODAVINCI” de fecha 25-6-2017.
21 A la fecha de este escrito se reportan más de noventa venezolanos asesinados por las fuerzas represivas de la dictadura militar durante tres meses de protesta ciudadana
22 Tan es así que el régimen chavista descartó realizar cualquier proceso electoral democrático porque conoce el inmenso rechazo popular que tiene.
23 Según una conocida expresión de Friedrich Nietzsche.

Este artículo ha sido publicado con la autorización de su autor.

jueves, 20 de julio de 2017

UN NUEVO GOBIERNO YA, consigna de los libertadores


Lo escribí antes del plebiscito: el error de diagnóstico cometido por la MUD-AN al no identificar a Cuba como el enemigo a vencer y a Maduro como su lacayo que preside el gobierno títere manejado desde La Habana por Raúl Castro, ha conducido al error en la estrategia de organizar y dirigir la lucha como si fuera entre venezolanos, cuando se trata de una lucha de venezolanos contra extranjeros invasores y sus lacayos. Es una lucha de liberación nacional para recuperar la independencia y soberanía que Venezuela ha perdido ante Cuba por la Gran Traición de los gobernantes chavistas.
Propuse entonces corregir este error de diagnóstico y estrategia, colocando como objetivo fundamental de la lucha a independizarnos de Cuba, representada aquí por sus lacayos del gobierno títere, y en consecuencia dar estos tres pasos: 1) Centrar el plebiscito del 16 de julio en la exigencia de NUEVO GOBIERNO YA, para sustituir al lacayo Maduro y su gobierno títere, antes de la CONSTITUYENTE COMUNISTA que tienen convocada para culminar su crimen de lesa patria constitucionalizando la Confederación Vene-Cuba que existe de hecho con capital en La Habana; 2) Exigir a ese nuevo gobierno que, apenas sea designado, restablezca la soberanía nacional y rompa todo vínculo con Cuba, así como expulse del territorio nacional a todos los agentes cubanos, civiles y militares, y enjuicie a los traidores lacayos; y, 3) Solicitar de todos los países democráticos, comenzando por los americanos, que nos presten auxilio, incluso militar, para hacer efectiva la liberación de Venezuela de la humillante sumisión a Cuba.
En su infame Acuerdo de Gobernabilidad, la MUD-AN no corrigió su error de diagnóstico y estrategia, confirmándose como movimiento colaboracionista al demostrarnos que no se trata de un error sino de su decisión de no luchar contra Cuba, ocultándole al pueblo quién es el verdadero enemigo, ya que Maduro fue puesto y es mantenido por Cuba.
En la misma fecha del colaboracionista Acuerdo de Gobernabilidad ocurrió que el honorable Luis Almagro, secretario general de la OEA, en su comparecencia ante el Senado de Estados Unidos, denunció a la ocupación de Cuba sobre Venezuela. Sin ser venezolano, hizo la tarea que le fue encomendada en 1810 a la comisión de patriotas, de la cual formó parte un hermano del Libertador Simón Bolívar: solicitar a Gobierno y Congreso de Estados Unidos el auxilio que Venezuela necesitaba para enfrentar a España de la cual se proponía independizarse. Mientras Almagro cumplía la tarea patriótica que nos corresponde a los venezolanos, los señores de la MUD-AN acordaron el mismo día seguir sometidos a Cuba en la persona de Maduro por lo menos hasta 2019, el mayor acto de colaboracionismo con el ocupante extranjero que es precisamente no designar UN NUEVO GOBIERNO YA.
Corresponde a los jóvenes LIBERTADORES, que forman LA RESISTENCIA, cumplir el rol que cumplió la SOCIEDAD PATRIÓTICA en 1811, forzando a un Congreso irresoluto a declarar la independencia frente a Cuba, sustituyendo al gobierno títere del lacayo Maduro por UN NUEVO GOBIERNO YA, para lo cual hay que colocarlo ante una situación de hecho que deje sin alternativa de negociación a los que están repitiendo el papel del Marqués de Casa León (el camaleón colaboracionista de la época, precursor de los actuales).
Jóvenes LIBERTADORES: asuman la consigna NUEVO GOBIERNO YA para obligar a los colaboracionistas, émulos del Marqués de Casa León, que hay en la MUD-AN, a ceder en este paso fundamental para la liberación de Venezuela; o sufrir las consecuencias de su traición cuando caiga Maduro, que caerá.


