lunes, 19 de junio de 2017

HA LLEGADO EL MOMENTO DE JUGÁRSELA CON EL CONTRAGOLPE CONSTITUCIONAL


Esta es la situación jurídico-política:
1.- En octubre de 2016 la AN declaró roto el orden constitucional por el Golpe de Estado dado por el entonces Presidente Nicolás Maduro Moros, con el apoyo del Alto Mando Militar, usando como instrumento al TSJ. Esto significa que la Constitución ya había dejado de observarse desde entonces por un acto de fuerza, que se ha continuado con estos hechos: a) La AN fue despojada de sus atribuciones constitucionales, quedando como un cero a la izquierda; b) El Ejecutivo ha venido gobernando bajo un permanente estado de excepción que al no estar sometido a control parlamentario significa TIRANÍA por estar al margen de la Constitución; y, c) La administración de la Hacienda Pública Nacional está sin control parlamentario, lo que significa ARBITRARIEDAD.
2.- Desde la fecha en que declaró roto el orden constitucional la AN debió proceder al CONTRAGOLPE CONSTITUCIONAL como se lo ordena el Art. 333: “En tal eventualidad, todo ciudadano investido o no de autoridad, tendrá el deber de colaborar en el restablecimiento de su efectiva vigencia” (de la Constitución). En consecuencia, debió hacer lo siguiente: a) Tratándose de un AUTOGOLPE deponer a Nicolás Maduro Moros del cargo de Presidente de la República, primera medida para restablecer la vigencia efectiva de la Constitución; b) Deponer de sus cargos a todos los coautores y cómplices del AUTOGOLPE, incluyendo al Vicepresidente de la República, los Ministros y el TSJ; c) Elegir un Encargado de la Presidencia de la República que ejerza el cargo hasta que sea electo el que completará el período (hasta 10 de enero 2019); y, d) Ordenar a la FAN el acatamiento a su nuevo Comandante en Jefe.
Al no haberlo hecho hasta la presente fecha los señores diputados, sin excepción, han violado la Constitución por faltar a su deber de proceder como ella ordena, recayendo también sobre ellos las consecuencias jurídicas establecidas en las leyes por no haber restablecido o contribuido a restablecer el imperio de la Constitución.
2.- El 9 de enero de 2017 la AN optó por deponer a Nicolás Maduro Moros de la Presidencia de la República, no aplicando el Art. 333 de la Constitución como procedía, sino declarando su falta absoluta por abandono del cargo conforme al Art. 233. Desde entonces Nicolás Maduro Moros usurpa el cargo.
Han transcurrido más de cinco meses desde la declaración de acefalía o vacancia del cargo sin que la AN haya resuelto lo conducente a su provisión, persistiendo esta situación anómala. Mientras tanto el usurpador Nicolás Maduro Moros viene ejerciendo un gobierno de facto en permanente estado de excepción sin control parlamentario, lo que podemos calificar de  tiranía perfecta.
Al no tomar medidas destinadas a ponerle fin a la usurpación y al gobierno de facto consiguiente, la AN ha faltado a su deber constitucional. Lo que está planteado entonces es que lo cumpla. Y al hacerlo convoque al pueblo a la calle para que se mantenga en ella hasta que el usurpador entregue el cargo.
3.- Conclusión: Estamos perdiendo el tiempo miserablemente por culpa de la AN con marchas de aquí para allá sin objetivo preciso, cuando lo que procede hacer de inmediato lo que ordena el 333 de la Constitución, haciendo lo siguiente: elegir a un Encargado de la Presidencia, previa remoción del Vice, y a los sustitutos de los magistrados ilegítimos del TSJ y del CNE.
Ha llegado el momento de jugársela completo con el CONTRAGOLPE CONSTITUCIONAL. Exhortemos en este sentido a los señores de LA SALIDA para que lo asuman.

