lunes, 5 de diciembre de 2016

Unámonos contra los hambreadores del pueblo


Los hambreadores del pueblo venezolano son Cuba, su gobierno títere y el cogollo colaboracionista de la MUD (AD, PJ, UNT), los tres juntos. 
----------------------------------------------------------------------

Hambre, hambre, hambre. Los venezolanos están pasando hambre. Hay hambre en todo el país. Los niños sufren de desnutrición severa que afectará su desarrollo físico y mental. Los estudiantes se desmayan en las escuelas por hambre. Los ancianos están muriendo por la hambruna. No hay alimentos en escuelas y asilos. Tampoco en los hogares. Colas interminables para comprar la escasa comida que llega a los mercados. Y cuando se consigue no alcanza el dinero para comprarla. Desatada la hiperinflación: los precios se disparan de la mañana para la tarde. El bolívar es basura. El país se hunde en el colapso. Ha entrado en barrena hacia la hecatombe. 

Toda esta desgracia se originó cuando Chávez regaló Venezuela a Cuba, en la mayor traición a la patria que se conozca en la historia universal. Entonces la monarquía comunista cubana tomó posesión de Venezuela procediendo a explotarla hasta dejarla en el suelo como está. Hemos sido víctima de una inmisericorde explotación colonial que nos ha hecho Cuba de esta forma: 1) Cuba se apoderó de PDVSA, apoderándose así económicamente de Venezuela. Y nos impuso un tributo colonial. Debemos entregarle 150.000 barriles diarios GRATIS. Y además debemos darle cada año unos 14.000 millones de dólares a cambio de unos supuestos servicios de cubanos. Así se llevan el dinero de los pobres venezolanos para comprar comida. 2) Cuba ordenó a sus títeres acabar con la producción agro-pecuaria, con una finalidad política: hacer que el pan de los venezolanos dependiera del gobierno títere, subordinado a Cuba; y con una finalidad mercantil: robarnos nuestro dinero con las importaciones, centralizadas por Cuba-Import, que se queda con la mayor parte para los cubanos. Así también Cuba insaciable le roba a los pobres venezolanos el dinero para comer. 3) Cuba ordenó a sus títeres acabar con el aparato industrial por ser un obstáculo para construir el comunismo y ejercer el control social sobre la población. Y ordenó establecer un control rígido de cambios para doblegar a los empresarios. No hay producción porque las empresas que no fueron expropiadas, están quebradas. Y la moneda no vale nada. Así Cuba, por pretender imponernos el comunismo, terminó siendo el barbarazo que acabó con todo: agricultura, ganadería, industria y hasta la moneda que es ahora basura. 

En conclusión, Cuba es la hambreadora del pueblo venezolano, al que le roba la comida y también el dinero para comprarla en el extranjero. Los agentes de Cuba que le quitan a los venezolanos el pan de la boca para dárselo a los cubanos son el títere Maduro y su gobierno títere. Así de simple. Pero no podrían hacerlo sino contaran con los colaboracionistas, que han aceptado que Maduro siga hasta 2019 sin que les importe que los pobres pasen hambre siempre que para ellos haya alcaldías, gobernaciones y diputaciones. Los colaboracionistas no hacen cola ni les falta comida. No padecen el hambre. Los hambrientos son los que votan por ellos creyéndoles sus falsas promesas. Los colaboracionistas son, pues, tan enemigos y hambreadores del pueblo como los títeres. 
Entonces unámonos contra estos hambreadores del pueblo. Preparemos, agitando, la rebelión del pueblo.  Empecemos exigiéndole, desde la calle y en toda tribuna, a los no-colaboracionistas que todavía quedan en la MUD-AN que se definan y propongan formal y públicamente la destitución de Maduro por hambreador del pueblo venezolano; y a tal fin, planteen la reposición del proceso en contra suya al estado en que se encontraba el 30 de octubre cuando fue inconstitucionalmente suspendido el que se le seguía por Golpe de Estado y ruptura del orden constitucional. No más politiquería. 
Unámonos, independientes radicales y partidos no-colaboracionistas, contra los hambreadores del pueblo venezolano comenzando por forzar una definición de la AN, con el pueblo en la calle.