NARCOTIRANÍA COMUNISTA 31   20-07-17


martes, 18 de julio de 2017

El derecho al bienestar como derecho fundamental de todos los venezolanos


¿Porqué la democracia política que tuvimos durante 40 años fue derrotada por el comunismo? Hice esta pregunta a principios de año. Ahora la repito, porque la respuesta tiene plena validez tanto para que ahora la democracia derrote al comunismo como para que la victoria sobre el comunismo sea perdurable.
Para responder tomé como referencia el caso de Europa haciendo esta pregunta: ¿porqué en Europa sucedió al revés: la democracia derrotó al comunismo, a pesar de estar encabezado por una potencia mundial como la URSS?  La respuesta es sencilla: el Estado de Bienestar fue la causa determinante. Con el Estado de Bienestar la democracia derrotó al comunismo en Europa. En Venezuela ocurrió lo contrario por no haber Estado de Bienestar: la democracia fue derrotada por el comunismo. Entonces lleguemos a esta conclusión: cuando restablezcamos la democracia política debemos establecer la democracia social con el Estado de Bienestar, desde luego perfeccionado con la experiencia mundial y adaptándolo a la revolución tecnológica de la sociedad post-industrial o del conocimiento, característica de la primera mitad del siglo XXI. Esta debe ser nuestra promesa.
Si la democracia hubiera cumplido en Venezuela lo que ella misma prometió no hubiera sido derrotada por el comunismo, porque ya en Europa se había demostrado que la mejor vacuna contra el comunismo es el Estado de Bienestar, cuyo fundamento es un sistema de seguridad social integral y universal. De haberse establecido, financiándolo con el exceso de renta petrolera que hubo desde los años 70, el pueblo hubiera estado vacunado contra el comunismo.
El error de la democracia fue que, en lugar del Estado de Bienestar que crea en las personas la conciencia de ciudadano, optaron por el asistencialismo (programas sociales) que convierte al pueblo en cliente agradecido del gobernante, el cual amarra así su voto. Este es el sistema populista llamado clientelismo, que corrompe al pueblo, cuya fidelidad dura mientras haya dinero abundante. Al producirse la crisis financiera de los 90, el clientelismo le abrió las puertas a Chávez, que lo transformó en una compra masiva de votos en forma descarada, dándole el nombre “misiones”, fórmula de corrupción masiva de un pueblo y legalización de la mayor perversión de la democracia como lo es la compra de votos.
Fue la vieja democracia venezolana la que creó el mecanismo de compra de votos, en forma de asistencialismo o clientelismo, del cual se aprovechó el comunismo para derrotarla y del que sigue aprovechándose para perpetuarse en el poder. Estamos sufriendo las consecuencias de un error histórico de los partidos democráticos. Su ceguera al no verse en el espejo de Europa y asimilar su experiencia del Estado de Bienestar como la vacuna más efectiva contra el comunismo.
Ahora que el clientelismo ha entrado en crisis acompañemos el debate político-constitucional con el debate socio-económico, poniendo por encima de todos el tema del Estado de Bienestar como modelo del Estado Social de Derecho de la nueva democracia. Y ofrezcámoslo como promesa fundamental para pobres y clase media, porque todos tenemos derecho al bienestar.
Proclamemos el derecho al BIENESTAR como el derecho fundamental de todos los venezolanos, sin distinción de condición social, credo, sexo, raza o ideología política.