NARCOTIRANÍA COMUNISTA 28           19-06-17

miércoles, 14 de junio de 2017

EL ATAJO 333, ANTES 250


Cuando insistíamos en que “la salida está en la calle”, se nos contestaba desde la MUD: no tomamos atajos. Ahora cuando la MUD promueve las acciones de calle, a nuestra insistencia de  que se proceda como lo ordena el 333 de la Constitución, se nos contesta: no tomamos atajos.
Aclaremos primero qué es un atajo, visto que los políticos no consultan el diccionario. Según el DRAE se llama atajo a 1) “la senda o paraje por donde se abrevia el camino”; y, 2) “procedimiento o medio rápido”. Y echar o tomar un atajo: “emplear medio por donde salir brevemente de cualquier dificultad o mal paso”. Entonces tomar un atajo no es nada censurable; por el contrario, encomiable porque es la alternativa inteligente para solucionar una dificultad en breve plazo. Al usar la palabra indebidamente los señores políticos han demostrado incultura, además de ineptitud para la solución de los problemas sin demora.
Ahora bien, la MUD-AN reconoció, mediante acuerdos de 10 y 23 de octubre de 2016, que Maduro ha roto el orden constitucional con un Golpe de Estado (Auto-Golpe) dado conjuntamente con el TSJ, que fue electo previa e inconstitucionalmente con este fin. Significa que la Constitución ha dejado de observarse por acto de fuerza, el cual se ha concretado con el apoyo del Alto Mando Militar. Estamos, pues, bajo un gobierno de facto, circunstancia que constituye el supuesto de hecho del Art. 333 de la Constitución vigente, que copia el encabezamiento del Art. 250 de la Constitución de 1961 en la que apareció por primera vez.
La consecuencia jurídica es que “en tal eventualidad, todo ciudadano investido o no de autoridad, tendrá el deber de colaborar en el restablecimiento de su efectiva vigencia.” Tratándose de una emergencia, como lo es, se debe actuar con la urgencia que el caso amerita, empleando el medio adecuado y más rápido para resolverla. En el caso de un GOLPE DE ESTADO contra el Presidente de la República, se lo debe reponer de inmediato en el cargo. En el caso de un AUTOGOLPE DE ESTADO dado por el Presidente de la República contra la institucionalidad democrática, se lo debe deponer del cargo como paso previo e ineludible para restablecer la vigencia efectiva de la Constitución. Así es como se debe proceder porque la ruptura del orden constitucional es la mayor urgencia que pueda haber y como tal debe tratarse obviando lo que estorbe o demore el restablecimiento de la vigencia efectiva de la Constitución, lo que justifica cualquier medio que se emplee con este fin.
Les recuerdo a los políticos de la MUD, sobre todo de AD, que este ATAJO para enfrentar las tiranías viene desde el Congreso presidido por Raúl Leoni, y que fue aprobado con el voto unánime de su partido, que lo calificó de cerrojo democrático. Y fue promulgado por el Presidente Rómulo Betancourt. Todos los padres de AD fueron, pues, autores de la orden de TOMAR ESTE ATAJO para vencer a la tiranía. Adeco que no los obedezca no es adeco. Es colaboracionista.
@petitdacosta


NARCOTIRANÍA COMUNISTA 27   14-06-17

sábado, 10 de junio de 2017

NO HAY SUSTITUTO DE LA VICTORIA



Debemos crearla con un movimiento coincidente de pueblo, políticos no colaboracionistas y militares decentes, que forman las tres divisiones del ejército de la soberanía, la democracia y el bienestar
------------------------------------------------------------