Liberación Nacional y No-Reelección (194)


lunes, 28 de noviembre de 2016

Honores a los militares que liberen a la FAN



Bajo el título “Un Ejército tutelado”, el periodista Emili Blasco dice en su ya famoso libro BUMERÁN CHÁVEZ: “El general Antonio Rivero calculaba que en 2012 había alrededor de 100.000 cubanos cumpliendo cometidos en Venezuela. En declaraciones a varios medios, estimaba que en labores de inteligencia podía haber cerca de 4.000 funcionarios isleños…Hablaba de unos quinientos militares cubanos uniformados que ejercían funciones de asesoría en áreas estratégicas y operacionales, así como de inteligencia, ingeniería, comunicaciones y armamento.. Estaban encabezados por un general en permanente relación con el despacho del Ministro de Defensa.  Parte de ese personal se encuadraba en una unidad militar cubana de entre doscientos o trescientos efectivos con sede en Fuerte Tiuna. Uno de ellos era el Coronel Cecilio Díaz que en 2014 desertó y escapó a Estados Unidos. Desde allí aseguró que el Ejército Cubano de Ocupación (ECO) estaba formado por unos 40.000, la mayoría distribuidos por el país disfrazados como militares venezolanos. Todo el operativo estaría dirigido por un Grupo de Cooperación y Enlace (GRUCE) de la Fuerza Armada Revolucionaria de Cuba, comandado por los generales cubanos Herminio Hernández Rodríguez, Fran Yánez y Leopoldo Cintia Fría.” 
El autor agrega que el diario El Nuevo Herald reprodujo la declaración de un oficial venezolano que desertó, cuya identidad está protegida, que dijo: “Los cubanos toman decisiones dentro de la Dirección General de Contra-Inteligencia Militar venezolana… Ellos son los que gestionan los planes y diseñan la forma de acción que toma la contrainteligencia contra grupos opositores y estudiantes.” Añade Blasco: “Con estos precedentes la mano de Cuba no podía sino estar detrás de la violenta represión con la que el Gobierno de Nicolás Maduro acogió las masivas manifestaciones a principios de febrero. Fuentes citadas por El Nuevo Herald  afirmaron que un equipo cubano de una veintena de oficiales y funcionarios de alto rango se había instalado en el Palacio de Miraflores para supervisar las operaciones de represión con especial atención a la coordinación entre las fuerzas de seguridad y los grupos de civiles armados que estaban operando. Esa labor se desarrollo formalmente a través del Secretariado Revolucionario de Venezuela, coordinadora de todos esos grupos civiles o colectivos, cuya cúpula es cubana.”
Tengamos claro entonces que la liberación de Venezuela del yugo cubano debe comenzar por la liberación de la Fuerza Armada Nacional. Corresponde a los militares esta tarea transcendental, que los reivindicará ante el pueblo venezolano y ante la comunidad internacional. El honor de los militares está gravemente afectado por ser Venezuela el único país de América sometido a otro, que ha perdido su independencia y soberanía sin disparar un tiro por la pasividad de su fuerza armada. Y además porque la represión criminal de los cubanos contra los venezolanos, sobre todo jóvenes, se la ha encubierto, escondiéndose los cubanos, para que aparezca hecha por militares venezolanos, y sobre éstos recaiga el desprecio de la gente. Por consiguiente, los militares que liberen a la FAN, como primer paso de la liberación de Venezuela del yugo cubano, merecerán los honores que merecen los patriotas. Honor a quien honor merece. 
Recordemos que Cuba tiene con los venezolanos una deuda de honor y una deuda de sangre. La deuda de honor se origina en la deshonra y humillación que nos ha hecho sufrir desde cuando los traidores a la patria le regalaron Venezuela. La deuda de sangre se origina por los muertos y heridos que han caído por la represión cubana, porque sólo cubanos, cegados por el odio criminal inculcado por Fidel y Raúl Castro, podían ser homicidas de venezolanos y convertir a venezolanos en homicidas de sus hermanos.
Ambas deudas, de honor y de sangre, hay que cobrarlas. Y son los militares los que pueden y  deben cobrarlas.