CONSTITUCIÓN SOCIAL 2               18-07-17


lunes, 17 de julio de 2017

A la MUD-AN le llegó también la Hora Cero



Como resultado de la “consulta popular” del 16 de julio (día del Carmen), a la MUD-AN le llegó también la Hora Cero. A Maduro y a la MUD-AN al mismo tiempo. A los dos le llegó la Hora Cero. A Maduro por lo que ya sabemos. A la MUD-AN porque ésta es la última oportunidad de reivindicarse.
Para inducirnos a votar el 6D-2015, se nos prometió la salida de Maduro. En año y medio la MUD-AN no lo ha cumplido. Para ilusionar de nuevo al pueblo lo convocó a la más grande “jornada de desobediencia civil” el 16-Julio. Por sus antecedentes muchos no le creyeron. Entre ellos los independientes radicales, así nos llaman. Pero decidimos no cargar con sus errores. Habrían pretendido justificar su traición en no haber llegado a los 10 millones de votos, responsabilizándonos a nosotros. Tenemos el antecedente de 2005 cuando realmente hubo el más grande acto de desobediencia civil con la abstención del 85% de los electores. Fue el supuesto de hecho perfecto del Art. 350 de la Constitución, cuya consecuencia jurídica era desconocer la autoridad de los electos con el 15%, lo que desestabilizaría a la tiranía. Y en lugar de actuar de este modo, la falsa oposición se arrodilló ante el tirano pidiendo perdón. Enseguida el trío Petkoff-Rosales-Borges desconvocó la desobediencia civil y al pueblo lo convencieron de someterse a la tiranía jugando el juego electoral en el matadero de la elección presidencial de 2006 con el CNE títere. Allí, hace once años, comenzó el cuento de la “salida pacífica, constitucional y sobre todo electoral”, que ha sido la causa mayor de nuestra desgracia. No conforme con este colaboracionismo extremo satanizaron la masiva desobediencia civil, la mayor de la historia contemporánea de Venezuela como fue la abstención masiva de 2005. Le atribuyeron el efecto de la consolidación de la tiranía, ocultando así su traición. Crearon esa negativa matriz de opinión contra esa masiva desobediencia civil, que debió ser enaltecida y aprovechada para la rebelión popular. Pero ninguno de ellos responde por su entreguismo y colaboracionismo en la AN 2010-2015, en la cual su presencia convalidó la cesión de la soberanía a Cuba, el espectáculo humillante para los venezolanos de la enfermedad y muerte de Chávez en Cuba, la sumisión de la FAN a Cuba y hasta el nombramiento inconstitucional del TSJ en diciembre de 2015, que no se han atrevido a anular a pesar de haberse convertido en el instrumento de Maduro para la ruptura del orden constitucional.
Forzados por el pueblo que tomó la calle (LA SALIDA ESTÁ EN LA CALLE), sobre todo por el sacrificio de los jóvenes que han ofrendado la vida, reconocieron que procede aplicar los Arts. 333 y 350, pero no han actuado como se los ordenan ambas disposiciones constitucionales y como están obligados después de declarar la falta absoluta de Maduro.
Si la MUD-AN hubiera sido el Congreso en 1811 hubiera triunfado la tesis del Padre Maya, viéndose obligados a repetir el 19 de abril, y aún así no se habría puesto de acuerdo en la Declaración de Independencia y la elección de UN NUEVO GOBIERNO YA. Ahora estamos sometidos a Cuba, que tiene aquí a un gobierno títere presidido por un lacayo como lo es Maduro, el cual carece de la sensatez de Emparam, degenerando por ello dicho gobierno en una narcotiranía de la delincuencia organizada, caso insólito por único en el mundo, y todavía estos señores diputados, émulos del Padre Maya, después de haberle el pueblo ratificado un mandato imperativo en contra de sus tiranos (otro 19 de abril), dudan sobre lo que  deben hacer temiéndole a su sombra.
A la MUD-AN le llegó la Hora Cero. Si no modifica su actitud esta semana y actúa con energía y celeridad a dar cumplimiento al mandato renovado, el pueblo le pasará por encima. Señores de la MUD-AN: Ustedes se inventaron el plebiscito. Aténganse a las consecuencias, que ya la gente no aguanta más.