Estamos en la batalla decisiva por Venezuela y por América Latina. El desenlace se producirá en julio. Si ganan ellos nos hundiremos en el peor de los comunismos, el cubano, y perderemos totalmente la soberanía porque Venezuela será absorbida por Cuba, consolidándose el gobierno que viene ejerciendo sobre nosotros la  monarquía comunista cubana al ser absorbido nuestro país en la Confederación Vene-Cuba que se constituirá. Y entonces estaremos condenados irremediablemente a la tiranía y la pobreza como los cubanos.
Estamos, pues, obligados a ganar. Digámoslo con palabras del general Mac Arthur: “no hay sustituto de la victoria.” Y agreguemos otra frase suya aplicable a la política: “Planteada la guerra hay que ganarla rápido.” En nuestro caso, en junio. Ya había dicho Sun Tzu hace 2.500 años, aplicable también a la política: “lo importante en una operación militar es la victoria y no la persistencia”, advirtiendo que “la victoria puede ser creada.”  Persistencia es continuar con marchas todos los días de aquí para allá. Eso estuvo bien para movilizar a la gente. Ya movilizada, es hora de crear la victoria. ¿Cómo? Ya que política y guerra, se asemejan usaré el lenguaje de ambos estrategas militares para explicarlo.
Tenemos tres divisiones para el asalto final. La primera, la formada por los políticos no-colaboracionistas. La segunda, la integrada por los militares decentes. Y la tercera, la más importante: integrada por el pueblo. Esta última (llamémosla Tercera División) ha sido la movilizada hasta ahora. Ha cumplido el encargo de desgastar al enemigo en escaramuzas, que a su vez le han servido de entrenamiento. Se han destacado los jóvenes, derrochando valor e ingenio. Merecen ser equiparados a la juventud de las generaciones más destacadas: 1810, 1928 y 1958. Honor a esta juventud que se la creía perdida. No lo estaba. Ha demostrado que esperaba el llamado de la patria. Habrá que recompensarla con un porvenir de éxitos personales y profesionales después de la victoria. La recompensa será realizarse en la vida y bienestar personal.
Toca ahora a la división de los políticos no-colaboracionistas (Primera División) pasar al ataque desde la plaza que ocupa (Asamblea Nacional) procediendo a dar el CONTRAGOLPE CONSTITUCIONAL de este modo: 1) Dejar fuera de combate al VicePresidente Aissami removiéndolo del cargo por haber participado en la ruptura del orden constitucional; 2) Ocupar la plaza de la Presidencia de la República, vacante desde el 9E cuando fue declarada la falta absoluta de Maduro, eligiendo al sustituto que asuma el gobierno de transición y como Comandante en Jefe de la FAN, con lo cual el enemigo quedará sin jefatura; y, 3) Tomar las plazas menores del TSJ, del CNE, de la Contraloría y la Defensoría, designando a quienes deban ocuparlas. Para cumplir con estos objetivos la Primera División de los políticos no-colaboracionistas debe apoyarse con la Tercera División (el pueblo), sumándoseles sin duda la Segunda División (de los Militares Decentes). Al coincidir las tres, victoria segura.
Estamos en esta fase de la batalla decisiva. El problema radica en que la Primera División no tiene jefe. Carece de líder. En estos momentos se nota como nunca antes. Alguien deberá romper esta parálisis. Alguien deberá tener la audacia de dar el paso decisivo y convocar al asalto del poder. Si ninguno lo hace, pueblo insurrecto y militares decentes tendrán que hacerlo pasando por encima de ellos y obligándolos a legitimar los hechos consumados.  
Recordemos: no hay sustituto de la victoria. En consecuencia, estamos obligados a crearla. Y rápido.
@petitdacosta

LIBERACIÓN NACIONAL Y NO-REELECCIÓN (217)