                                                NARCOTIRANÍA 20


domingo, 27 de noviembre de 2016

Unámonos por la patria contra Cuba y los traidores: sus títeres y colaboracionistas


“Cuando la patria está en peligro, todo está permitido, excepto no defenderla” (General José de San Martín, Libertador de Argentina).
----------------------------------------------------------------------
Todos sabemos que Venezuela está bajo el control de Cuba desde cuando el difunto Chávez cometió la más grande traición a la patria que registra la historia universal: le regaló la soberanía a la monarquía comunista cubana, la dinastía de los Castro, a quienes se sometió convirtiéndose en su títere. Todos sabemos que el cogollo de la MUD (AD, PJ, UNT) jamás denunció esta traición ni llamó a luchar por el rescate de la soberanía; por el contrario, aprobó la mayor humillación que ha sufrido Venezuela en toda su historia: la suma de indignidad que fue el proceso de la enfermedad y muerte de Chávez en La Habana. Así el cogollo de la MUD se sumó a la traición ratificando su papel de comparsa colaboracionista. 
Todos sabemos que fue Cuba la que escogió a Maduro como títere para suceder a Chávez manipulando la sucesión, de tal modo que aún hoy el pueblo venezolano ignora cuándo, dónde y de qué murió, algo insólito en la historia universal. El cogollo de la MUD colaboró con Cuba, agravando su traición, puesto que ni siquiera cuando es mayoría en la AN ha exigido a Maduro la presentación del acta de defunción de Chávez, junto con la historia médica, sin la cual su juramentación debería declararse sin efectos jurídicos, siendo nula porque no existe la prueba legal de la falta absoluta por fallecimiento de su antecesor. Sospechosa falta de diligencia del cogollo colaboracionista de la MUD (ni como condición para el diálogo la ha exigido) habiendo indicios de un delito conforme al testimonio público del Vice Istúriz: “a Chávez lo asesinaron”. Sólo Cuba y Maduro pudieron hacerlo. 
Todos sabemos que, para la fecha de la muerte sospechosa de Chávez, se reunían en La Habana el gobierno de Colombia y los comandantes de las FARC, que son miembros del Foro de Sao Paulo (Internacional Narco-Comunista de América), cuyos jefes máximos son los hermanos Castro (Fidel y Raúl). Lo hacían con el propósito de facilitar el acceso al poder de las FARC en Colombia, usando el pretexto de la paz, y así, anexándose a  Venezuela, constituir la Gran Colombia comunista dependiente de Cuba, la apoteosis de los Castro en su plan de dominación continental. Para este propósito convenía la muerte de Chávez porque, ambicioso y mesiánico como era, pretendería que se le reconociera la jefatura como la reencarnación de Bolívar que se creía pero gobernando desde Caracas. Posiblemente los Castro lo engañaron haciéndole la promesa, lo que explica su comportamiento con las FARC mientras vivió. Astutamente los Castro optaron por Maduro, que por colombiano e ignaro garantizaba aceptación del gobierno de las FARC desde Bogotá, por lo cual pudieron haber precipitado la sospechosa muerte de Chávez. El cogollo colaboracionista de la MUD (AD, PJ y UNT), agravando su traición, ha cooperado con la estrategia cubana de crear la Gran Colombia comunista (rica en oro negro-petróleo y en oro blanco-cocaína), con Venezuela sometida a Cuba y Colombia, al negarse a algo tan sencillo como exigirle a Maduro que pruebe ser venezolano por nacimiento y no tener la nacionalidad colombiana (exclusiva o conjunta), que sería suficiente para dejar sin efectos jurídicos su juramentación deponiéndolo del cargo. No se ha atrevido siquiera a ponerla como condición para el diálogo. 
El 6D el pueblo eligió a 112 diputados de la MUD dándole el mandato imperativo de salir de Maduro ejerciendo las atribuciones constitucionales de la AN. En lugar de cumplir con el mandato, el cogollo colaboracionista de la MUD decidió entregarse a Maduro optando por un revocatorio que no se haría nunca porque, como lo sabía, lo impediría Maduro valiéndose del CNE y del TSJ. Por presión del pueblo, el cogollo colaboracionista de la MUD (AD, PJ, UNT) inventó un juicio político y una manifestación a Miraflores que nunca hizo porque era un engaño; por el contrario, acordó convivir pacíficamente con Maduro. Es lógico que títeres y colaboracionistas convivan porque coinciden en la traición a la patria. Son las dos caras de la misma falsa moneda.
Es la hora de unirnos los patriotas, militares y civiles (radicales independientes y partidos no colaboracionistas) en defensa de la patria, antes de que sea absorbida y sojuzgada en una Gran-Colombia comunista, con Cuba de Reino y Colombia de Virreinato, y contra los traidores (títeres y colaboracionistas) que cooperan con Cuba contra la patria, en el rescate de cuya independencia y soberanía valen todas las formas de lucha porque todas están permitidas con este fin como lo dijeron los libertadores.