NARCOTIRANÍA 30                            17-07-17


sábado, 15 de julio de 2017

FUERA MADURO Y CUBA -NUEVO GOBIERNO YA

Con esta frase escrita en la boleta o papel anexo contestamos a las tres preguntas y hacemos explícita la orden a la AN de actuar sin más demora ni excusa
----------------------------------------------------------------------

Las tres preguntas de la consulta de mañana tienen una sola respuesta: FUERA CUBA Y MADURO- NUEVO GOBIERNO YA. Con esta respuesta se contestan las tres preguntas simultáneamente, porque: 1) Sin Maduro y su gobierno títere de Cuba no habrá Constituyente. Por el contrario, si dejan llegar al 30 de julio al gobierno títere de Cuba, presidido por el lacayo Maduro, habrá Constituyente, la cual formalizará o constitucionalizará la cesión de soberanía de Venezuela a Cuba, resultado de la Gran Traición, dándole la forma de Confederación Vene-Cuba, con capital en La Habana, como viene operando de hecho. Sólo creando e integrando un NUEVO GOBIERNO YA no habrá Constituyente, sino ruptura con Cuba. El único modo efectivo y práctico de que no haya Constituyente y recuperemos la soberanía, rechazando la Gran Traición que nos entregó a Cuba, es que tengamos un NUEVO GOBIERNO YA. Hay que decirlo clara, rotunda y categóricamente para que los diputados lo entiendan y dejen de hacerse los sordos preguntando lo que ya saben que quiere el pueblo, que se los ordenó hace 1 años y 7 meses. 2) Para que la FAN se someta a la Constitución hay  que establecerle una nueva línea de mando nombrándole un nuevo Comandante en Jefe que será el que presida el nuevo gobierno, por lo cual hay que constituir un NUEVO GOBIERNO YA. Mientras no sea nombrado un nuevo Comandante en Jefe de la FAN, sólo Maduro dirá serlo y por no haber otro tendrá la apariencia de legitimidad. Sabremos que la FAN obedece al pueblo y acata a la Constitución cuando la AN nombre un nuevo Comandante en Jefe al cual deban obediencia. Entonces lo sabremos y no antes, porque sería lo mismo que ladrarle a la luna. Además cómo justifican los mandos militares el desconocimiento de la autoridad de Maduro, si no hay otra autoridad que tenga y ejerza con el título legítimo de Comandante en Jefe? Para exigirle a los militares que desconozcan a Maduro hay que presentarle al sustituto, dándole así justificación constitucional a su conducta.  3) Sólo constituyendo UN NUEVO GOBIERNO YA puede hacerse la renovación de los poderes públicos, porque al exisitir colaboración entre el Ejecutivo, el Legislativo y la Fiscal, con apoyo de la FAN, el TSJ se entregará, junto con el CNE, corriendo magistrados y rectores, acompañados del Defensor del Pueblo, en búsqueda de asilo en la Embajada de Cuba. Sin NUEVO GOBIERNO YA no podrá hacerse la renovación de los poderes públicos, porque mientras Maduro esté en el poder usará los dos instrumentos de que se ha valido para romper el orden constitucional (AUTOGOLPE), que son el TSJ y la FAN.
No hacía falta esta consulta, porque el 6D-2015 el pueblo votó masivamente por salir de Maduro ya y, por consiguiente, constituir NUEVO GOBIERNO YA. Los señores diputados de la MUD-AN recibieron un mandato imperativo (con objeto preciso e ineludible) que está vigente. Por ello si la consulta es saboteada, interrumpida o anulada, no importa, porque el mandato constitucionalmente válido de 2015 sigue vigente y obliga a los diputados. En previsión de lo que pueda pasar llevemos un papel escrito con esta orden a la MUD-AN: FUERA CUBA Y MADURO- NUEVO GOBIERNO YA y lo colocamos dentro de la boleta. También podemos escribir en la boleta: NUEVO GOBIERNO YA, lo que sería suficiente. Pero si lo prefieren más explícito escriban: FUERA CUBA Y MADURO-NUEVO GOBIERNO YA. De este modo quedará clarísima la orden suya a los diputados de la MUD-AN de que procedan sin más demora a cumplir con lo que se les ordenó en 2015 y no han cumplido en un año y siete meses. Nadie le puede impedir que lo haga así, porque en una consulta extra-CNE puede contestar las preguntas del modo que considere más explícito de su voluntad.

@petitdacosta

LIBERACIÓN NACIONAL Y NO-REELECCIÓN (221)