martes, 6 de junio de 2017

Los Obispos han sido los únicos que han hablado claro


“Este es un Gobierno socialista, comunista, marxista, ateo, fracasado, que no funciona ni funcionará jamás. Hasta que no haya un cambio de sistema, el país no funcionará. El Gobierno va contra la propiedad privada, la Iglesia, la fe, la conciencia de los pueblos. Esto es comunismo. Yo lo repito y lo repetiré siempre. Hay quienes tienen miedo de decir esto”.
Son palabras del Arzobispo de Barquisimeto, Monseñor Antonio López Castillo. Nada menos que todo un hombre con sotana. Resume con claridad y contundencia la posición de la Conferencia Episcopal de Venezuela que se había expresado de este modo: “En la historia del país ningún gobierno había hecho sufrir tanto al pueblo como el actual.” Y “la causa fundamental es el empeño del Gobierno de imponer el sistema totalitario recogido en el PLAN DE LA PATRIA (llamado Socialismo del Siglo XXI), a pesar de que el sistema socialista marxista ha fracasado en todos los países en que se ha instaurado, dejando una estela de dolor y pobreza.”
Si ésta es la causa fundamental, como efectivamente lo es, la solución está en, no sólo en cambiar de gobierno, sino en cambiar radicalmente el sistema político-económico, que por ser comunista es contrario al cristianismo. Es lo que sostiene la Iglesia. Pero, en lugar de avanzar hacia la democracia, nos encontramos ante la inminencia de que suceda lo contrario con la CONSTITUYENTE COMUNISTA que se anuncia para dentro de 30 días. Su finalidad será implantar definitivamente el comunismo, uniendo a Venezuela o Cubazuela con Cuba en la Confederación Vene-Cuba.
¿Por qué si la Iglesia está clarísima, sus palabras no han surtido el efecto que cabía esperar? Hay dos motivos. El primero: la posición equivocada del Vaticano. No combate el comunismo, respaldando a los Obispos, sino promueve entenderse con la tiranía comunista con el pretexto de la paz. Algo inexplicable porque: a) el Papa Francisco fue electo para que cumpliera en América una misión similar a la cumplida por Juan Pablo II en Europa: combatir el comunismo y reconquistar a los países iberoamericanos para el catolicismo y la democracia; y, b) el Cardenal Parolin, Secretario de Estado del Vaticano, fue Nuncio en Venezuela, por lo cual conoce nuestra realidad política y perfectamente a los Obispos, que han sido categóricos, firmes y valientes para enfrentar al comunismo y, sin embargo, el Vaticano no les ha correspondido. Así el Vaticano ha desconcertado a los católicos venezolanos, cuyo afecto se ha enajenado el Papa Francisco. Lo respetan, pero no lo quieren. Es el sentimiento que recogemos en la mayoría. Esperemos que los Obispos que han viajado a Roma, le hagan rectificar. 
El segundo motivo: la inexistencia de un partido demócrata cristiano, que traduzca en acción política la doctrina y la posición de la Iglesia, actuando en perfecta coordinación de beneficio mutuo. COPEI es un cadáver que se pelean unos fantasmas. Y Primero Justicia no se declara públicamente demócrata cristiano. Ni proclama la Doctrina Social de la Iglesia. Ni siquiera coincide con los Obispos atacando a la tiranía por comunista. Pero sí recibe los beneficios económicos de pertenecer a la Internacional Demócrata Cristiana, entre ellos los aportes de la Fundación Konrad Adenauer. Es una relación extraña y perjudicial para la democracia cristiana en Venezuela.  Se es o no se es. Y deberían decirlo con claridad.
A los Obispos les toca hacer que el Vaticano rectifique su posición sobre la tiranía comunista de Venezuela. Y a los demócratas cristianos refundar la democracia cristiana, lo que constituye una necesidad urgente en un país donde el partido de gobierno es comunista y en la MUD predominan los socialistas y no hay un demócrata cristiano.
Reconozcamos a los Obispos su posición firme y valiente, a pesar de las circunstancias adversas con que han tropezado. Han sido los únicos que han hablado claro. Hagamos que su voz tenga eco.