Liberación Nacional y No-Reelección (193)


viernes, 25 de noviembre de 2016

Protestemos al Papa Francisco si no da respuesta contundente al robo de las medicinas traídas por Cáritas


El decomiso por el SENIAT de las medicinas donadas a Cáritas por extranjeros y su adjudicación al IVSS no es un desafío a la Conferencia Episcopal Venezolana, sino un agravio directo y personal al Papa Francisco, el cual está obligado a dar una respuesta inmediata y contundente, tomando en cuenta la crisis humanitaria que padecemos los venezolanos, la que afecta sobre todo a los pobres. Y la respuesta que esperamos los católicos es que, para hacerse respetar, el Vaticano se retire de la mediación entre la tiranía comunista, servil a Cuba, y el cogollo colaboracionista de la MUD, alegando el agravio a la Iglesia Católica en su persona. Es incompatible con la dignidad del Sumo Pontífice y de la Iglesia Católica seguir allí después del agravio, porque sería hacer el ridículo y ofender al pueblo católico. isericordias o dio el ejemplo coavio a la Iglesia Catl  la disciplina de la Iglesia Catga el n misericordias o dio el ejemplo co
Si el Papa Francisco no reacciona como corresponde a su condición de pastor que debe velar por los fieles, en este caso los enfermos de todas las edades (Cristo a Pedro: “apacienta mis ovejas”), debemos elevar nuestra protesta por su conducta, de viva voz en las iglesias para que los sacerdotes la transmitan y mediante carta pública que suscribamos millones de católicos.
No podemos aceptarle al Papa que no reaccione ante el agravio a su persona que tiene por finalidad ridiculizarlo y rebajarlo ante el pueblo venezolano, demostrando que no es nadie ante la tiranía comunista, títere de Cuba. Y que está por debajo de Maduro, quien puede arrebatarle las medicinas para los pobres en sus narices sin que diga nada. No lo aceptamos porque destruye su autoridad, que está en el deber de preservar por ser la base fundamental en que se sustenta la disciplina de la Iglesia Católica. No lo aceptamos porque socava nuestra fe. Y no lo aceptamos porque no queremos creer que el Papa Francisco es comunista y lo hemos negado, pero tendríamos que creerlo si no protege a los cristianos pobres ante el atropello de los comunistas que le roban, en las narices del Papa sentado en una mesa de diálogo, las medicinas recogidas para ellos por la misma Iglesia.

Hagamos que nuestra protesta llegue al Vaticano por todos los medios disponibles. Sacudamos a la Iglesia para que el Papa Francisco tome partido por el pueblo de Cristo, que es el perseguido, y enfrente a los comunistas, que además son traidores a la patria. 

REFLEXIONES 111                          25-11-16


martes, 22 de noviembre de 2016

El fracaso de la MUD obliga a una revisión urgente: orgánica y estratégica de la oposición


“El político se convierte en estadista 
cuando piensa en las próximas generaciones 
y no en las próximas elecciones” (Winston Churchill).

La MUD nació como una alianza electoral con el fin de concentrar el voto de oposición y así evitar que, por su dispersión, facilitase la victoria de la tiranía comunista que cuenta con el ventajismo del poder, los recursos y sobre todo el control del CNE. Como tal ha debido permanecer para que cada partido tuviese su identidad ideológica y programática, creando su espacio político específico con su propio liderazgo y su propio lenguaje.
Por desgracia la alianza electoral se transformó en un partido amorfo, sin identidad ideológica, del cual se fue apropiando un cogollo, no electo por nadie, que ha impuesto su criterio sin oír la opinión de los militantes y mucho menos de los independientes. Sin duda esta transformación fue promovida por la tiranía con el objeto de convertirla en comparsa electoral colaboracionista. Lo ha logrado de esta forma: 1) los partidos han renunciado a su identidad ideológica y estratégica, por cuyo motivo carecen de líderes con visión de estadistas; 2) han hecho esta renuncia a favor de una alianza electoral transformada así en movimiento electorero permanente, que no ve más allá de sus narices, sólo pensando en elecciones, por lo cual la MUD ha caído en manos de la “sargentería política” o “aparatchik” (políticos profesionales sin carisma); 3) al ser un movimiento electorero permanente ha renunciado a toda otra forma de lucha que no sea electoral; 4) al asumir esta característica ha terminado transformándose en un partido de empleados públicos o burócratas, lo que es impropio para luchar contra una tiranía; 5) como partido de burócratas adolece de miopía política (no ve más allá de sus narices que son los cargos), careciendo de una visión estratégica. 
La ineficacia de este modelo de organización para provocar el cambio político-social-económico y, por el contrario, su utilidad para garantizarle estabilidad al gobierno títere de Cuba se prueba con este hecho: Maduro está próximo a cumplir cuatro años en el poder (8D), impuesto por Cuba, sin tener liderazgo ni carisma, ni preparación para el cargo, sin haber probado ser venezolano por nacimiento y no tener doble nacionalidad y además de tener oculta el acta de defunción de su antecesor. Y, para colmo, habiendo llevado al país a la peor crisis de la historia: colapso de la economía, hambre y crisis humanitaria. Este solo hecho, no haber echado a Maduro del poder estando dadas todas las condiciones objetivas y subjetivas para haberlo hecho, es demostrativo de máxima ineficacia, lo que descalifica al cogollo de la MUD y obliga, en consecuencia, a sustituirlo como parte de una revisión orgánica y estratégica de la oposición.
La orgánica: el regreso a los orígenes volviendo a ser la MUD sólo una alianza electoral. Sólo electoral. La estratégica: rescatar los partidos su identidad ideológica (liberal, demócrata cristiana, socialdemócrata) para tener su espacio político y su propio liderazgo y lenguaje asumiendo las consecuencias de usar por su cuenta las demás formas de lucha que considere apropiada a las circunstancias. 
Es lo que conviene al país para salir de Maduro y salvarnos de la hecatombe. Es la iniciativa que deberían tomar los partidos disidentes, los promotores de LA SALIDA (VP, ABP, VV) y los 15 opuestos al diálogo, que están castrados para su crecimiento por el cogollo de la MUD.