DEMOCRACIA CRISTIANA 5                               05-06-17


domingo, 4 de junio de 2017

Estamos en el mejor momento para el CONTRAGOLPE CONSTITUCIONAL



Al no decidir nada, pero haciendo constar los países democráticos su repudio a Maduro, nos han dejado manos libres para proceder como lo ordenan el 333 y el 350 de la Constitución
______________________________________________________

Sigue la cuenta regresiva. En 30 días será electa la CONSTITUYENTE NARCO-COMUNISTA. Al instalarse disolverá la AN y removerá de sus cargos a los alcaldes y gobernadores que no hayan pactado con la narcotiranía, asumiendo así el poder absoluto. Dejará únicamente, por ahora, a los traidores colaboracionistas. Enseguida aprobará la CONSTITUCIÓN COMUNISTA que ha redactado la monarquía comunista cubana, dueña de Venezuela, en virtud de la cual desaparecerá la propiedad privada sustituida por la propiedad colectiva, comunal o social, implantándose definitivamente el comunismo. Y a continuación colocará, inventándose una figura cualquiera, la FANB bajo jefatura cubana, proclamada como haya sido VENECUBA, la confederación de ambos países en uno solo: la PATRIA GRANDE de la cual hablan los vendepatrias.
Hay un modo de impedirlo: el CONTRAGOLPE CONSTITUCIONAL, a ejecutar por cualquiera de estos tres actores: políticos, militares y pueblo, que concurran a su ejecución. El que ejecutarían los políticos (aunque ya lo he explicado voy a repetirlo) se haría así: 1) Remover de su cargo al Vice Aissami, a todos los magistrados de la Sala Constitucional del TSJ, a cuatro de los cinco magistrados del CNE, al Procurador, al Contralor y al Defensor del Pueblo, por haber participado en el autogolpe continuado de Maduro cuyo último acto ha sido la convocatoria de la Constituyente usurpando la soberanía popular, todo ello con fundamento en el Art. 333 de la Constitución que ordena restablecer la vigencia efectiva de la Constitución tomando las medidas que haya de tomarse con este fin, y en el mismo acto nombrar a los sustitutos; 2) Proveer de inmediato el cargo de Presidente de la República que está vacante o acéfalo desde el 9E, cuando la AN declaró la falta absoluta del titular, eligiendo ahora a un Encargado de la Presidencia de la República que la ejercerá hasta la terminación del período el 10 de enero de 2019 (gobierno de transición); 3)Comunicárselo a la OEA y la ONU.
La victoria de este CONTRAGOLPE CONSTITUCIONAL está garantizado porque millones de ciudadanos lo respaldaríamos en las calles de toda Venezuela, permaneciendo en ellas hasta que Maduro entregue el cargo. Y porque la decisión de la AN autorizaría a los militares decentes a intervenir para que suceda así.
Supongamos que la AN, neutralizada por infiltrados y colaboracionistas, no da el CONTRAGOLPE CONSTITUCIONAL en un plazo perentorio. Entonces puede ocurrir que los otros actores (pueblo y militares) sean los que lo ejecuten, separada o conjuntamente. En este caso el proceso se daría en sentido inverso. No sería la AN la que convocara a pueblo y militares, sino al revés: serían ellos los que colocarían a la AN ante hechos consumados. En tal supuesto la AN debería darles carta de legitimidad, tomando en ese momento las decisiones dichas que debió tomar antes.
Estamos en el mejor momento para el CONTRAGOLPE CONSTITUCIONAL. El clima internacional es favorable. Lo demostró la sesión de la OEA. Los países más representativos están contra Maduro: Canadá, Estados Unidos, México, Costa Rica, Brasil, Perú, Argentina, Paraguay, Chile. Y ellos impidieron que Maduro lograra lo que quería usando al CARICOM: negociar la CONSTITUYENTE COMUNISTA a cambio de quedarse hasta 2019. Al no haber decidido la OEA, ni siquiera volver al maldito diálogo, nos ha dejado manos libres para el CONTRAGOLPE CONSTITUCIONAL. Implícitamente nos han dicho los gobiernos democráticos: por culpa de los votos del CARICOM comprados por Maduro no podemos hacer nada, pero apoyaremos lo que ustedes hagan para salir de Maduro. Y lo que nosotros podemos hacer se llama CONTRAGOLPE CONSTITUCIONAL.

LIBERACIÓN NACIONAL Y NO-REELECCIÓN (216)

@petitdacosta