REFLEXIONES  110                             22-11-16


domingo, 20 de noviembre de 2016

Alta Traición del cogollo colaboracionista de la MUD


La ha cometido al aceptar dialogar con el gobierno títere que nos ha impuesto Cuba y convivir con él en lugar de deponerlo para así recuperar la independencia y soberanía de Venezuela ¿Imaginan a Bolívar convivir con Boves, aceptando que siga siendo gobierno títere? 
----------------------------------------------------------------------
Es Alta Traición la que cometen contra la independencia y soberanía de la República los que, en ejercicio del gobierno o en la política, están obligados a defenderla. Cometen Alta Traición el Presidente de la República y demás funcionarios que se someten a un país extranjero, sirviéndoles como gobierno títere. También cometen Alta Traición los políticos colaboracionistas cuando aceptan convivir con el gobierno títere asegurando su perpetuación, en lugar de cumplir con el deber patriótico de recuperar la independencia y la soberanía de la República y el honor nacional. ¿Imaginan a Bolívar dialogando y conviviendo con Boves?
Todos sabemos que Chávez cometió Alta Traición cuando cedió la soberanía a Cuba, convirtiéndose en títere de Fidel Castro y después de Raúl Castro. Todos sabemos que Cuba, representada por estos señores, se apoderó de la voluntad del moribundo Chávez imponiéndole la escogencia de Maduro para sucesor. Todos sabemos que Cuba manejó la sucesión presidencial en beneficio de Maduro, de tal modo que todavía los venezolanos no sabemos donde, cuándo y de qué murió Chávez por estar escondida convenientemente el acta de defunción. Todos sabemos que Maduro fue formado por Cuba para servirla desde cuando estuvo en La Habana con una delegación de la juventud comunista colombiana. Todos sabemos que, siendo ya ficha de Cuba, su selección se debió a la conveniencia de que el gobierno de Venezuela esté en manos de un colombiano de las FARC, las cuales habían iniciado en La Habana conversaciones con el gobierno de Colombia a fin de que, con el pretexto de la paz, se le facilite la toma del poder por la vía electoral habiendo fracasado por las armas. Todos sabemos que efectivamente Maduro es hijo y nieto de colombianos y él mismo lo es, única explicación de que oculte la partida de nacimiento suya y de sus padres, así como esconde a su familia colombiana. Todos sabemos que, con Maduro en Caracas y un FARC en Bogotá, la monarquía comunista cubana se propone crear una Gran Colombia comunista, que sería la apoteosis de su estrategia de dominación de América del Sur. Todos sabemos que este proyecto cubano había sido adelantado por el difunto Chávez cuando dijo en ocasión solemne que Venezuela limita al Oeste, no con Colombia, sino con las FARC, las cuales ocupan desde el inicio de su gobierno toda la frontera occidental de Venezuela como adelanto de su dominio sobre nuestro país cuando sea creada la Gran  Colombia comunista. Todos sabemos que, tanto por la ocupación de la frontera occidental por las FARC como por la nacionalidad colombiana de Maduro, la Gran Colombia no sólo será comunista y servil a Cuba, sino será también de dominio colombiano sobre Venezuela, reproduciéndose precisamente la causa determinante de la separación en 1830 cuando se constituyó la República de Venezuela que ha existido desde entonces, con el agravante ahora de que estaremos sometidos a Cuba como Metrópoli y a Colombia como Virreinato. Todos sabemos que la Gran Colombia contaría con la inmensa riqueza que le daría la explotación conjunta de petróleo y narcotráfico (oro negro y oro blanco). Todos sabemos que con esta inmensa riqueza los comunistas se perpetuarán en el poder de la Gran Colombia y financiarán el plan de dominación continental del Foro de Sao Paulo, la Internacional Narco-Comunista de América. Todos sabemos que a la conversión de las FARC en la mayor empresa narcotraficante del mundo y del gobierno comunista de Venezuela en su socio mercantil a todos los niveles, hasta la cúspide del poder, se le ha dado la justificación política de que las drogas son las armas para vencer a Estados Unidos en la guerra asimétrica que le tienen declarada. 
Todo esto que sabemos lo sabe también el cogollo colaboracionista de la MUD y, sabiéndolo, ha decidido convivir con el títere Maduro, dando tiempo a que Cuba realice su proyecto de dominación continental en el cual los venezolanos seguiremos siendo vasallos de Cuba y seremos además vasallos de la Colombia de las FARC. Así el cogollo colaboracionista de la MUD se ha hecho reo de Alta Traición. Y como tal debemos tratarlo, a menos que se arrepienta y lo demuestre destituyendo a Maduro en aplicación de los Arts. 41, 227, 333 y 350 de la Constitución.

Liberación Nacional y No-Reelección (192)


domingo, 13 de noviembre de 2016

El PLAN B para echar a Maduro es deber de cristiano por razones humanitarias


Salir de Maduro de inmediato es deber de cristiano para salvar a los pobres de la hambruna y de la miseria, de la muerte por mengua o por la delincuencia, que vienen padeciendo. Es inhumano demorar su salida.
----------------------------------------------------------------------
Venció el plazo para el PLAN A: salir de Maduro y de Cuba por vía electoral. No hay salida electoral. El revocatorio ha muerto. Es un cadáver insepulto que ya hiede. La MUD-AN debería reconocer el fallecimiento y proceder a enterrarlo. Y enseguida sumarse al PLAN B: salir de Maduro y de Cuba repitiendo el 19 de abril de 1810 y el 5 de julio de 1811 simultáneamente, lo que se produciría siguiendo el modelo estratégico de 1945 (iniciativa de militares a la cual se suman los civiles) o de 1958 (iniciativa civil a la cual se suman los militares). No hay otra salida cuando se ha cerrado la electoral para resolver la crisis terminal del sistema político, y con mayor razón cuando a la política se le suma la crisis terminal del modelo económico. 
El PLAN B se ejecutaría siguiendo el modelo estratégico de 1958 si la AN hace lo que debió hacer en enero y tardíamente prometió para el 3-5 de noviembre: 1) Remover, deponer o destituir a Maduro en aplicación de los Arts. 333 y 350 de la Constitución, finalidad del procedimiento abierto para establecer su responsabilidad política; y 2) Convocar al pueblo a la calle en las ciudades del país para forzar a Maduro a irse acatando la decisión de la AN. Y, agréguese, ordenar a la FAN la ejecución si, a diferencia de Emparan, Maduro se resiste.
Si la AN no toma la iniciativa, la tomarán sin duda los militares patriotas y democráticos (que seguramente los hay porque siempre los ha habido) con apoyo de la sociedad civil, repitiendo el modelo estratégico de 1945, con sobrados motivos tanto constitucionales como socio-económicos y humanitarios.  Son éstos últimos: 1) El sistema económico que nos ha impuesto Cuba ha colapsado. El país está en ruinas, sumido en estanflación brutal (recesión profunda con hiperinflación). La moneda nacional ha caído a 2.000 por dólar. El salario real por el suelo. La situación de todos, sobre todo de los pobres, empeora cada día. 2) El pueblo está padeciendo hambre. Los niños sufren de desnutrición severa. Se desmayan en las escuelas  por debilidad extrema. Muchos no van a clases porque no tienen calzados. El desempleo se extiende. A los empleados no les alcanza el salario. Están matando de hambre a los pobres. Son cada día más los que hurgan en la basura buscando algo para sobrevivir. 3) No hay medicinas. Los hipertensos están propensos a un ACV o un infarto. Los diabéticos no consiguen insulina. Cualquier enfermedad se convierte en tragedia. Los viejos no tienen cómo paliar sus achaques y dolencias. Los hospitales son tugurios en el último estado. Para los pocos hospitalizados no hay ni medicinas ni comidas. El pueblo está muriendo de mengua. 4) Al que se escapa del hambre y sobrevive sin medicinas lo agarran los delincuentes, quitándole lo poco que lleva, a veces la bolsita de comida. Los pobres se hunden en la miseria azotados por todos los males que les han caído encima. Hay un estado de descomposición social. 5) La desigualdad social es abismal. Los corruptos saquean las riquezas nacionales haciendo ostentación de su latrocinio, mientras los pobres se hunden en la miseria. El narcotráfico en complicidad con las FARC ha corrompido todo, nos gobierna una narco-tiranía de milmillonarios en dólares, mientras los pobres no tienen para comer. Hay un estado de descomposición moral.
Están dadas todas las condiciones objetivas para la rebelión. Falta sólo el que tome la iniciativa, civil o militar, para actuar por razones humanitarias, fundándose por añadidura en la Constitución: 1) Recuperar la independencia y soberanía desalojando del poder al gobierno títere que nos ha impuesto  Cuba (Art. 350); 2) Restablecer la vigencia efectiva de la Constitución dando el contragolpe constitucional al Golpe de Estado de Maduro (Art. 333); 3) Restituir el orden constitucional roto por el Golpe de Estado de Maduro, que sigue roto mientras no se lo restituya deponiendo al golpista, que por serlo se ha convertido en gobernante de facto (Arts. 333 y 350); 4) Reivindicar el ejercicio de la presidencia para los nacionales, ratificando la exclusión de extranjeros en el cargo (Arts. 41 y 227). 
La ejecución del PLAN B ha comenzado. Ya está en el alma del pueblo, que ya sabe que no hay otra salida. Está, pues, abierto el espacio político para los audaces que decidan cumplir con el deber cristiano de socorrer al desvalido que es un pueblo padeciendo hambre y miseria.  

Liberación Nacional y No-Reelección (191)